• Martes 18 Septiembre 2018
  • 12:58:28
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 26°C - 80°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 12:58:28
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 26°C - 80°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Estado

“A los pobres Santoclós no nos trae nada”

Francisco Cordova/El Diario | Martes 20 Diciembre 2016 | 07:05 hrs

Silvestre Juárez/El Diario |

Chihuahua.- Itzel Gil, de once años, quien vive sola con su madre en un pequeño jacal, enfrenta una realidad donde Santoclós no llega en la Navidad, y si existe, simplemente “A los pobres santa no nos trae nada”, dice casi entre dientes la niña.



Itzel cursa el sexto año de primaria y según comenta su madre, es una niña a la que le gusta mucho la escuela, sin embargo no tiene las mismas oportunidades por la falta de servicios básicos, como agua o drenaje, ya no hablar de internet. En su casa, un pequeño cuarto hace de cocina, sala y dormitorio, sin embargo no hay baño ni ventanas.

Es en esta oscuridad donde estudia y hace sus tareas Itzel, en ese pequeño cuarto pasa sus navidades y sus años infantiles sobreviviendo a una precaria realidad, que a pesar de su corta edad conoce ya de primera mano y sin embargo no alcanza a comprender desde donde nace y por qué llega hasta ella.

Su madre, Monserrat, a quien se le nota cansancio y tristeza en la voz, platica con desgana que a pesar de su corta edad, su hija es consciente de la realidad en la que viven, ya que en la extrema pobreza no queda espacio para las ilusiones, por lo que le interesa que su hija continúe sus estudios con los pies sobre la tierra.

“Yo quiero ser maestra de kínder”, dice la niña, quien asegura que busca estudiar para tener mejores oportunidades. Cuando habla de sus deseos esta Navidad señala que “lo que sea es bueno”, pues sólo espera pasarla junto a su mamá, aunque desean una buena cena de Nochebuena.

Por su parte Ana Victoria de tres años, vecinita de Itzel, quien también vive en una casa de cartón que construyó su madre, es una niña despierta que aún pide regalos “dos muñecas princesas”, dice cuando se le pregunta por sus deseos navideños.

Sin embargo el futuro tampoco es prometedor para la niña, cuyo padre se encuentra encarcelado, y su madre desempleada y subsiste de pequeñas despensas que consigue con distintos benefactores. Para ellas también es primordial la ayuda, ya que dentro de algunos años, dice su madre Cecilia, tendrá que enfrentar una realidad donde hay que esforzarce mucho más para salir adelante.

Para quienes deseen cumplir los deseos navideños de estas niñas, pueden acudir a las calles Noria del Refugio y Noria del Rangel, donde las necesidades son bastantes, por lo que también hacen falta ropa o despensas.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo