• Lunes 24 Septiembre 2018
  • 3:18:45
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 18°C - 66°F
  1. Lunes 24 Septiembre 2018
  2. 3:18:45
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 18°C - 66°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

La historia detrás del terrorífico monstruo de Frankestein

Agencias | Miércoles 01 Noviembre 2017 | 18:04 hrs

Agencias |

Al recordar a los escalofriantes villanos del cine de terror podemos tener en mente a “Eso”, el payaso asesino, tal vez a Fredy Kruger, Chucky o cualquier otro ser de ese tipo.



Pero no muchos nos acordamos del enigmatico monstruo de Frankenstein. Este personaje de ficción apareció por primera vez en la novela de Mary Shelley, Frankenstein o el moderno Prometeo.

Y es un ser que nació de un experimento a partir de partes diversas de cadáveres diseccionados, gracias a su creador, Víctor Frankenstein.

Cubierta de Frankenstein de Mary Shelley, en la edición de 1831. Foto: Wikimedia Commons

Sin embargo aunque muchos lo nombran así, ese no es su nombre sino el de su creador. Este popular personaje que aparece en muchos comics, novelas y series de televisión no tiene nombre, pero ¿por qué?

Mil apodos pero ningún nombre

En la novela esta criatura no tiene seudónimo, lo cual podría significar el mayor símbolo de su soledad, demencia y su carencia de sentido e identidad humana. El vivo más muerto en el mundo efímero.

Víctor Frankenstein para llamarlo utiliza diversos apodos: demonio, miserable e incluso desgraciado y aunque parezca increíble, el término “monstruo” lo usa en muy pocas ocasiones.

 

El monstruo anónimo pasó a ser parte de la tradición cuando la historia de Mary Shelley fue adaptada para los escenarios en obras serias y cómicas en Londres y París durante las décadas posteriores a la aparición de la novela.

En este vacío, es comprensible que el nombre del creador de Frankenstein pronto se utilizara igualmente para el nombre de su creación.

Ese error se cometió ya en las primeras décadas tras la publicación de la novela, pero no empezó a ser popular hasta los años 30, con la famosa serie cinematográfica de los estudios Universal protagonizada por Boris Karloff.

¿Cuánta maldad hay en ese “horrible” ser?

De acuerdo con la novela, el monstruo humanoide de Víctor Frankenstein media 2.43 metros (ocho pies de alto) y en el proceso de su creación se utilizaron fragmentos de cadáveres procedentes de las salas de disección, patíbulos y mataderos.

“¡Cómo expresar mis emociones ante aquella catástrofe, ni describir al desdichado al que con tan infinitos trabajos y cuidados me había esforzado en formar! Sus miembros eran proporcionados, y había seleccionado unos rasgos hermosos para él. ¡Hermosos! ¡Dios mío!”

Pero este “monstruo” casi nace siendo un genio. A los minutos de nacer es capaz de ponerse en pie, de caminar y de usar ropa. Es un ser bastante inteligente a diferencia de lo que se ha mostrado todos estos años en el cine.

Pero la apariencia que todos tienen de él, es incorrecta. De hecho estamos juzgando al más noble ser.

El monstruo de Frankenstein es una creatura sensible y emocional que anhela la compañía y el afecto y su más grande sueño es compartir su existencia con otro ser dotado de nombles sentimientos como él.

 

Es muy elocuente y articulado, llegando a hablar y a escribir con gran corrección en francés, y posiblemente también en alemán y en inglés.

Admira la belleza, y su mayor placer es ver “las flores, los pájaros y todas las alegres galas del verano”.

 

Tiene inclinaciones pacíficas, y aunque conoce el uso de la carne, prefiere alimentarse de raíces, bayas y nueces que encuentra por el campo, siendo vegetariano.

“El hombre es bueno por naturaleza, la sociedad es la que lo pervierte”

Le gusta leer, y varios de los libros que lee son El paraíso perdido de Milton, Las desventuras del joven Werther, de Goethe (que también excita grandemente su admiración y le introduce en el mundo de las relaciones humanas) y Las vidas paralelas, de Plutarco(que le permiten llegar a conocer los hechos históricos más notables de la Antigüedad).

 

Sin embargo, el continuo rechazo de que es objeto, lo hace convertirse en un ser solitario, amargado y vengativo.

Es continuamente atormentado por remordimientos, que lo diferencian de otros monstruos de la literatura gótica , como Drácula o el vampiro Lord Ruthven de Polidori, quienes jamás experimentan arrepentimiento.

En ciertos aspectos, guarda un gran parecido con el arquetipo literario, frecuente en aquella época, del "buen salvaje", popularizado durante la Ilustración por Rousseau y otros escritores, quienes afirmaban que el hombre es bueno por naturaleza, y que es la sociedad la que lo pervierte.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo