• Martes 25 Septiembre 2018
  • 17:50:26
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 29°C - 85°F
  1. Martes 25 Septiembre 2018
  2. 17:50:26
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 29°C - 85°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Economia

Resaltan en Canadá calidad de joyas hechas con plata mexicana

Notimex | Lunes 28 Marzo 2016 | 13:10 hrs

Notimex |

Toronto.- La calidad de la joya de plata mexicana es valorada altamente por las consumidoras canadienses quienes no dejan de comprarla, coinciden mexicanas que importan a Toronto joyería de plata de Taxco, Oaxaca o Chiapas.



“El negocio es redituable, la plata mexicana me hace quedar bien con las canadienses”, dijo a Notimex la importadora Belén Mosqueda, de Irapuato, Guanajuato, quien promueve su firma con el sello de “comercio justo”, pues le compra directamente a los artesanos.

Ya sea en pequeñas cantidades o mediante paquetería, la joyería de plata mexicana llega a tierras canadienses y se vende “muy bien”, aseguraron algunas importadoras mexicanas, para quienes la calidad del metal y su delicada elaboración hacen que queden bien con sus clientas.

Corina Espidio, originaria de Puebla, comenzó a vender plata desde que llegó a Canadá hace 13 años, primero en una tienda y luego en festivales artísticos.

“A la gente le gustaba la joyería de plata que traía puesta y me la encargaban. Empecé a ir a Taxco y ahí compraba, o si no mi mamá iba y luego me la enviaba. La plata siempre se vendió bien, hay mercado suficiente”, dijo.

Aretes, pulseras, collares, prendedores, pendientes, cadenas y anillos de plata con la marca “México 925” como auténtica plata, así es como se muestra esta joyería en festivales, de “casa en casa” o a la hora del almuerzo en los centros de trabajo.

Con tejido de filigrana, con piedras incrustadas, con diseños originales, la joyería de playa seduce esos ojos verdes o azules de canadienses que la conocen porque han ido a México de vacaciones (alrededor de dos millones de canadienses viajan a México cada año).

En Toronto, una ciudad multicultural, se vende también plata italiana, china o peruana, pero las importadoras afirman que “al canadiense le gusta la plata mexicana porque es de muy buena calidad y pagan por ello”, según explicó otra importadora, Laura (prefirió omitir su apellido).

Agregó que mientras las canadienses la compran muy bien a las mexicanas les parece cara, pero es que no toman en cuenta el costo de la importación.

Al respecto, Belén Mosqueda, quien vende plata desde hace seis años y creó su importadora llamada "Style By Me”, dijo que hay que contar con una licencia de importación y pagar los respectivos impuestos que varían según el mondo de la mercancía.

“He llegado a pagar 500 o 600 dólares en impuestos, además de lo que me cuesta el envío de mis proveedores en Guanajuato, Taxco, Oaxaca y Chiapas”.

En promedio recibe tres envíos cada seis meses, alrededor de unas 500 o 600 piezas, mismas que vende en festivales de verano y en promoción en línea el resto del año.

A su negocio le ha agregado el sello de “comercio justo”, algo muy valorado por los canadiense, quienes pagan un precio mayor al saber que están beneficiando al artesano.

“Trabajo directamente con los artesanos, busco que sean familias y que ese sea su medio de ganarse el sustento. Aunque en México la mano de obra es barata no puedo regatearles porque es su medio de subsistir. Detrás de mí hay más gente que se beneficia de una venta en Canadá”, indicó Mosqueda.

“Lo bonito del negocio de joyería es que a toda la gente, canadienses o europeos, le gusta la plata mexicana porque es una de las mejores platas a nivel mundial”, agregó la importadora, para quien este es su trabajo de tiempo completo con el que contribuye al ingreso familiar para mantener, junto con su esposo, a sus dos hijas.

Respecto al precio de esta joyería, Mosqueda dijo que ello depende del producto y del estándar del mercado. “Algunos anillos los doy a 100 dólares porque le lleva a un artesano a hacerlos en dos días”, precisó.

“A una pieza le gano poco y a otra más. Si la doy barata me salgo de lo que es el mercado. Pongo mi puesto en varios festivales, pero uno de ellos, el CNE, que dura como 15 días, ahí sí vendo bastante y como es un festival de todas las culturas del mundo trato de llevar lo mejor”, agregó Belén.

Según el mercado y los clientes, las vendedoras de plata pueden duplicar o hasta triplicar el precio de esta joyería. Para unas es su trabajo fijo, para otras es algo temporal o complementario.

Corina Espidio también ha comprado en Taxco material y ha elaborado sus propios diseños de joyería, mismos que ha vendido bien.

México ocupa el primer lugar a nivel mundial como productor y exportador de plata. Sin embargo, en los últimos cinco años los precios internacionales de los metales han ido decayendo.

El precio internacional de la plata bajó 17.7 por ciento entre 2014 y 2015, según datos de Metal Weeks y el Banco Mundial. Su pronóstico para este 2016 es de 14.70 dólares estadunidenses la onza, lo cual es mucho más bajo de los 15.70 que se vendió el año pasado. En 2011 la onza de plata estaba a 35.11 dólares.

Esta rotunda caída impactó el negocio de algunas importadoras en Canadá, quienes dejaron de traerla.

“El negocio de la plata se empezó a caer en el 2010, empezaron a variar los precios, comprabas a un precio y cuando volvías ya había subido”, dijo Laura, quien dejó de importar esta joyería.

A su juicio “el mercado chino agarró un impulso muy grande produciendo joyería de fantasía mucho más barata que la de plata”.

Belén Mosqueda expresó que ha sentido que los precios de la joya de plata han subido porque va decayendo el poder adquisitivo de los artesanos. “Hay piezas que llevan piedras talladas, piezas muy elaboradas y sube la mano de obra”.

No obstante, sostiene que el negocio sí reditúa aunque haya subido un poco el precio en México, porque la calidad se ha mantenido y el canadiense paga por ello.

En su amplio catálogo de piezas de plata ha incorporado símbolos prehispánicos, calendarios maya o azteca, lo cual –dijo- también se vende bien.

“México exporta calidad, mis precios son competitivos porque es muy buena plata”, sostuvo Mosqueda.

Pese a la caída del precio internacional de la plata, el vender joyería ya sea en una empresa de importación o en ventas clandestinas sin pagar impuestos es un negocio que reditúa.

Para Belén Mosqueda, no es justo que mientras unas pagan licencia de importación y cuotas aduanales, alguien más venda la misma joyería a menor precio porque la trajo en un paquetito en la maleta, por lo que para poner un puesto en un festival prefiere hacerlo si no hay otra mexicana vendiendo plata.

Mientras que Laura y Corina, quienes han pagado impuestos de importación, coinciden que no hay mercado desleal, pues hay mercado para todas.

“No estoy de acuerdo con ese comercio hormiga, pero lo hay y no se va a quitar porque el mercado es así. Para algunos es la única manera de poder ayudarse trayendo sus cositas en la maleta, no estoy de acuerdo porque yo pago lo importado, pero quién soy para opinar, todos debemos buscar la manera de salir adelante”, expresó Laura.

En tanto, Corina aseveró que no es una competencia desleal, “pues todo mundo trata de sacar su dinerito y a pesar de ello yo pude vender siempre mi plata y me fue bien”.

Corina también dejó de vender plata como antes por varias razones, entre ellas el aumento del precio, y ahora importa artesanía mexicana para el Día de Muertos o el Grito de Independencia, entre otros festejos.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo