• Martes 25 Septiembre 2018
  • 0:16:14
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 21°C - 70°F
  1. Martes 25 Septiembre 2018
  2. 0:16:14
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 21°C - 70°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Espectaculos

Viven su sueño imposible con 'El hombre de La Mancha'

Excelsior | Lunes 26 Septiembre 2016 | 09:46 hrs

Agencias |

Agencias |

Ciudad de México.- Benny Ibarra confesó al interior de su camerino en el Teatro de los Insurgentes: “Nunca leí el Quijote, soy un gran ignorante del tema”. Para el actor, tal afirmación es una virtud para relatar, como en una hoja en blanco, la historia del musical El hombre de La Mancha que hoy abre sus puertas al público.



En el montaje dirigido por Mauricio García Lozano y producido por Morris Gilbert, Benny interpreta al escritor Miguel de Cervantes Saavedra, que a su vez recrea a don Quijote de La Mancha, en la Prisión Real de Sevilla a finales del siglo XVI.

“La crítica es bienvenida. La gente muy clavada se pierde un poco de esa gozadera, la de ver a una compañía de actores haciendo su versión de las cosas. No soy un estudioso de Cervantes, lo confieso una y otra vez. No me escogieron por eso. Tal vez uno de los grandes valores que le puedo agregar a esta historia es precisamente la ignorancia con la que me acerco al personaje, sin ningún prejuicio, sin ninguna pretensión. Es como tener una hoja en blanco y empezar a tomar las diferentes ideas a mi manera de ser, con todo lo que me ha pasado, lo que he vivido en los escenarios.

“Tuve un abuelo español (Luis de Llano Palmer, 1918-2012) que peleó en la guerra civil española y abandonó las armas para hacerse compositor, creativo y productor

de teatro musical. Es lo mismo que hizo Cervantes. A lo mejor eso tiene una conexión a nivel celular mucho más poderosa que leer el Quijote diez veces.

“No estoy en el negocio de ser un intelectual de Cervantes, sino de hacerles sentir lo que siento al involucrarme en este personaje. Las críticas son más que bienvenidas y los más severos están dentro de la compañía”, expresó.

El cantante, compositor y actor habla con calma, con seguridad, con la sensibilidad que el teatro y los recuerdos de su camerino le traen a la mente, antes del ensayo general del musical cuya función de gala será el 28 de septiembre.

“La última vez que hice teatro fue hace 18 años con la obra Hermanos de sangre, en este teatro y en este mismo camerino que compartía con mi hermano (Alejandro). Mi hija María tenía una semana de nacida cuando estrenamos y ahora tiene 18 años.

Mi mamá (Julissa) estaba en el camerino de al lado. Me siento en un buen momento. Todo mundo es muy intenso en esto del teatro”, rememoró con un suspiro, mientras su lámpara apenas iluminaba el espacio.

Para Benny, como para la compañía, El hombre de La Mancha es un homenaje al teatro, porque dentro de la obra es representada otra, la del Quijote de La Mancha, pero también es un tributo a Cervantes (1547-1616), en la conmemoración del cuarto centenario de su fallecimiento, una celebración al propio musical que se estrenó por vez primera hace 51 años, en 1965, y un momento para imaginar que a pesar de cualquier prisión existe la libertad del pensamiento.

“Lo que la gente tiene que entender es que viene a ver El hombre de La Mancha, que es un musical en el que se le rinde tributo a la obra de Cervantes, a través del Quijote, pero no se trata de eso, sino de la vida de Cervantes cuando lo meten a la cárcel y utiliza al Quijote para defender su vida y su honor como autor, narrando algunas de las historias de este personaje. Cervantes se encargó de atinar, con su narrativa lúdica, en el tejido del ser humano, que no ha cambiado tanto desde hace 400 años. Es una obra cercana a nuestras debilidades, sueños, fantasías, miedos, crudeza y parte animal del ser humano. Seguimos siendo así, a pesar de la tecnología. Somos vulnerables”, explica Ibarra.

El nerviosismo y la responsabilidad del protagonista se enfoca hacia otra dirección, pues no sólo es una expresión teatral para él, sino un encuentro con un equipo de profesionales mexicanos de alto nivel creativo.

“Estoy en escena con los mejores actores de mi país, dirigido por uno de los mejores directores, en una escenografía majestuosa de Jorge Ballina, con vestuarios maravillosos de Violeta Rojas. Es ahí donde siento el peso. Estoy abanderando el trabajo de gente bien talentosa y tengo que estar a la altura.

“Me ataca el nervio al pensar en mi abuelo, en mi madre, en mi tío, en mi hermano y en toda la gente de mi familia que ha pisado estas mismas tablas, este mismo teatro. La obra se trata de Cervantes defendiendo su obra y creo que todos los artistas hacemos eso. A manera de analogía, a él lo meten a prisión y los presos le quieren robar lo que lleva escrito del Quijote y él se defiende convenciéndolos para que entren en su convención. El hombre de La Mancha es infalible, redonda”, señaló antes de caracterizarse como el anciano que perdió la razón al leer demasiado y va por la vida contra la injusticia.

PARA VERLA...

El hombre de La Mancha

  • Estreno oficial: 28 de septiembre, 2016.
  • Lugar: Teatro de los Insurgentes. Avenida de los Insurgentes Sur 1587, San José Insurgentes.
  • Horarios: Lunes y jueves 20:30; viernes 18:30 y 21:30; sábado 18:00 y 21:00; domingo 13:00 y 18:00 horas.
  • Costo: 500, 700, 850, 1,250 y 1,490 pesos.
El hombre de la mancha

  • De D. Wasserman, M. Leigh y J. Darion.
  • Traducción: G. Viniegra y E. Delgado Fresan.
  • Productores: Morris Gilbert, y Ocesa.
  • Director: Mauricio García Lozano.
  • Escenografía: Jorge Ballina.
  • Vestuario: Violeta Rojas.
  • Maquillaje: Bernardo Vázquez.
  • Iluminación: Víctor Zapatero.
  • Diseño de audio: Miguel Jiménez.
  • Director de músicos: César Velázquez.
  • Supervisión musical: Isaac Saúl.
  • Elenco: Benny Ibarra, Ana Brenda Contreras, Carlos Corona, Alberto Lomnitz, Héctor Berzunza y Beto Torres, entre otros.
VESTUARIO

Tuvo como referencias las pinturas de Francisco de Goya y Lucientes, Murillo, El Greco y José de Ribera. La realización de vestuario, zapatería, peluquería, armería, pintura y texturización contaron con el trabajo de 75 personas, quienes las transformaron en 286 piezas de vestuario y 38 pares de zapatos y botas, mientras que con algodones, lana, sedas, redes, pieles, gamuzas e ixtles se confeccionaron 86 cambios.

ESCENOGRAFÍA

Se inspiró en la cárcel Real de Sevilla, donde Cervantes fue recluido por la Inquisición a finales del siglo XVI. Busca reproducir también los “corrales” españoles, que eran los teatros donde se representaban las obras de teatro del Siglo de Oro. Es así como la base de la escenografía es una cárcel-corral o cárcel-teatro. Los campos con molinos de La Mancha, las habitaciones y los patios de la venta, así como la iglesia y la casa de la familia Quijano son solamente sugeridos y se construyen frente al espectador con tablas, palos y trapos que existen en la prisión.

LIBERTAD DE LA IMAGINACIÓN

Así como el número musical El sueño imposible es un emblema de la obra, también lo son sus personajes como Sancho Panza y Aldonza (prostituta en quien fue inspirada Dulcinea del Toboso, musa del Quijote), personajes interpretados por Carlos Corona y Ana Brenda Contreras, respectivamente.

“Es una responsabilidad, porque es un personaje mítico, que todos conocemos y es parte de nuestra educación básica. Son personajes con los que nos identificamos, así que la única manera de acercarte a ellos es desde la humildad y lo más esencial de ti como ser humano. Nunca había leído el libro completo, aunque tuve varios intentos sin terminarlo. Ahora lo estoy viviendo y leo de a poco el libro para acercarme desde esta experiencia. Todas las mujeres tenemos varios lados de Aldonza, porque nos peleamos con ser la mujer delicada, pura y también el animal que llevamos dentro. Es un personaje muy rico”, detalló Ana Brenda mientras se maquillaba.

La compañía tiene diferentes formaciones. Algunas con más experiencia en televisión, otras en música y otras en teatro. Éste es el caso de Carlos Corona, quien cuidaba de su hija de dos años, Emma, antes de subir a escena como Sancho Panza en su debut en teatro musical.

“Hay que tratar de pensar que es un personaje más y que el dramaturgo lo escribió sin la carga histórica de que todos los conocíamos. El único lugar que tengo para buscar a Sancho Panza es en mis adentros y encuentro resonancias con él: es muy terrenal, mundano, buen amigo. No me es ajeno.

“Este montaje es muy artesanal y todos los cambios de escenografía y los espacios que imagina Cervantes ocurren con la magia de palos que se mueven. Es teatro dentro del teatro. Inmersos en este caos, somos muy ordenados. El juego de Sancho Panza es como escudero de don Quijote y como stage manager, que es el orquestador de esta ficción que escribe Cervantes”, dijo.

La maquinaria está en marcha. El director Mauricio García Lozano, quien tiene conocimientos musicales y encabeza por primera vez un musical, finalizó: “Es un homenaje amoroso a la teatralidad, es un juego de teatro dentro del teatro para regresarles esperanza a quienes no la tienen. El buen teatro es libertad, es la construcción de mundos imaginarios, es un discurso necesario para cualquier país”.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo