• Miércoles 19 Septiembre 2018
  • 18:28:15
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 25°C - 78°F
  1. Miércoles 19 Septiembre 2018
  2. 18:28:15
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 25°C - 78°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Además de Trump y Clinton: ¿quiénes son los otros candidatos?

El Mundo | Lunes 07 Noviembre 2016 | 20:45 hrs

|

Estados Unidos.- Hillary Clinton no es la única mujer candidata a presidir los Estados Unidos y Donald Trump no es, digamos, el único aspirante controvertido a ocupar la Casa Blanca. Alejados de los grandes focos del gran duelo entre el Partido Demócrata y el Partido Republicano, sobreviven casi una decenas de aspirantes a gobernar el país, entre ellos el líder del Partido Libertario y la candidata del Partido Verde, las dos principales alternativas minoritarias al duopolio que han dejado los sondeos.



Un 14% de las personas registradas para votar todavía no habían decidido dos semanas antes de las elecciones a quién iban a dar su apoyo. El dato representa el triple del porcentaje de indecisos en las elecciones de hace cuatro años. El sondeo divulgado por The Washington Post y la cadena ABC News la semana pasada, que daba un punto de ventaja a Trump sobre Clinton, fijaba un 3% de apoyo al libertario Gary Johnson y un 2% a la candidata verdeJill Stein.

Johnson y Stein han alcanzado durante esta campaña los porcentajes más altos de intención de voto para terceros partidos (es decir, ajenos al Demócrata y al Republicano) desde el año 1996.

La mujer más votada

La doctora Jill Stein ostenta (al menos hasta este martes) el récord de ser la mujer que más votos ha conseguido en unas elecciones a la presidencia de los Estados Unidos. En 2012, segunda victoria de Barack Obama, la líder del Partido Verde atrapó 469.000 votos (un 0,36% del total).

Stein tiene 66 años, es médico y activista. Nació en Chicago, se graduó cum laude en la Universidad de Harvard en 1973, está casada con el médico Richard Rohrer y es madre de dos hijos.

Como activista en defensa del medio ambiente, ha organizado cumbres sobre el clima, lideró la lucha contra los Filthy Five (asquerosos cinco), cinco plantas de carbón en Massachusetts, logró cerrar una incineradora de residuos médicos e impulsó una campaña sobre el consumo de mercurio de determinados pescados. En 2002 fue reclutada por el Partido del Verde-Arco Iris para competir como gobernadora de Massachusetts contra Mitt Romney, candidato republicano en las elecciones de 2012.

En su programa promete una "agenda verde" para lograr el uso de un 100% de energía renovable antes del año 2030, la sanidad y la educación como un derecho, establecer el salario mínimo en 15 dólares la hora y convertir el cambio climático en un pilar de su presidencia, prohibiendo prácticas como el fracking.

El lema de la campaña de Jill Stein: "No puede haber revolución sin un partido político revolucionario".



Su objetivo el martes es llegar a un 5% de los votos que parece lejano. "Votar a favor del mal menor en un sistema corrupto y fallido de dos partidos que sólo promete más de lo mismo es la definición misma de un voto perdido. Por el contrario, cada voto para el Partido Verde es una verdadera inversión en el futuro", ha asegurado la candidata. "La mayoría de los estadounidenses están disgustados con la farsa política que estamos soportando, buscan desesperadamente una alternativa al sistema bipartidista depredador y un camino positivo fuera de la trampa de los dos partidos. Invertir su voto en una victoria del 5% para el Partido Verde puede hacer que suceda".

Tras la derrota de Bernie Sanders en las primarias con Hillary Clinton, la doctora Stein recogió una parte del voto del sector más progresista de la sociedad americana y ha reclutado el apoyo de celebrities como el actor Viggo Mortensen o la actriz Susan Sarandon, especialmente gráfica en su argumentación para no apoyar al Partido Demócrata como hará la mayor parte de estrellas de Hollywood. "Yo no voto con mi vagina y el miedo a Donald Trump no es suficiente para que apoye a Clinton con su historial de corrupción", explicó.



El rival de Jill Stein por la tercera plaza en las elecciones de este martes se llama Gary Johnson, un empresario de 63 años ex gobernador del estado de Nuevo México. Nació en Dakota del Norte, se graduó en Ciencias Políticas, está separado y es padre de dos hijos. También fue candidato en 2012 por el Partido Libertario y consiguió 1,27 millones de votos, el 0,99% del total. Nunca su formación ha superado el 1% en unas elecciones.



Si el objetivo de Stein era recoger el voto progresista desencantado con Hillary, el de Johnson es quedarse el voto de los republicanos que repudian a Trump. "Votar por el menor de dos males sigue siendo malo. Entonces, ¿por qué no votar por alguien en quien crees? Gary Johnson ofrece un candidato para votar a favor, no en contra", dice su página web.

Johnson es un republicano alejado del conservadurismo del partido de Trump en el terreno social. Conservador en el terreno fiscal y liberal en las áreas sociales, se define él. Durante la campaña ha defendido la despenalización del aborto y la legalización de la marihuana y ha hecho bandera de la la reforma fiscal del estado para simplificar el sistema de tributación, la protección de las libertades civiles, la no intervención militar y la reducción de la deuda nacional a 20 millones de dólares para el año 2017.

Su carrera electoral, sin embargo, ha sido un desastre coronado con su famoso "momento Alepo".

"¿Qué haría usted respecto a Alepo si fuera elegido presidente?", le preguntó a Johnson un periodista sobre el conflicto en la ciudad del norte de Siria. "¿Qué es Alepo?", contestó el candidato. El desliz convirtió en tendencia el hashtag #whatisAleppo.

Semanas después, en otra entrevista, le preguntaron cuál era el líder extranjero al que más admiraba y Johnson volvió a colapsar. "Nadie", respondió. Luego dudó: "Supongo que estoy teniendo otro 'momento Alepo'", admitió antes de decir que admiraba al "ex presidente de México", sin especificar a cuál se refería. "¿Cuál?", le preguntó de nuevo el periodista. "Me he bloqueado", añadió el candidato.



Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo