• Martes 18 Septiembre 2018
  • 8:12:00
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 19°C - 66°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 8:12:00
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 19°C - 66°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Estado

Madre e hija comparten su pasión por la docencia

Lourdez Díaz/El Diario | Sábado 14 Mayo 2016 | 13:10 hrs

El Diario |

El Diario |

El Diario |

Chihuahua.- Carmen Fierro y Angélica Santana Fierro, madre e hija de 65 y 33 años respectivamente, comparten el amor por la docencia. Mientras que Carmen tiene 38 años de experiencia y han pasado por su vida más de 10 mil alumnos y su hija con ocho años de profesora ha diseñado una herramienta para internacionalizar la educación.



Ambas se han enseñado una a la otra las diversas estrategias educativas que dominan de acuerdo a sus áreas de especialización y sus diferencias generacionales.

Angélica desde hace cinco años diseñó una herramienta para el aprendizaje multicultural. Gracias al internet, puede conectar a estudiantes y maestros con profesores y alumnos que llevan la misma materia en cualquier parte del mundo, a fin de compartir experiencias y que tanto los jóvenes como los docentes tengan otra perspectiva de la disciplina que enseñan o aprenden.

Esta idea le dio a Angélica el premio nacional a la innovación educativa en el Tecnológico de Monterrey, institución que implementó la herramienta y la convirtió en un programa para todas sus preparatorias y tecnológicos del país, denominado  “Suny de Colaboración en línea internacional de aprendizaje” del que Angélica es la responsable.

La idea de la maestra Angélica, hasta el momento ha hecho posible que tanto estudiantes como docentes, hayan interactuado con alumnos y profesores de instituciones de Brasil, Corea del Sur, España, Francia, Alemania,  Italia, India, Estados Unidos y Canadá, entre otras.

Mientras que Angélica ha enseñado a su madre a conectarse con el mundo, Carmen le ha enseñado a su hija la docencia con sentido humano, a trasmitir a los jóvenes valores, “siempre en cualquier tema, hay un área de oportunidad para enseñar a los estudiantes otras cosas no técnicas, yo creo que todavía los maestros podemos aportar mucho en la formación personal de los estudiantes, en trasmitir valores”, comenta Angélica, quien sostiene que su madre le ha trasmitido la importancia de esto.

Para Carmen la satisfacción más importante ha sido ver realizados en los diversos ámbitos de su vida a sus alumnos, como profesionistas y en su vida familiar, “he tenido alumnos que ahora me los encuentro de profesores y tengo estudiantes que son hijos de quienes también fueron mis alumnos” comenta con nostalgia.

Carmen Fierro es licenciada en Letras Españolas y master en Estudios Hispánicos, le tocó atender a su hija Angélica en las aulas cuando estudiaba la Licenciatura en Relaciones internacionales, quien posteriormente también se convirtió en docente tras estudiar la maestría en Gestión Pública Aplicada.

Carmen inició impartiendo clase en primaria a sus cortos 18 años en la ciudad de Delicias, posteriormente en preparatoria para costear sus gastos mientras era estudiante en la universidad, finalmente se colocó de maestra en nivel profesional donde lleva 28 de sus 38 años de carrera docente.

Esta mujer, maestra, madre, abuela y esposa, a sus 65 años, está en el último semestre de su carrera de profesora que ya dejará por razones de salud, pues ha tramitado su jubilación. De ser por decisión propia, continuaría impartiendo clase, dice.

La docencia es una hermosa carrera que  no se paga con sueldo, sino con la satisfacción de relacionarse con tantos jóvenes que le dan la oportunidad de dejar un “pedacito” de su vida en ellos, ser parte de su formación tanto académica como personal, dice Carmen.

Para ella, la enseñanza académica que ha dejado en sus estudiantes ha sido secundaria, considera que lo más importante ha sido el trato lo más personal posible que ha tenido con sus alumnos, trasmitirles valores, hacerlos sentir importantes, que el respeto, la honestidad, la disciplina y la fe sean tesoros en sus vidas.

Finalmente dijo sentiré profundamente agradecida con la vida y con las instituciones que le brindaron trabajo, con el Tecnológico de Monterrey campus Chihuahua donde no solo le abrió las puertas a ella, sino también a su hija Angélica, primero como alumna y después como maestra.

Hace apenas unos días, juntas estuvieron compartiendo sus experiencias en el Congreso Internacional de Aprendizaje Colaborativo en la ciudad de Nueva York, organizado por la Universidad Estatal de esa misma ciudad, luego de que junto con la maestra Magali Henric implementaran en su clase la herramienta diseñada por Angélica.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo