• Domingo 23 Septiembre 2018
  • 19:51:08
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 26°C - 80°F
  1. Domingo 23 Septiembre 2018
  2. 19:51:08
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 26°C - 80°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Trump corteja ahora a sus viejos rivales de las primarias

Associated Press | Jueves 09 Marzo 2017 | 09:15 hrs

Associated Press |

Washington.- Después de pasarse meses reviviendo las brutales primarias del Partido Republicano y vanagloriándose de su victoria, el presidente Donald Trump lanzó calladamente una ofensiva para tratar de conseguir el apoyo de sus viejos rivales.



Su más reciente objetivo es el senador Ted Cruz, quien ha dicho que tiene serias dudas sobre el plan de salud que promueve Trump. El mandatario y su esposa ofrecieron una cena a Cruz, su esposa Heidi y sus dos hijas el miércoles, un día después de que Trump almorzó con el senador Lindsay Graham, otro rival.

Trump también se ha visto con el senador Marco Rubio, llevándolo a la Florida en el avión presidencial la semana pasada y recibiéndolo junto a su esposa en una cena en la Casa Blanca. Además se encontró con el gobernador de Ohio John Kasich y en el Día de los Enamorados comió con el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie y su esposa. Tuvo asimismo un almuerzo de trabajo con el gobernador de Wisconsin Scott Walker. Todos fueron contrincante suyos en las primarias.

Estos encuentros se suceden mientras Trump sigue lanzando acusaciones no sustentadas hacia su predecesor Barack Obama, distanciando a alguien que podría ayudarlo con sus consejos a sacar adelante su programa legislativo, para lo cual necesitará cuanto aliado pueda encontrar.

Por eso Trump comenzó a cortejar a gente como Cruz y el senador Rand Paul, con quienes se dijeron cosas muy fuertes, y habló con ellos varias veces desde que asumió la presidencia. Con Paul lo hizo esta semana, según el vocero del legislador Sergio Gor.

Para conseguir el apoyo de estos dirigentes, Trump debe limar las asperezas surgidas en las primarias.

Durante la campaña electoral Trump no solo la emprendió contra Cruz, a quien apodó "Ted el mentiroso", cuestionando su fe e insinuando que su padre puede haber estado involucrado en el asesinato de John F. Kennedy. También le disparó a su esposa, tuiteando fotos poco favorables de ella y amenazando con "contarlo todo" sobre ella.

Cruz respondió diciendo que Trump era un "cobarde llorón" y describiéndolo como un "mentiroso patológico", "totalmente amoral". El senador de Texas no le brindó su apoyo a Trump en la convención republicana.

El secretario de prensa Sean Spices ignoró el miércoles una pregunta acerca de si Trump iba a ofrecerle disculpas a Heidi Cruz, diciendo solamente que "creo que esperan tener una linda cena".

"Este es un presidente que va a hablar con todo aquel que lo pueda ayudar con ideas, propuestas y opiniones acerca de cómo sacar adelante el país", afirmó.

La portavoz Sarah Huckabee Sanders destacó que Trump se ha estado reuniendo con una persona tras otra en un esfuerzo por lograr la aprobación del proyecto sobre la cobertura médica. "Creo que ha estado en contacto con la mayoría de los legisladores", indicó.

Cruz, quien se reunió con Trump una semana después de las elecciones, parece dispuesto a olvidar el pasado. Declaró a la prensa que el presidente lo había invitado a cenar a él y a su familia hacía varias semanas y que todos "esperaban ansiosos" la cena.

"Es básicamente una función social, pero estoy seguro de que se hablará de la anulación del Obamacare (plan de salud de Obama), y tengo muchas preocupaciones en torno al proyecto elaborado por la Cámara de Representantes" que impulsa Trump, dijo Cruz.

En el pasado Trump se ha maravillado ante la capacidad que tienen los políticos de olvidar afrentas.

"Es un fenómeno extraño", declaró hace poco a Fox News, aludiendo a su relación con Obama, que apoyó firmemente a la candidata demócrata Hillary Clinton en las elecciones.

"Lo que me sorprende es que dije cosas muy fuertes sobre él y él dijo cosas muy fuerte sobre mí, y sin embargo, aquí estamos, recorriendo la Avenida Pennsylvania, hablando, y sin mencionar nada de eso", comentó Trump. "Supongo que ese es el mundo de la política".

La más reciente afirmación que hizo Trump sobre Obama sin ofrecer prueba alguna fue que su predecesor ordenó que interfiriesen sus comunicaciones y eso parece haber enfriado un poco al relación entre ambos.

Hasta Graham, uno de los críticos más feroces de Trump durante las primarias, parece dispuesto a dejar atrás el pasado.

Después de almorzar con él, Graham elogió a Trump, diciendo que "está firmemente comprometido a renovar las fuerzas armadas, algo que es música para mis oídos. El presidente Trump está con ánimo de lograr acuerdos y espero que el Congreso también lo esté".

Graham parece haber perdonado a Trump por haber dado su número de teléfono durante un acto de campaña.

"¿Qué tan buena fue la reunión? Le di mi nuevo número de teléfono", dijo Graham en un tuit.

Jason Millar, quien trabajó con Trump en la campaña presidencial, dijo que Cruz y los otros rivales del mandatario quieren encontrar formas de colaborar con él.

"Creo que hay un clima de optimismo y confianza en que podemos sacar adelante un programa de gobierno conservador", manifestó.

De todos modos, hay un ex aspirante a la presidencia republicano que todavía no ha hecho las paces con Trump: Jeb Bush.

Si bien el ex gobernador de la Florida estuvo en contacto con algunos miembros del equipo de Trump, no ha hecho ninguna presentación pública con él y su portavoz Kristy Campbell dijo que no planea cenar con él.

 

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo