• Lunes 24 Septiembre 2018
  • 6:19:47
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 17°C - 63°F
  1. Lunes 24 Septiembre 2018
  2. 6:19:47
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 17°C - 63°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Maradona le tenía devoción a Fidel

Excélsior | Domingo 27 Noviembre 2016 | 10:04 hrs

Especial |

Especial |

Especial |

Especial |

Especial |

CIUDAD DE MÉXICO.- Diego Armando Maradona le tenía devoción a Fidel Castro. De todas las celebridades “me quedo con uno. El que más me impresionó, y no creo que aparezca nadie que lo supere, fue Fidel Castro, sin lugar a dudas”, señala el astro argentino del futbol en Yo soy el Diego, su autobiografía del año 2000 que incluso le dedica: “A Fidel Castro y, por él, a todo el pueblo cubano”. Hasta la publicación de ese libro, Maradona refiere que estuvo tres veces en Cuba. La primera de ellas una noche de julio de 1987 con su esposa Claudia, su hija Dalma, Tota, su madre, y Fernando Signorini, el preparador físico de la selección de Argentina.



Desde Buenos Aires, Signorini recuerda los pormenores de aquel encuentro. “Fue por Carlos Bonelli, del diario El Clarín, que a su vez había sido contactado por gente de Prensa Latina, y por eso Diego, antes de emprender el regreso a Europa, pasó por Cuba, donde estuvimos diez días y el último fuimos llamados a La Habana, porque estábamos en Varadero. Nos recibió Fidel en su despacho frente a la Plaza de la Revolución. Estuvimos allí desde las 9:30 de la noche hasta las 3:30 de la mañana”, cuenta a Excélsior el tres veces mundialista como parte de los auxiliares técnicos de la albiceleste.

Signorini recuerda que aquella noche fundamentalmente habló Fidel, “nosotros escuchábamos, porque era un tipo muy locuaz, con una vasta cultura, una cultura realmente sorprendente. Hablaba sobre diversos temas y era un placer. Hubiera sido casi una irreverencia interrumpirlo, porque se sentía muy cómodo hablando y de verdad nos estaba seduciendo, como seducía a los auditorios, como estaba acostumbrado”.

Anota Maradona que cuando le platicó a Castro que chutaba los penales sin mirar la pelota, el comandante le planteó: “Compañero, lo que hace la mente humana no tiene límites, siempre me pregunto hasta dónde llegará junto al cuerpo. Ese es uno de los grandes desafíos del deporte. Es increíble. Y dime, ¿es verdad que tú erras pocos penales?”

Fidel quería hacer sentir bien a Diego, refiere Signorini, que recuerda el rato que conversaron sobre la figura del Che Guevara y sus perspectivas de alteridad . “Claro, el Che era tema obligado. Fidel hablaba con mucha emoción sobre el Che, su amigo entrañable, decía, tan comprometido con la causa latinoamericana más que cubana, porque no se trata de tener ojos para uno sino también ver qué le pasa a los otros y preocuparse y ocuparse por ellos. Fue una lección de vida, más que inclusive de política”.

Hubo un tiempo en que Maradona tocó fondo por su abuso de las drogas y fue a rehabilitarse a Cuba: “Yo digo que esto de estar vivo se lo tengo que agradecer al Barba (Dios) y... al Barba (Fidel)”.

Signorini señala que eso “tiene que ver con el impacto que Fidel causaba a Diego. Y eso es de gran ayuda para una persona que tiene ese tipo de problemas tan graves como en su momento tenía Diego cuando fue víctima de la adicción, y es obvio que una personalidad así o alguien al que vos admirás te ayuda más que inclusive un especialista que sepa la parte técnica pero que no te llega en lo humano”.

SINGULARIDADES DEL REVOLUCIONARIO

  • Fidel Castro lideró Cuba durante 49 años, lo que lo convierte en el tercer jefe de Estado con mayor permanencia en el poder, detrás de la reina británica y el rey de Tailandia.
  • Encorvado y caminando con dificultad, fue visto en público dos veces, en 2012 y 2013. Luego se lo vio el 8 de enero del 2014 en la apertura de un centro cultural.
  • Castro entró al Libro Guinness de los Récords por pronunciar el discurso más extenso en la historia de la ONU: cuatro horas y 29 minutos el 29 de septiembre de 1960. 
  • Dijo haber sobrevivido a 634 intentos de asesinato, planeados principalmente por la CIA. Algunos de ellos con píldoras venenosas, cigarros tóxicos, moluscos explosivos, trajes de buceo con toxinas letales y un polvo en las botas para hacerle perder la barba.
  • Sobrevivió a nueve presidentes de Estados Unidos, desde Eisenhower hasta Bill Clinton, renunciando cuando George W. Bush aún estaba en su cargo.
  • Castro, que en el pasado llevaba siempre un habano entre los labios, dejó de fumar en 1985.
  • En el 2012, Time Magazine eligió a Fidel como una de las 100 personalidades más influyentes de todos los tiempos.
  • Fidel Castro Díaz-Balart, conocido como Fidelito y muy parecido a su padre, es un científico que nació en 1949 fruto de un breve matrimonio con Mirta Díaz-Balart.
  • Al dar su primer discurso de la revolución triunfante en La Habana, el 8 de enero de 1959, una paloma blanca de las varias que se habían liberado para la ocasión, se posó en su hombro derecho, marcando uno de los momentos más emocionantes.

Un fanático del beisbol y el box

Fidel Castro nunca escondió el gran amor que tuvo por el beisbol. Su relación con ese deporte fue tal que lo hizo el pasatiempo preferido de Cuba.

Dicen los conocedores de vieja data que en su época escolar fue un gran pitcher.

Convirtió a la isla en toda una potencia mundial en esta disciplina, ganando tres medallas de oro de los Juegos Olímpicos, 12 en Juegos Panamericanos, 10 Copas Intercontinentales, 25 Copas Mundiales y una medalla de plata en el Clásico Mundial.

Desde 1959 que tomó el poder de Cuba, el beisbol creció de gran manera, así como el box.

En Barcelona 1992, cuando la selección cubana se colgó la medalla de oro al derrotar a Estados Unidos, luego de que un año antes, en 1991, albergaron los Juegos Panamericanos y se vio al mandatario apoyando a cada atleta cubano.

Pero a pesar de los grandes resultados de la selección cubana en cada evento que participaba y del reconocido talento que derrochaban sus peloteros, Fidel nunca permitió que estos dejaran, al menos legalmente, su país.

A principios de 2016 cuando se renovaron las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, se vivió un partido entre las Mantarrayas de Tampa Bay y la Selección Cubana, en un juego emotivo y donde el deporte unió a estas dos naciones.

GUSTO POR

LOS GUANTES


Destacaron grandes púgiles como Teófilo Stevenson, quien ganó tres preseas áureas consecutivas, al igual que en el atletismo; su máximo exponente fue Alberto Juantorena, quien ganó las carreras de 400 y 800 metros.

También en 1996 recibió en Cuba a la leyenda  del boxeo Muhammad Ali, fallecido en junio del presente año, en una visita que marcaba historia por la relación entre los caribeños y los estadunidenses.

Ali visitó Cuba después de que la Cruz Roja Internacional organizó un viaje humanitario a la isla y el elegido fue el púgil norteamericano para liderar la delegación. La visita fue agradable y de muchas risas y Fidel le pidió a The Greatest que le pegara. “Golpéame aquí, dale”, le dijo el mandatario al boxeador.

Sin embargo, en el futbol no se quedó atrás, tuvo una relación estrecha con el campeón del mundo, Diego Armando Maradona.

“El día es horrible. Me comunicaron que murió el más grande. Fidel Castro nos dejó”, dijo ayer Maradona.

Castro tuvo en el deporte el escenario ideal para demostrar sus triunfos contra el capitalismo en aquella “Guerra Fría” que para él nunca terminó, para vivir la fábula del David (Cuba) venciendo a Goliat (EU) y para anotarse una de las pocas categorías donde su gobierno logró prevalecer.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo