• Miércoles 26 Septiembre 2018
  • 5:53:36
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 19°C - 67°F
  1. Miércoles 26 Septiembre 2018
  2. 5:53:36
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 19°C - 67°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Espectaculos

Rocío Dúrcal formó otra familia en México, todos sus empleados

Notimex | Lunes 21 Marzo 2016 | 14:54 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- La carrera artística de Rocío Dúrcal es reconocida en gran parte del mundo, pero de su vida privada poco se conoció y mucho se inventó. Sin embargo, la cantante española fue una mujer que se ocupó mucho de la gente que la rodeaba, pues además de su esposo e hijos, a sus trabajadores siempre los trató como parte de su familia.



Y esta “familia” se hizo extensa en México, pues tenía un grupo de personas que le servían aunque ella no estuviera en el país, pues se encargaban de dar mantenimiento a su departamento, a sus vehículos y pagar sus cuentas, entre otras actividades.

Así que cuando ella llegaba a territorio mexicano ya la esperaban sus empleados, a quien Rocío siempre tuvo mucho cariño y grandes consideraciones.

Uno de esos “familiares” que la Dúrcal tuvo en México, es el señor Alejandro Aníbal Chino Raigoza, quien durante más de 16 años trabajó bajo las órdenes de la cantante, y que la recordó con mucho cariño ahora que están por cumplirse 10 años de su muerte.

“Yo trabajé en el staff de Flans hace como 20 años, ahí conocí a la señora Guillermina Juárez, quien era la manager de Rocío Dúrcal en México y me comentó que Rocío necesitaba una persona para que trabajara con ella por 20 días, y me quedé 16 años”.

Don Alejandro, a quien se le conoce como “el Chino” (por su apellido), comentó que comenzó como chofer, luego fue parte de la seguridad de la estrella, hasta convertirse en su empleado de confianza.

“Poco a poco fui ganando su confianza, primero como chofer, luego como parte de su equipo de seguridad, después empecé cuidar el pent-house de la señora y me quedé coordinando a los empleados y a cargo del departamento”.

Añadió que fue tanta la confianza que depositó en él, que ya tenía una recámara en el departamento. “Ella me pidió que me quedara, me tuvo mucha confianza y la verdad surgió un gran cariño por ella, no sólo de mi parte, sino de mi familia y de todos los que trabajábamos con ella”.

Ese cariño y amistad creció tanto, que hasta compadres se hicieron, “fue la madrina de bautizo de mi hijo Uriel, y quiso ser la madrina de primera comunión de mi hijo Alexis. La verdad es que ella nos trataba como a su familia, cuando venía a México su familia éramos, además de su esposo, sus trabajadores, el mariachi y el equipo de producción”.

Recuerda que el día del bautizo de su hijo Uriel, Rocío Dúrcal se presentó por la mañana en el programa “Hoy mismo”, de Guillermo Ochoa, y casi no llega a la iglesia.

“El padre ya estaba desesperado e incrédulo de que fuera ella la madrina, y sobre todo de que llegara, finalmente llegó, tarde, pero llegó. Yo sabía que llegaría”.

Confesó que a Rocío Dúrcal le gustaba cocinarles.

“A la señora Dúrcal le gustaba guisar y cuando lo hacía, no guisaba para una o dos personas, hacía bastantito y nos invitaba a todos, al mariachi, a los empleados, a mi esposa, a los técnicos y nos encantaba que nos hiciera fabada o paella”.

Dijo que a lo largo de esos años pasó grandes momentos con la intérprete ibérica, pues era una mujer muy divertida y platicadora.

“Recuerdo que una vez íbamos a una presentación en Querétaro y nosotros preparamos sándwiches, a ella le gustaban muy simples, sólo el pan y el jamón, y pues nosotros así se los preparamos, pero al llegar a una esquina antes de tomar el periférico, se nos emparejó una camioneta que llevaba verduras. Ella bajó el vidrio y le dijo al conductor de la camioneta: ‘Oiga, regáleme unos chiles para mi sándwich'. El señor se orilló y le regaló sus chilitos, ella quería pagarlos pero no la dejaron”.

Añadió que ya luego de la presentación, a la hora de la cena, sacó sus chiles para acompañar la cena. “Yo traigo mis chiles que me regalaron, les dijo y además se los comía a mordidas, pues le gustaba mucho el picante”.

Don Alejandro recordó que en otra ocasión, también al regresar de un show del interior del país, ya de noche, a la cantante le dio hambre, pero iban por Ecatepec, y a esas horas era difícil de encontrar un restaurante abierto.

“Ella quería una torta, pero inmediatamente cambió de opinión y dijo ‘¡o unos taquitos al pastor!', y lo único que encontramos fue un puestecito de esos que llamamos “parados” y me bajé a comprarlos, pero cuando me di cuenta ya estaba ella frente al puesto, y pues ahí mismo se comió sus taquitos, obvio tampoco le quisieron cobrar, los mismos taqueros se quedaron con ese recuerdo para siempre, aunque a lo mejor nadie les creyó”.

Recordó que ya cuando la intérprete comenzó a sentirse mal y dejó de viajar a México, la comunicación entre ellos siguió vía telefónica.

“Varias veces hablamos, me acuerdo que me decía “Chino” ven por mí para que me lleves a México, cada vez que escucho un avión pienso que vuela para México, me decía, pero luego su esposo me decía, la señora ya está malita, es mejor que no vengas”.

Dice que lamentablemente no pudo despedirse de ella, aunque su recuerdo siempre estará presente en él y en su familia.

“Cuando ella murió, le entregué todo a su hija Shaila, al señor Antonio tampoco volví a verlo, y confieso que para mí la señora no ha muerto, yo tengo una vecina que la escucha todos los días a todo volumen y todos los días está presente. Pienso que está en su casa de España y que pronto va a regresar a trabajar, aunque la verdad es otra”.

Comentó que cuando Rocío Dúrcal falleció, él iba a ir a sus funerales a España. “Lo que pasó fue que llegué al aeropuerto equivocado, la gente que viajó de México para España salió del aeropuerto de Toluca y yo llegué al de la Ciudad de México y ya no pude ir”.

Finalmente, “El Chino” dijo sobre su adorada comadre: “Rocío Dúrcal no era española, estoy seguro que era mexicana, ella nació allá yo creo que por equivocación, pero era más mexicana que muchas otras personas. Fue una persona con estrella y las estrellas están en el cielo, como mi patrona y comadre Rocío Dúrcal”.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Las más leídas

Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo