• Sábado 16 Diciembre 2017
  • 11:44:02
  • Tipo de Cambio $17.25 - $18.05
  • 9°C - 48°F
  1. Sábado 16 Diciembre 2017
  2. 11:44:02
  3. Tipo de Cambio $17.25 - $18.05
  4. 9°C - 48°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Fueron deportados y ahora no tienen nada

Salud Ochoa | Domingo 19 Marzo 2017 | 09:39 hrs

Francisco López/El Diario |

Chihuahua,Chih.- Oscar Caballero y Rocío Rivera vivían en Chihuahua hasta noviembre pasado, cuando decidieron dejarlo todo para ir en busca del trillado “sueño americano”. Dejaron “encargado” todo lo que tenían, incluido el puesto de comida que trabajaban y que les permitía sobrevivir.

Con apoyo de la familia de Oscar, reunieron los 7 mil dóalres que necesitaban para pagarle al “Coyote” y cruzar el río Bravo. Partieron hacia Nuevo león y allí contrataron los servicios del personaje en turno que finalmente los cruzó por Piedras Negras, Coahuila.

“Nos fuimos por Nuevo León y de allí nos llevaron a ciegas hacia la frontera, no supimos por dónde ni hacía qué sitio íbamos. Al final creo que cruzamos cerca de Piedras Negras.”

El cruce, dice Oscar, fue sencillo y no tuvieron ningún problema en atravesar el Bravo ya que, a mayor costo menor riesgo. Luego continuaron hasta Wichita, Kansas, donde su familia vive.

“No batallamos para pasar, nos cruzaron el río en una balsa y no tuvimos que caminar. Todo fue durante la noche y ya estando allá nos movimos en vehículo hasta llegar a Kansas”.

Con ellos, dice Rocío, viajaban 12 familias más, de las cuales, dos llevaban niños.

“Íbamos en una especie de camión de carga, en la parte de atrás. Allí estuvimos como dos días viajando hasta que llegamos a otro punto de Estados Unidos donde nos cambiaron a unas cmaionetas que nos trasladaron hasta nuestro destino”.

Sin embargo, el “sueño” ni siquiera tuvo tiempo de empezar ya que no habían cumplido un mes de estar en territorio americano, cuando una redada los sorprendió y los detuvieron a ambos.

“Nos esposaron de manos y pies. Nos llevaron de cárcel en cárcel recogiendo a todos los otros que también iban a deportar. Duramos como 20 horas adentro del camión que transportaba a todos los detneidos hasta que llegamos a la frontera. Cuando los policías de migración se enojaban con uno nos castigaban a todos. Se les notaba el odio racista hacia nosotros. Ya no volvemos por nada del mundo, nosotros teníamos aquí todo y lo perdimos solo por tener la ilusión de mejorar”, señala Oscar mientras Rocío agrega que “sólo queríamos trabajar un tiempo para juntar dinero, regresarnos y poder comprar una casita para nosotros y nuestras hijas”.

Luego de llegar a la frontera, la pareja fue deportada por Nuevo Laredo, sin papeles ni dinero para continuar el viaje y volver a su tierra.

“No teníamos nada y tampoco nos apoyaron para regresarnos a Chihuahua. Como pudimos nos fuimos a Monterrey y allí nos quedamos a trabajar pero nos faltaban documentos. Logramos juntar algo de dinero para venirnos. Hace 15 días que llegamos a Chihuahua”.

Llegar a su lugar de origen no terminó con sus problemas ya que ahora no tienen casa, muebles ni comida. Tampoco el puesto que utilizaban para trabajar.

“Nos prestaron una casa que era de un familiar que está en Estados Unidos pero otro familiar de aquí se molestó y tuvimos que salirnos. Ahora estamos en un pie de casa abandonado, que no tiene servicios y tendremos que empezar de cero. Nos han regalado unas cobijas y vamos a tener que sobrevivir de alguna forma”.

A lo anterior se suma, la pérdida de sus tres hijas menores de edad quienes –dicen- permanecen bajo el cuidado de su abuela materna y esta s eha negado a dejar que las vean.

“Ella fue la que más nos alentó a irnos y nos dijo que nos cuidaría a las niñas mientras nos acomodábamos allá, pero ahora que regresamos no quiere regresárnoslas. Ellas están pequeñas, tienen 4, 9 y 10 años de edad”.

Oscar narra que él se fue a Estados Unidos desde muy chico junto con su familia pero en el 2008 lo deportaron.

“Viví 15 años allá hasta que me deportaron pero luego de 8 años aquí decidí regresar ya con mi esposa. Antes de irnos teníamos un local de comida en Riberas de Sacramento, nos iba bien pero se nos hizo fácil irnos, como yo me crié en Estados Unidos pensamos que sería lo mismo y por eso estuvimos dispuestos a irnos”.

La pareja asegura que ambos lograron concluir sus estudios de preparatoria lo que les podría ayudar a cosneguir un empleo, sin embargo, Oscar cursó sus estudios en la Unión Americana y no sabe si sus appeles serán válidos y su esposa enfrenta problemas de salud debido a una luxación congénita de cadera que le dificulta caminar.

“Yo conseguí trabajo en la obra y voy a empezar el lunes. Mi esposa tiene cierta discapacidad y se le dificulta moverse, noa guanta mucho caminando. Estoy esperando mis papeles, son americanos, mi mamá me lso acaba de mandar y tardarán unas dos semanas, a ver qué puedo hacer con ellos. Mi esposa está en la disposición de trabajar en algo que ella pueda”.

Rocío asegura que la luxación de cadera ha ocasionado un desvío en la columna lo que le dificulta estar de pie mucho tiempo o caminar por lo que, le gustaría conseguir un trabajo cosiendo o bordando, cosas que sabe hacer bien.

“Estar de pie mucho tiempo me es difícil, si camino unas tres calles ya no aguanto, se me dobla la pierna y se me hinchan mucho los pies. Fuimos a pedir apoyo a los regidores y a un diputado pero no hemos tenido resultados. Conseguir una máquina de coser me sería de gran ayuda porque sé hacer uniformes, almohadas, edredones y también bordar”.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo