• Martes 18 Septiembre 2018
  • 6:12:49
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 69°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 6:12:49
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 69°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

'No soy el adecuado para dirigir el país': David Cameron

Agencias | Sábado 25 Junio 2016 | 07:54 hrs

AFP |

LONDRES.- La decisión del primer ministro David Cameron de renunciar tras el referendo británico para abandonar la Unión Europea fomentará una intensa batalla de liderazgo en el Partido Conservador.



Cameron dijo ayer que deberá haber un nuevo primer ministro para la próxima conferencia del partido en octubre. Eso significa que el partido deberá escoger un líder que se convierta en premier. “No creo que sea el capitán adecuado para dirigir nuestro país hacia su siguiente destino”, comunicó ante la prensa fuera de su oficina en Downing Street.

“La voluntad del pueblo británico es una instrucción que debe ser cumplida. Quiero a este país y me siento honrado de haberle servido, y haré todo lo que pueda en el futuro para ayudarlo a prosperar”, subrayó el líder conservador, con la voz entrecortada.

Entre los posibles contendientes están el exalcalde de Londres Boris Johnson, el ministro de Justicia Michael Gove —ambos apoyaron la campaña para salir de la UE— y la ministra de Interior Theresa May. Johnson,de hecho, es el gran favorito para ocupar la silla de David Cameron.

El exalcalde londinense, con su cabello desgreñado y personalidad estrafalaria no habló públicamente, sino hasta después de que Cameron renunció e informó a la reina Isabel sobre su decisión. Johnson luego dio un discurso breve para proclamar un nuevo día para Gran Bretaña, sin decir que estaba interesado en convertirse en el líder del Partido Conservador y primer ministro.

En parte, fue porque Johnson no tenía que hacerlo. Mucha gente ya cree que el exalcalde, de 52 años, tiene los ojos puestos en la residencia del primer ministro.

El experto en ciencias políticas Tim Bale de la Universidad de Londres dijo que Johnson es el principal candidato debido a su prestigio liderando la campaña separatista durante el referéndum sobre la Unión Europea.

Si es que el referéndum sobre la Unión Europea le allana el camino para el puesto de primer ministro, será una gran recompensa por su riesgosa decisión de romper su alianza con Cameron y alinearse con Nigel Farage, líder del Partido Independiente del Reino Unido que se opone a otorgarle más poder a la Unión Europea.

Johnson, con su estilo poco ortodoxo, a veces caótico y aparentemente desorganizado para hacer campaña, influyó en el cambio de opinión de los votantes.

Raras veces pareció estar leyendo una declaración o preocupado por su apariencia o ambiente. En vez de eso, recorrió el país en un “bus de batalla”, adornado con consignas sobre los beneficios financieros de la separación de la Unión Europea.

Divorcio rápido

Por su parte, los líderes de las instituciones de la Unión Europea (UE) y de los Estados miembros admitieron ayer que el proyecto europeo ha recibido un revés sin precedentes con la decisión de Reino Unido de salir de los Veintiocho, y confiaron en que el “divorcio” se produzca cuanto antes para evitar más daños.

La reacción conjunta de las instituciones se concretó en un escueto comunicado de los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz; del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro holandés, Mark Rutte, que preside este semestre el Consejo de la UE.

“Esperamos ahora del gobierno británico que aplique la decisión de los británicos cuanto antes, con independencia de lo doloroso que pueda ser el proceso. Cualquier retraso prolongaría innecesariamente la incertidumbre”, señalaron los responsables europeos.

Como un amigo traicionado, la UE reiteró a Londres que no le dará una nueva oportunidad, o como dice el comunicado conjunto, “no habrá una renegociación”, aunque dejó claro que espera mantener una buena relación futura por el bien de ambas partes.

“Esperamos tener al Reino Unido como un socio cercano a la UE, también en el futuro”, señalaron y confiaron en que el Reino Unido formule sus propuestas en ese contexto.

A diferencia de la mayoría de líderes comunitarios y de los ministros de Asuntos Exteriores y Europeos, Juncker, Schulz, Tusk y Rutte no hicieron mención a las lecciones a extraer del voto británico ni a la necesidad de cambios en los aún Veintiocho.

“Nos mantendremos fuertes y preservaremos los valores fundamentales de la UE de promoción de la paz y del bienestar de sus gentes” dijeron, y subrayaron que “la UE de 27 Estados miembros continuará. La Unión es el marco de nuestro futuro político común”.

De cara a los días próximos uno de los asuntos que puede suscitar más discusiones entre el Reino Unido y el resto de Estados miembros es el momento en que se notificará formalmente la salida de ese país. Por ello, los líderes de las principales instituciones comunitarias insistieron en que están “listos para iniciar rápidamente las negociaciones de su retirada de la UE”.

Farage desmiente promesa de salud

Nigel Farage, líder del Partido Independentista británico (UKIP-nacionalista) afirmó que “fue un error” prometer que el Sistema Nacional de Salud (NHS) recibiría 350 millones de Libras a la semana si el país votaba por dejar la Unión Europea.



La promesa de entregar esa suma, la misma que Gran Bretaña aportaba a la Unión Europea, figuró como punto central en la propaganda hecha por los líderes de la campaña por el Brexit, como se denominó al voto por la salida.

“Jamás hubiera hecho ese reclamo”, dijo Farage, que calificó la promesa como “error” apenas una hora después de que terminara la histórica votación.

La frase aparece, sin embargo, en los lados del autobús a bordo del que hicieron campaña los líderes del Brexit, incluso el posible próximo primer ministro Boris Johnson y Michael Gove.

La cifra, además, ha sido calificada como desorientadora o incluso exagerada, toda vez que se refiere a los 19 mil millones de libras esterlinas que constituían la contribución anual del Reino Unido a la UE, pero sin considerar rebajas o los aportes de la Unión a programas en Gran Bretaña.

Farage recordó que él y su grupo no eran parte de la campaña oficial contra la membresía en la Unión, y tomó distancia de la promesa. “No fue uno de mis anuncios. Pienso que cometieron un error”. Con todo, indicó que el dinero retenido, que describió como un “colchón” de 34 millones de libras al día, “es libre y vamos a poder gastarlo en el Sistema Nacional de Salud, en escuelas o lo que sea”.

Temen un contagio a otros países

La Unión Europea debe reinventarse para sobrevivir luego de que Gran Bretaña votase para abandonar el bloque. Pero podría ser demasiado tarde.



El Brexit fue el peor golpe a la Unión Europea desde que nació la idea de una Europa más integrada entre las ruinas de la Segunda Guerra Mundial. Un golpe que lleva la amenaza de ser contagioso.

“¡Hurra por los británicos! Ahora es nuestro turno. ¡Es momento de un referendo holandés!”, dijo Geert Wilders, presidente del partido PVV. El júbilo fue similar en el Frente Nacional de Francia que encabeza Marine Le Pen.

Desde París hasta Berlín y Bruselas, los líderes de la Unión Europea están de acuerdo en que necesitan cambiar en respuesta al referendo británico.

Tras la partida británica, los otros 27 miembros tendrán que ingeniárselas sin la quinta mayor economía del mundo, la mayor potencia militar de Europa Occidental, el gigante diplomático y un puente confiable con Estados Unidos y el resto del mundo de habla inglesa.

En el lado positivo para el bloque, está acostumbrado a manejar numerosas crisis a la vez. Durante gran parte de la última década ha tenido que combatir la crisis económica global que ya debilitó su respaldo en gran parte de su región sur.

Luego, Grecia amenazó con salir a tumbos del grupo de naciones que comparten una sola moneda, Rusia se anexó Crimea, y también se tuvo que lidiar con el millón de refugiados en las fronteras.

Después de todo eso, la Unión Europea sigue de pie. Ahora, algunos gobiernos podrían exhortar a una mayor integración europea tras la salida de Gran Bretaña, una espina en el costado de aquellos que buscan un continente más unificado. Pero por otro lado, los miembros más recientes como Hungría y Polonia, desconfían cada vez más de todo lo relacionado con la Unión Europea.

“Protestaron en contra de Bruselas”

El presidente ruso Vladimir Putin calificó ayer la decisión de los británicos de salir de la Unión Europea (UE) como una protesta contra el poder de la burocracia de Bruselas.

“La concentración de poder es muy alta en las estructuras más altas de la UE”, dijo Putin desde Uzbekistán. A mucha gente no le gusta esa forma de “difuminar las fronteras nacionales”, agregó.

“A la mayoría de británicos parece que no les gusta eso”, citó la agencia Interfax a Putin desde la capital uzbeca, Taskent. El líder ruso también se refirió al descontento de muchos británicos con la inmigración, así como en temas de seguridad.

Putin rechazó, además, críticas del premier británico, David Cameron, de que Moscú tendría supuestamente intereses en que el Reino Unido dejase la UE.

“Rusia no se ha inmiscuido nunca en la cuestión del Brexit, nunca ha hablado de eso, no ha tenido influencia en eso ni tampoco lo ha intentado”, manifestó Putin.

“Las críticas son más bien un intento de Cameron de influir en la decisión de los británicos”, agregó el mandatario ruso.

Putin no descartó cambios en la política económica de Moscú para disminuir los efectos del Brexit. “Pero estoy convencido de que todo se corregirá en un futuro próximo. No esperamos catástrofes globales”, precisó.

El Brexit también tiene ventajas

Un legendario, si apócrifo, titular en The Times de Londres afirmaba “Niebla en el Canal: el Continente, Aislado”.

Ése es un poco y un mucho el espíritu que animó el debate alrededor de la ahora adoptada decisión británica de abandonar la Unión Europea en una medida, que literalmente sacudió al mundo.

Para los ingleses, fieramente convencidos de su excepcionalismo, resultaba atractiva la idea de “recuperar su independencia”, como lo presentó Nigel Farage, líder del UKIP (Partido Independentista del Reino Unido), uno de los promotores de la salida de la Unión.

Mientras las ventajas o desventajas económicas del Brexit estarán ahora a prueba, los argumentos por la ruptura del vínculo fueron sobre todo emocionales, incluso las ahora cuestiones paralelas de seguridad y migración.

La idea de”reclamar fronteras” y recuperar el Estado-nación fue una parte importante de los argumentos por el Brexit. En ese marco, la “liberación” de la burocracia política de Bruselas, sede de la UE, y sobre todo de sus regulaciones, tuvo un enorme eco entre los británicos. Según ese alegato, el 80 por ciento de los negocios británicos no exporta bienes o servicios pero tiene que seguir los reglamentos de la UE.

De acuerdo con el grupo Economistas por el Brexit, el impacto económico de la salida será negligible y de hecho no sólo sería benéfico para los pequeños negocios sino que  “tendrá impactos beneficiosos en los precios al consumidor”, lo que a su vez tiene secuelas positivas en salarios y competitividad.

Según el argumento, al salir de la UE el Reino Unido puede reducir el costo de la mano de obra, para favorecer la llegada de plantas manufactureras.

De acuerdo con Patrick Minford, profesor de Economía Aplicada en la Universidad de Cardiff y uno de los líderes del grupo, el Reino Unido podría remover todas sus barreras comerciales, en caso necesario.

El mismo grupo no cree que la salida de la UE afecte el comercio internacional británico, ni el flujo de capitales externos.

Independencia, sobre la mesa

La jefa del gobierno regional escocés, Nicola Sturgeon, anunció ayer que quiere un segundo referéndum de independencia, donde, al contrario que en el conjunto del país, ganó la opción de seguir en la Unión Europea (UE).

“La opción de un segundo referéndum está sobre la mesa”, dijo Sturgeon, anunciando que pronto empezarán los preparativos legales para el plebiscito.

Para la líder del Partido Nacional Escocés (SNP), se ha producido “un significativo cambio material de circunstancias respecto a cuando Escocia votó contra la independencia” en 2014.

“Tal y como están las cosas, Escocia afronta la perspectiva de ser sacada de la UE contra su voluntad. Me parece que es democráticamente inaceptable”, afirmó.

A su vez, Declan Kearney, presidente del partido republicano norirlandés Sinn Féin, remarcó que “el Brexit impulsará la demanda sostenida durante largo tiempo, de una consulta sobre las fronteras”.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo