• Martes 18 Septiembre 2018
  • 7:31:00
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 68°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 7:31:00
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 68°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Calentamiento global provoca una "oscilacion masiva" del eje de rotación terrestre

Agencias | Lunes 11 Abril 2016 | 06:31 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- En un globo terráqueo como el que podríamos tener sobre nuestra mesa, la Tierra gira perfectamente sobre un eje cuya línea va desde el Polo Norte al Polo Sur. Cada vez que lo impulsamos con nuestra mano, ejecuta la misma rotación; día tras día, año tras año y década tras década. Sin embargo, en la realidad, no sucede así.



Desde 1899 se sabe que el punto sobre la superficie de la Tierra alrededor del cual gira nuestro planeta ha ido cambiando a lo largo del tiempo. En concreto, entre 0,5 y 1,5 metros cada 6 a 14 añosy en dirección hacia Canadá. También se sabía que la fusión del hielo de Groenlandia y de la Antártida explicaba en parte ese desplazamiento del eje de rotación. Pero tenía que haber algo más. Ahora, gracias a la investigación de dos científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena (California), Surendra Adhikari y Erik Ivins, se ha despejado la última «x» de esa ecuación incompleta. Y no es otra que las variaciones en las masas de agua de la atmósfera y en el suelo en ciertas regiones del planeta, muy afectadas por el cambio climático.

Variación de las masas de agua

«El eje de rotación cambia por muchas causas y a distintas escalas de tiempo. Por ejemplo, se sabe que las estaciones anuales (invierno, primavera, otoño y verano) hacen que se mueva por el cambio en las masas de aire y en las precipitaciones de agua en unas zonas. Pero la fusión del hielo de los polos no explicaba por sí sola esa variación en los ciclos de 6 a 14 años», cuenta a ABC Daniel García-Castellanos, geofísico del Instituto de Ciencas de la Tierra Jaume Almera del CSIC.

Ahora, Adhikari e Ivins, trabajando con datos muy precisos del satélite Grace, acaban de publicar un artículo en la revista «Science Advances» en el que defienden que no solo influyen en ese desplazamiento del eje los cambios en la criosfera (parte helada de la Tierra), sino también la acumulación o desaparición de agua en determinadas zonas terrestres y de la atmósfera. Hasta el punto de que determinan incluso la dirección del cambio.

Ahora, el eje de rotación se desplaza 17 centímetros al año hacia las Islas Británicas

«Alrededor del año 2000, el eje de rotación dio un brusco giro hacia el este y ahora se mueve casi dos veces más rápido que antes, a un ritmo de casi 17 centímetros por año. Ya no se mueve hacia Canadá sino hacia las Islas Británicas», asegura Adhikari en la web de la NASA, y añade: «Es una oscilación masiva».

Efecto multiplicador

García-Castellanos explica que «cuando el hielo se funde en los Polos, el agua se distribuye homogéneamente en todo el planeta, mientras que las variaciones en las acumulaciones de agua terrestre se concentran en zonas más concretas. En el último decenio, las que, según los datos de Adhikari e Ivins, han tenido más pérdida de agua han sido el Mar Caspio, el subcontinente Indio y Patagonia. El hecho de que, además, se haya producido en regiones relativamente apartadas del centro del eje de rotación ha multiplicado su efecto».

Por eso, aseguran los científicos de la NASA, años húmedos corresponden a oscilaciones hacia el oeste (hacia Canadá), mientras que en años secos en Eurasia, como ocurre actualmente, el desplazamiento es hacia el este (hacia Europa).

Las consecuencias de ese cambio en el eje de rotación, aunque acusado, no implican un peligro para nosotros. «El cambio natural del eje de la tierra siempre ha existido como consecuencia de los procesos de glaciación y deglaciación; lo que se conoce ahora son todas las claves que los explicaban. No aparece ningún elemento nuevo amenazador», tranquiliza García-Castellanos. «Lo que sí podría ser muy interesante es poder utilizar en un futuro los nuevos datos para reconstruir cuál era la posición en el pasado del eje de rotación y obtener un conocimiento mucho más preciso de la distribución del hielo en el pasado y del clima», concluye el investigador.

Satélite Sentinel-1, primero de los «centinelas» del ambicioso programa europeo Copérnico para vigilar el medio ambiente y observar los cambios en la superficie terrestre- ESALa explicación al error de los sistemas GPS

Las consecuencias de ese cambio en el eje de rotación, aunque muy acusado, no tendrán –a priori– grandes consecuencias para nosotros, más allá de pequeños errores en los sistemas de posicionamiento por satélite. Las coordenadas que te da un dispositivo GPS van relacionadas al eje de rotación de la tierra. Si ese eje cambia, las coordenadas cambian también. En el uso cotidiano de estos aparatos (navegadores y GPS para montaña) no hay mayor problema que un error de unos metros respecto del destino. Pero sí es más delicado en la navegación aérea o marítima, donde las distancias son más largas y el error se acumula.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo