• Martes 18 Septiembre 2018
  • 8:42:36
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 19°C - 66°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 8:42:36
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 19°C - 66°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Espectaculos

Elliot vuela otra vez

Excélsior | Viernes 16 Septiembre 2016 | 08:54 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- Hace 39 años un dragón animado de pelo rosado, mandíbula prominente y que tenía como mejor amigo a un chico llamado Pete, se convirtió en un referente infantil cuando cientos de niños y adultos lo vieron en Mi amigo el dragón, película con tintes de musical que fue nominada en 1978 al Oscar por Mejor Canción y Música Original.



A casi cuatro décadas de la aparición de ese dragón llamado Elliot y sumándose a la ola de revivir clásicos cinematográficos, los Estudios Disney traen de regreso al emblemático personaje, refrescando la historia y empleando tecnología de punta para crearlo.

“El dragón original es muy memorable, muy icónico. Sabíamos que uno de los grandes retos que teníamos estaba en respetar la esencia del personaje para hacerlo más real. Quería que frente a la pantalla se sintiera como un personaje tridimensional, un personaje más que tiene emociones y siente como cualquier humano.

Durante varios meses observamos al Elliot original, analizamos sus movimientos, sus gestos graciosos, la manera en que volaba. Tenía también otros aspectos que no podíamos dejar fuera, como su enorme barriga, su prominente mandíbula y los dientes separados. Esos eran elementos que lo hacían único y que nosotros retomamos para darle forma a nuestra propia versión, una versión que se siente única y original gracias a lo que nos permite hacer hoy la tecnología”, explicó el director David Lowery en entrevista telefónica desde Cincinnati.

Para darle forma al dragón Elliot, el equipo de producción, liderado por Lowery, uno de los consentidos del Festival de Cine de Sundance, se metió durante tres años a las salas de animación, donde se valieron principalmente de CGI (imágenes generadas por computadora, por sus siglas en inglés).

La parte técnica del proyecto estaba cubierta gracias a cientos de personas que ponían su empeño en revivir a Elliot, pero era necesario encontrar al pequeño que acompañaría al dragón en esta aventura cinematográfica que, a diferencia de la primera versión, ahora se centra en un niño que, tras la muerte de sus padres, termina refugiándose en el bosque y al cuidado de un dragón.

Después de varios meses de ver a miles de niños, Debra Zane, directora de casting que ha estado en proyectos como Los juegos del hambre o X-Men, le pidió al director David Lowery que viera a Oakes Fegley (Hasta que la muerte los juntó y Boardwalk Empire).

“Necesitaba a un niño que pudiera hacer lo imposible, un niño actor que pudiera ser natural, que se olvidara de que la cámara o el crew (equipo) estaban ahí y que al mismo tiempo pretendiera que estaba con un dragón de siete metros y medio de altura. Debra me mandó el video de la audición de Oakes y desde el primer momento supe que ese niño era especial. Literalmente me voló la cabeza. Nos vimos en Nueva York y desde que entró al cuarto supe que él era el indicado para el papel.

La manera en que me miró, en la que estrechó mi mano cuando nos presentamos, la manera en que caminó de la puerta hacia el sillón. Fue genial, realmente tenía una forma única de hablar, de pensar por él mismo. Era claro que era el niño perfecto para el filme”, detalló Lowery.

Aunque a Fegley se le ve interactuar con actores como Robert Redford, Bryce Dallas Howard y Oona Laurence, es evidente que gran parte de su trabajo lo llevó a cabo solo frente a una green screen (pantalla verde), donde el equipo de producción pondría a Elliot, un dragón que en esta versión digital permite ver a detalle y con precisión su pelaje verde, sus ojos casi reales y las distintas texturas de su cuerpo.

Trabajar literalmente con nada a un lado fue un poco duro, me costó un poco de trabajo. Al principio fue difícil imaginar que ahí había un dragón verde, grande y peludo. Fue complicado al principio del rodaje, pero poco a poco me fui acostumbrando a trabajar con el green screen hasta que todo resultó ser fácil para mí”, detalló vía telefónica desde Transilvania Oakes Fegley.

El ganador del Oscar Robert Redford y Bryce Dallas Howard —hija del realizador Ron Howard— interpretan a padre e hija, cuando Pete es descubierto en el bosque por Natalie, la hija de un guardabosques. Ellos tienen la intención de cuidar tanto a Pete como a Elliot, sin embargo, la ambición de otro guardabosques, que ve en el dragón una fuente de ingresos, hace que todo se complique.

“Después de haber presentado mi película Ain’t Them Bodies Saints, en Sundance (2013), Robert Redford se me acercó para que trabajáramos en un proyecto que él llevaba varios años tratando de levantar, sin embargo, Mi amigo el dragón llegó a mi vida. Cuando hacíamos casting para esta película, que tenía al personaje de un hombre viejo que le contaba a los niños del pueblo la historia de un dragón que vivía en el bosque, pensé que no había nadie mejor que Robert para el personaje.

“Le mandamos el guión, nos sugirió una serie de ideas que incluimos, pues queríamos que estuviera bien con el papel y fue cuando dijo sí. La verdad es que no me imagino la cinta sin él. Realmente le imprime un peso muy importante y un misticismo muy especial. Eso fue maravilloso. Le gustó cómo trabajamos y ya vamos por un segundo proyecto juntos, un drama que lleva por nombre The Old Man and the Gun”, recordó Lowery.

Mi amigo el dragón se estrena este fin de semana en la cartelera de nuestro país; tuvo un presupuesto de 65 millones de dólares y ha recaudado, desde su estreno a mediados de agosto, 103 millones 534 mil 458 dólares a nivel mundial, aunque falta que se estrene en otros territorios.

 

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo