• Martes 18 Septiembre 2018
  • 6:44:59
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 69°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 6:44:59
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 69°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Deportes

El equipo del mundo

Excélsior | Lunes 03 Octubre 2016 | 06:38 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- ¡Egy, két és három! ¡Raz, dwa, trzy! ¡Eins, zwei und drei! ¡Mek, yerku yev yerek! ¡Un, deux et trois! ¡Uno, due, tre! ¡One, two and three! ¡Uno, dos y tres!



Es el conteo en húngaro, polaco, alemán, armenio, francés, italiano, inglés y español, el que se escucha en la duela del equipo de balonmano que se encuentra en 854 10th Ave. Suite 2, en Nueva York. El equipo neoyorquino menos famoso, integrado por inmigrantes, en un mundo donde mandan los Yanquis, Mets, Gigantes, Jets, Nets, Knicks y hasta Red Bull. Donde el 35 por ciento de los 8.5 millones de habitantes nacieron lejos de Estados Unidos.

El que cuenta la historia se llama Shkumbin Mustafa, un musulmán refugiado de Kosovo y de origen albanés. Bini llegó a territorio estadunidense en 1999, huyendo de la guerra y tratando de poner a su mujer y sus hijos a salvo.

En las redes sociales, Mustafa explica que “el equipo se fundó en 1973 como una Torre de Babel. La ONU armó el cuadro debido a que había muchos inmigrantes europeos y muchos de nosotros con gusto por el balonmano (handballa, en inglés)”.

Comenzó con un doctor alemán, un ingeniero montenegrino, un analista financiero francés, un cocinero egipcio, un agente de viajes italiano, un peluquero griego, un entrenador polaco, así como un refugiado kosovar, quien a la postre se convertiría en capitán y presidente del equipo. Es Mustafa, quien explica que en el llamado Equipo del mundo, el NY Team Handball “puedes entablar relación con jugadores serbios, algo que en mi país sería imposible”.

Todos tratan de comunicarse en un inglés champurrado, con el conteo inicial en su respectivo idioma y luego el grito de Nueva York al unísono antes de cada partido. El equipo de balonmano juega un torneo local, donde enfrenta a rivales de Boston, Washington, Nueva York y West Point.

“Es un deporte que no interesa a los norteamericanos. Son juegos entre inmigrantes, con las tribunas ocupadas por neoyorquinos de origen europeo y latino. Un equipo que difícilmente sale en las crónicas de los diarios publicados en inglés, a pesar de que el NYTHC ha ganado varios torneos a nivel amateur”, explica Bini.

A pesar de ello, el equipo menos conocido de Nueva York ya apareció en un documental dirigido por Mónica Alba y Ben Teitelbaum titulado Home Court, en donde se muestra una Torre de Babel en la que todos pueden convivir sin importar el país de origen, las creencias políticas y religiosas o el color de la piel.

Cualquiera que quiera participar en el equipo de balonmano y radique en Nueva York puede inscribirse. La invitación volvió a salir el pasado mes, en el que se pide una inscripción de 395 dólares al año. Tener tiempo para entrenar por las tardes, luego de los deberes, y entrenar en los gimnasios (de baloncesto) ubicados cerca de Mangattan y y el Brooklyn.

Mustafa explica que cada temporada se van y llegan más jugadores. Y, aunque la ONU ya no tiene nada que ver con el equipo, el NYTHC sigue siendo un punto de reunión entre aquellos inmigrantes que llegan a Nueva York y quieren formar parte de un club amateur.

Hay algunos integrantes que fueron jugadores profesionales en sus países. Shalaby ganó 10 títulos de liga egipcia con el Zamalek Sporting Club, con sede en El Cairo. Ganó, además, tres títulos africanos con la selección.

El exportero profesional francés Martin Strub-Hidalgo jugó con las estrellas galas Nikola Karabatic y Luc Abalo, ambos seleccionados y medallistas olímpicos.

Son jugadores que cobraban por jugar en sus equipos, que vivían en caros departamentos y manejaban autos deportivos Hoy, en Nueva York, se dedican a distintos oficios o profesiones y tienen que pagar su inscripción anual, así como la ropa deportiva para los entrenamientos y los partidos de campeonato.

Y, sin ser el equipo más famoso de Nueva York, el equipo de balonmano continúa alimentándose de inmigrantes, incluso del sexo femenino.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo