• Lunes 23 Abril 2018
  • 11:26:06
  • Tipo de Cambio $17.80 - $18.60
  • 24°C - 75°F
  1. Lunes 23 Abril 2018
  2. 11:26:06
  3. Tipo de Cambio $17.80 - $18.60
  4. 24°C - 75°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Niños duraban hasta tres días sin comer: vecinos

De la Redacción | Martes 01 Noviembre 2016 | 09:05 hrs

David Alvídrez/El Diario |

Chihuahua.- Tavo y Mayra, los niños asesinados en la colonia Atenas, sufrían de maltrato y omisión de cuidados, dieron a conocer  ayer integrantes una de las familias que habitan en domicilio aledaño a la casa donde ocurrió la tragedia.

“Duraban hasta tres días sin comer. Aquí les dábamos alimento. Eran parte de nuestra familia... hasta piñatas de cumpleaños les organizábamos; cuando paseábamos los llevábamos con nosotros”, dijeron.

Los pequeños pasaban la mayor parte del día con ellos, ahí comían, hacían tareas y jugaban con otros niños.

“A ellos les gustaba mucho estar con nosotros, de aquí se iban hasta en la noche”, cuenta Gabriela, la madre de familia.

A pesar de que nunca escucharon o vieron que Omar, el padrastro de los pequeños, los maltratara, no estaban de acuerdo con que él cuidara de ellos.

Los niños, dice la entrevistada, siempre fueron muy atentos, respetuosos y carismáticos, sin embargo,  de un tiempo a la fecha la niña cambió de actitud, se volvió muy seria y retraída, pues ya no quería salir a jugar y se encerraba en su casa.

“A mi no me gustaba que la nena se quedara sola con Omar, incluso una vez le dije a Angélica que eso no estaba bien”, dijo.

Cuenta que una vez, la madre de los niños salió de la ciudad porque su hermana había muerto, y dejó a los pequeños con Omar, sin embargo, éste les dijo que se fueran con su padre biológico porque iba a salir y los dejó afuera de la casa.

La familia vio a Tavo sentado en la banqueta, llorando junto a su hermanita, y los invitó a pasar a su hogar, ahí se quedaron esa noche. Cuando Angélica volvió, los niños se fueron con ella.

“Yo le dije a ella que a mi nada me costaba hablarle al DIF, que cómo podía ser posible que mejor yo me preocupara por sus hijos”, recuerda Gabriela invadida por la tristeza.

Todos los miembros de la familia conocían a los niños y los trataban como si pertenecieran a ellos, les tomaron tanto cariño que incluso le organizaron una fiesta de cumpleaños a Mayra. Compraron pastel, sodas y botanas e invitaron a algunos vecinos y por supuesto a Angélica y Omar.

En otra ocasión, el papá de la familia fue al súper a comprar mandado y les pidió que lo bajaran porque habían traído pan y carne para hacer hamburguesas, Tavo salió corriendo y ayudó a sacar todas las bolsas.

"Eran niños muy buenos, ese día Tavo ayudó más que mi propio hijo", recordó el hombre, con los ojos llorosos.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo