• Miércoles 26 Septiembre 2018
  • 7:50:35
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 68°F
  1. Miércoles 26 Septiembre 2018
  2. 7:50:35
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 68°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Tomar Mosul calle a calle

El Mundo | Lunes 31 Octubre 2016 | 22:02 hrs

|

Irak.- Una columna de Humvees (todoterrenos), tanques Abrams y excavadoras avanzó hacia los límites orientales del núcleo urbano de Mosul, aproximando el escenario de una larga y compleja guerra urbana en el principal feudo del autodenominado Estado Islámico en suelo iraquí. "O rendición o muerte", advirtió el premier.



Durante la jornada las fuerzas especiales iraquíes y el tercer regimiento de la brigada 16 del ejército, con apoyo aéreo de la coalición internacional que lidera Estados Unidos, se hicieron con el control de Bazuaia, el último pueblo al Este antes de internarse en el callejero de Mosul.

Tras asegurar su perímetro, a tan sólo tres kilómetros de la segunda urbe de Irak, los uniformados asaltaron el despoblado distrito industrial de Kokjali, arrebatando a los yihadistas decenas de naves industriales. "Nuestras tropas continúan abriéndose paso por el interior de Kokjali", precisó el comandante iraquí Talib Sheghati en declaraciones a la prensa local.

A última hora de ayer, las escaramuzas se habían extendido hasta el barrio de Al Shallalat, en el norte de Mosul. La Fuerza Dorada Iraquí -un comando de operaciones especiales- se hallaba desplegada en el extrarradio de la ciudad, a ocho kilómetros de su centro.

Según el general Haidar Fadhil, en su ruta los batallones neutralizaron hasta tres coches bomba que trataban de golpear sus posiciones. La operación, lanzada al amanecer, tiene como propósito limpiar de yihadistas el margen izquierdo de Mosul, una ciudad atravesada de Norte a Sur por el Tigris.

A pesar del triunfalismo de altos cargos del ejército iraquí, el objetivo está aún lejos de cumplirse. "Las fuerzas de seguridad se hallan todavía fuera de las fronteras administrativas de Mosul", advirtió ayer un activista que desde la llegada del IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés) ha documentado el sino de la villa desde su interior. "La orilla oriental está sometida a un toque de queda. Nadie puede salir de casa. El mayor despliegue de militantes del IS se está registrando en el barrio de Al Karama y en torno a la televisión y el cementerio. El margen occidental, en cambio, está en calma con una limitada actividad pública. La mayoría de las tiendas permanecen cerradas".

Según el internauta, las barriadas más próximas al frente están "densamente pobladas" por kurdos y suníes de la minoría shabak y en sus calles residen los habitantes más pobres de una urbe en la que permanecen atrapadas 1,5 millones de almas. "La mayoría de la población se concentra en Al Karama y sus alrededores. Han decidido permanecer en sus casas y están observando cómo los combatientes del IS toman posiciones en las calles. Les preocupa que puedan usar sus viviendas", agregó el activista.

Dos semanas después del inicio de la ofensiva, el primer ministro iraquí visitó ayer la base de Al Qayara, el cuartel de las tropas iraquíes y la coalición internacional a 60 kilómetros al sur de Mosul, y el pueblo de Al Shura, recuperado el sábado y situado a 30 kilómetros al sur del último bastión del califato en Irak.

Desde el enclave, el premier -enfundado en uniforme militar- instó a los muyahidines (guerreros santos, en árabe) a entregarse. "Cercaremos al Daesh [acrónimo en árabe del Estado Islámico] desde todos los ángulos y, si Dios quiere, cortaremos la cabeza de la serpiente. No tendrán escapatoria. O rendición o muerte", clamó en una alocución en la televisión estatal.

En previsión del ataque y la inevitable derrota que se avecina, los caudillos del IS han comenzado a dinamitar las principales sedes administrativas de Mosul.

Los agentes de la hisba [policía religiosa] han prendido fuego a los documentos que se amontonan en las comisarías y los tribunales de la sharia (legislación islámica) tratando de borrar la huella de su paso por la ciudad. "El Daesh ha bombardeado varios edificios del consejo provincial de Nínive. La situación es muy mala. Los habitantes tienen miedo de salir a la calle", relató a EL MUNDO Said Mamuzini, dirigente del Partido Democrático del Kurdistán en Mosul.

En cualquier caso, pese al notable avance que ha colocado a las tropas iraquíes a las puertas de Mosul, el asalto a una ciudad -cuyo entramado urbano es hasta cinco veces las dimensiones de Faluya- se antoja aún incierto. El resto de frentes se hallan muy lejos de los accesos a la urbe, lo que podría retrasar la batalla definitiva y obligar a pausar el flanco este. Al Sur los uniformados litigan a unos 30 kilómetros de la ciudad mientras el oeste comenzó a moverse el pasado sábado con el empuje de las milicias chiíes Hashid Shaabi (Movilización Popular, en árabe), respaldadas por Teherán.

Ayer el grupo se jactó de haber liberado en tres días unos 490 kilómetros cuadrados y hasta 39 pueblos, entre ellos Al Jirn, a 40 kilómetros de Tal Afar. En manos yihadistas quedan plazas importantes para la organización de Abu Bakr al Bagdadi como Tal Afar, a 55 kilómetros al oeste de Mosul, o Hawija, a unos 48 kilómetros de la estratégica Kirkuk.

El último jugador en liza, los peshmerga (tropas kurdas), ha detenido su avance cumpliendo su función de asegurar el perímetro exterior en los frentes Norte y Este. "Los peshmerga están parados conforme a los planes. Nosotros estamos completando el resto de la estrategia", admitió Adelghani Asadi, comandante de las fuerzas antiterroristas iraquíes. Ni siquiera ayer, con el viento a favor de los progresos en las trincheras, ninguna voz osó pronosticar la duración de una batalla que podría prolongarse durante meses.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo