• Martes 18 Septiembre 2018
  • 7:31:05
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 68°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 7:31:05
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 68°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Un repaso por las grandes reformas económicas que han hecho impopular a Hollande

ABC | Viernes 13 Mayo 2016 | 19:14 hrs

Agencias |

Francia.- La tercera gran reforma económica y social de François Hollande, elegido presidente el mes de mayo de 2012, consuma la división fratricida de las izquierdas, agrava la angustia social y es percibida con inquietud por una opinión pública desencantada.



Entre el mes de mayo de 2012 y el mes de diciembre de 2013, Hollande creó varias decenas de miles de puestos de trabajo subvencionados, acompañados de un choque fiscal de más de 20.000 millones de euros de nuevos impuestos.

El choque fiscal prolongado -con otros 30.000/40.000 millones de nuevos impuestos durante los dos años siguientes- hundió el crecimiento y aumentó el paro de manera espectacular. Entre 2012 y 2016 han aparecido en Francia unos 640.000 nuevos parados.

Los movimientos desesperados de Hollande

Ante tales perspectivas, en diciembre de 2013, Hollande dio un giro político que sus exégetas más complacientes calificaron de social liberal o socialdemócrata. Anunció su primera gran reforma económica y social, el pacto de responsabilidad y solidaridad, con dos promesas capitales: creación de 200.000 nuevos puestos de trabajo y 41.000 millones de bajadas de impuestos a las empresas.

Ese proyecto tardó seis meses en hacerse realidad. No consumó ninguna de las promesas avanzadas. Pero agravó las tensiones entre Hollande y las izquierdas francesas hostiles a unas promesas social liberales denunciadas por todas partes.

Empresas y sindicatos nunca aceptaron el pacto. La izquierda socialista, los comunistas, los ecologistas y la izquierda radical comenzó a denunciar el giro liberal de un presidente socialista que ya se había convertido en el presidente más impopular de la V República.

Entonces, Hollande se sacó de la manga legislativa una nueva gran reforma: «La loi pour la croissance, l'activité et l'égalité des chances économiques (Ley para el crecimiento la actividad y la igualdad de oportunidades, 2014/2015)». Esa «Ley Macron» (en honor de Emmanuel Macron, ministro de Economía) debía reformar, modernizar y dar flexibilidad a una economía exangüe.

Un año después, la «Ley Macron» sigue sin dar los frutos esperados. El paro ha seguido creciendo: 640.000 nuevos parados en cuatro años. Y el crecimiento económico francés (1,2 %) es muy inferior al español (2,5 / 3 %). En el terreno político, esa ley en vigor, empeoró el abismo fratricida entre la izquierda tradicional (hostil a la reforma) y la izquierda social-liberal.

Una guerra fría entre las izquierdas francesas

La reforma laboral aprobada sin debate parlamentario, con un decretazo institucional nada democrático, ha agravado todos los frentes de crisis, incomprensión y hostilidad agresiva de la izquierda tradicional contra las reformas de un presidente Hollande cada vez más impopular.

Los mejores analistas estiman que Hollande ha reformado poco, tarde y mal, pero ha conseguido abrir un cisma entre las izquierdas.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo