• Martes 17 Julio 2018
  • 18:38:32
  • Tipo de Cambio $19.40 - $20.20
  • 30°C - 86°F
  1. Martes 17 Julio 2018
  2. 18:38:32
  3. Tipo de Cambio $19.40 - $20.20
  4. 30°C - 86°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Estado

De manos tarahumaras, a los aparadores de moda

Francisco Cordova/El Diario | Lunes 12 Junio 2017 | 08:40 hrs

El Diario |

Chihuahua.- Mukí-Mi es un proyecto universitario que promueve la innovación en los diseños de la ropa típica rarámuri, la cual es hecha a mano por mujeres tarahumaras.



Con ello se busca incrementar su comercialización, e incluso exportación a nuevos nichos de mercado, con el principal objetivo de generar mayores ingresos y mejorar la calidad de vida de las artesanas por medio de su creatividad y habilidades.



A través de la línea Mukí-Mi, se crea una fusión de la artesanía textil tarahumara, con ligeras innovaciones en su diseño, que vuelven a las prendas más casuales y las proyectan para convertirse en una tendencia de moda.



La iniciativa surgió de cuatro alumnas del Instituto Superior de Arquitectura y Diseño (ISAD), Mónica Chavira, Carolina Flores, Sofía Chávez y Michelle Quiroz, quienes explicaron que el proyecto se centró en generar una campaña para apoyar los derechos de la mujer indígena.



Explicaron que el nombre proviene de las palabra Mukí, que significa “mujer” y “Mi” qué quiere decir “ven”, lo que representa un llamado a la mujer indígena y a su vez fomenta la promoción del respeto y la empatía para con ellas.



“Quisimos enfocarnos en las mujeres que emigran de sus comunidades en la Sierra a la ciudad, o que han sufrido algún tipo de maltrato. Mukí-mi, busca darles una nueva oportunidad, que generen un ingreso y que se den cuenta que pueden lograr salir adelante por ellas mismas”, manifestó Carolina Flores. 



Los Mukí-Mi’s pueden ser utilizados por mujeres de todas las edades y estratos sociales, con una gama de diseños y colores, que son establecidos por las propias confeccionadoras, por lo que conservan la esencia de la ropa étnica tarahumara.



“Esta prenda la pueden utilizar jóvenes, adolescentes, mujeres adultas. Buscamos que sea atractiva, pero que al mismo tiempo conserve la esencia de esta etnia.



La confección rarámuri es muy poco conocida, aquí llegan muchas artesanías del Sur, y nos inundamos de otras etnias, pero conocemos muy poco de la tarahumara. Algo muy impresionante es la puntada que hacen en su ropa, que es totalmente a mano, esto le da un valor especial”, detalló Michelle Quiroz.



Las prendas tienen un costo que va de los 300 a los 350 pesos, son cosidas a mano tan sólo con aguja e hilo, y terminar uno de los Mukí-Mi’s les lleva a las mujeres de dos a tres días. En la primera etapa del proyecto se trabajó con alrededor 25 artesanas del asentamiento Carlos Díaz Infante, en esta ciudad.



“En la ciudad pudimos notar que la gente todavía genera un rechazo hacia la mujer rarámuri, aún hay mucha indiferencia, y no se les acepta como parte de nuestra sociedad. Además se regatea mucho su trabajo, cuando ese trabajo es de lo que ellas viven, de ahí comen”, añadió Michelle.



Por su parte Estela Parra, coordinadora del asentamiento, que cuenta con alrededor de 33 familias, explicó que una de las principales actividades económicas para muchas de las mujeres que habitan ahí es la artesanía o la limpieza de hogares, mientras que los hombres se dedican a la albañilería.



Las prendas pueden ser adquiridas por medio de la página: “Facebook.com/mukimicuu”, mismas que son distribuidas con empaque especial, así como la firma de la mujer tarahumara que la diseñó. En un futuro se pretende crear nuevas prendas que puedan competir en el mercado textil y ser posicionadas como producto de exportación.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo