• Martes 18 Septiembre 2018
  • 7:38:22
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 68°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 7:38:22
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 68°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Espectaculos

Rock en tu lengua; nuevas rolas sin fronteras

Excélsior | Jueves 29 Septiembre 2016 | 06:59 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- De los más de seis mil habitantes que tiene Hueyapan, un pequeño poblado del municipio de Tetela del Volcán, en Morelos, ya sólo 27% de los adultos habla una lengua indígena. Arturo Flores nació allí y tuvo la fortuna de que sus abuelos le enseñaran el náhuatl, aunque pronto se dio cuenta de que los jóvenes de su edad ya no querían hablarlo e incluso se apenaban de su lengua.



Hace cinco años decidió hacer algo y la fórmula que encontró para hacer que sus paisanos volvieran a hablar la lengua indígena; fue la música. Junto a Gilberto, Mauricio y Luis Alberto decidió fundar Voces de mi Tierra, una agrupación de corridos norteños que cantan en náhuatl y en los que no sólo hablan de historias de amor sino también de las leyendas y costumbres que tiene la localidad morelense.

“Empezamos tocando como juego, ya habíamos tocado un poco y de ahí surgió la idea de hacer música propia, corridos que hablaran de las cosas del pueblo, de nuestras vivencias, leyendas, los cuentos de los abuelos. Queríamos cantarlos en náhuatl por el peligro que hay de su extinción. La gente mayor que lo habla se está yendo y a los jóvenes les da pena. Nuestra idea fue meter algo nuevo, moderno, para llamar la atención de los jóvenes a quienes les gusta nuestra música y voltean a ella”, dice Arturo, el acordeonista de la agrupación.

La veredita es su canción más famosa y habla de la manera como sus abuelos conquistaban a la novia. “Yo creo que estamos en el gusto de más de 70% de la gente de Hueyapan; ya impusimos un estilo”, agrega el músico que desde el martes pasado participa junto con sus compañeros en el Sexto Encuentro Nacional de Tradición y Nuevas Rolas, que se celebra en la ciudad de Oaxaca.

Voces de mi Tierra es uno de los 16 grupos musicales que este variopinto encuentro. Aquí se dan cita jóvenes que han decidido utilizar la música para dignificar su lengua materna, sin importar el ritmo elegido. Está desde el corrido náhuatl, el rap zapoteco, el hip hop totonaco o el heavy metal tzeltal, pero también el huapango teenek, el reggae maya o el ska hñähñü. Este año son más de 80 músicos y ninguno ha repetido, todos vienen por primera vez.

Desde Pótam, Sonora, por ejemplo, han llegado los Seguidores del Norte, otro grupo que canta en yaqui temas como Flor de capomo. “Ahora nos invitan a tocar a XV años,  cumpleaños,  bodas, velorios” dice Rosalino, líder de la agrupación formada hace pocos años cuando decidió continuar la tradición que había iniciado el Conjunto Río Yaqui, “por eso nosotros somos los Seguidores”, agrega.

Al encuentro organizado por la Dirección General de Culturas Populares (DGCP), de la Secretaría de Cultura federal, también han sido invitados músicos de mayor trayectoria. En Oaxaca están Jaime López, Jaime Luna, Rafael Mendoza y Mauricio Sotelo, entre otros, quienes han llegado para compartir sus experiencias en la música con los grupos indígenas. El encuentro acaba este domingo y mientras tanto, la música parece ser el único lenguaje.

Piporrescamente hablando creo más en el concepto de raza, como lo decía el Piporro; yo creo que la lengua es la raza, tenemos una gran lengua. Yo empecé cuando comenzaba el rocanrol y siempre he creído que el rock es una lengua en sí misma, es mi esperanto. El rock no es sólo un género, es una raza, me emociona mucho ver que todas estas lenguas que se hablan en México conforman una sola lengua al final de cuentas”, estimó Jaime López durante el arranque de la reunión.

“En este encuentro han confluido 143 grupos, un impacto muy grande, porque estamos hablando de grupos independientes, autogestivos, que con o sin las instituciones van a seguir haciendo lo que quieren hacer y eso es algo que debemos valorar. Hablamos de 755 músicos y la idea es que crezcamos más. Eso nos habla de la necesidad que tienen los jóvenes de encontrar espacios donde difundir, comunicar todas esas propuestas que generan desde sus comunidades, desde sus lenguas, sus culturas”, agregó por su parte Juan Gregorio Regino, de la DGCP.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo