• Viernes 21 Septiembre 2018
  • 7:13:40
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 16°C - 62°F
  1. Viernes 21 Septiembre 2018
  2. 7:13:40
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 16°C - 62°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Estado

Ofrece guiador que mató a niño 5 mil pesos a familia por el perdón

Luz del Carmen Sosa/El Diario | Viernes 19 Agosto 2016 | 15:43 hrs

Lucio Soria/El Diario |

Ciudad Juárez.- Sentada en la primera silla de la tercera fila de la sala de espera de la Fiscalía General del Estado (FGE) Eréndira Soto Soto permanece cabizbaja. No ha comido, no ha dormido y no le importa.



Las últimas horas pasaron lento sin que ella se diera cuenta y sólo piensa en su hijo Bryan, muerto anoche por un "pega y huye" que alcanzó al niño de seis años al salir de la tienda del barrio en la colonia Felipe Ángeles.

La madre también estuvo a punto de ser atropellada cuando trató de alcanzar al niño que se le soltó de la mano.

El vehículo pasó veloz, golpeó a Bryan y lo arrastró varios metros. El chofer alcanzó a frenar y en segundos aceleró nuevamente para huir del lugar.

"Me detuvieron, pero salí pronto, parece que no alcancé el delito de omisión de cuidados", dice Eréndira con voz pausada y su mirada perdida.

Se recarga en el respaldo de la silla, se mece, luego se abraza a sí misma y voltea su mirada a la nada.

Fue por Bryan que Eréndira optó por dejar la sierra de Chihuahua, ya que requería una escuela de educación especial para su hijo de seis años y su familia la conminó a mudarse a Juárez en busca del plantel ideal.

Hace unas semanas Eréndira llegó de Matachic a esta frontera acompañada por sus hijos Bryan, de 6 años y Uriel, de cuatro. Rentaron una pequeña casa sobre la calle Aguascalientes y ella se empleó en el tercer turno de una empresa maquiladora. A su empleo renunció esta semana para buscar la escuela donde inscribiría al niño que murió tras ser arrastrado varios metros.

"Tenía sus ojitos en blanco", decía inconsolable la madre a sus familiares al recordar que acunó entre sus brazos el cuerpo ensangrentado de su hijo.

Mientras la madre espera, la familia ha empezado una batalla legal contra el probable responsable del delito al que ellos mismos localizaron afuera de un bar en la zona del Pronaf.

La familia carece de recursos para pagar el servicio funerario y el Ministerio Público plantea que el detenido ofrece 5 mil pesos a cambio del perdón de la madre para obtener su libertad.

Eréndira es llamada por personal de la Unidad de Atención a Víctimas para que identifique el cuerpo de su hijo. La madre deja la silla y camina a paso muy lento al saber qué es lo que observará frente al monitor de una computadora.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo