• Sábado 18 Noviembre 2017
  • 5:01:56
  • Tipo de Cambio $17.25 - $18.05
  • 5°C - 41°F
  1. Sábado 18 Noviembre 2017
  2. 5:01:56
  3. Tipo de Cambio $17.25 - $18.05
  4. 5°C - 41°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Entre sueños

Agencias | Lunes 17 Julio 2017 | 07:51 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- El futbol no es un producto, es cultura”, es el lema de los dirigentes del Borussia Dortmund. A esa idea romántica se han aferrado los 14 mil aficionados que conforman el club de fans oficial del equipo alemán en México, el más numeroso en cuanto a hinchas fuera de las fronteras teutonas. Ellos se han encargado de difundir la cultura alemana por medio del nombre del equipo que adoran, con dos academias de futbol, una en Valle de Bravo, Estado de México, y otra en Coyoacán, Distrito Federal.

“Primero fundamos el club de fans en 2012, y no queríamos que sólo fuera una reunión de aficionados. Queríamos que fuera un proyecto social que ayudara a los niños y diera a los fans del Dortmund algo más qué hacer, entonces fundamos un proyecto, que hacía inclusión social, a base de labores, de ética, con toda la idiosincrasia y mentalidad alemana. Le prometimos eso a la directiva del Borussia Dortmund y fue avalado, apoyado, y ya llevamos un año apoyando esto de manera oficial”, explica Humberto Morales Münstermann, hermano de Kevin, su hermano menor, y cofundador del club de fans del Borussia.

En Alemania, el Borussia Dortmund es considerado el equipo del pueblo, el club de los que menos tienen, del proletariado, esa idea, de ser la máquina de sueños para los que engrosan las estadísticas de la clase media y baja, se ha tratado de implementar en México. Sus dos academias funcionan como un centro de formación “de personas, no de futbolistas”, que busca, por medio del futbol, hacer que los niños tengan una mejor formación integral.

“Tenemos las sedes Valle de Bravo y Coyoacán. En la de Coyoacán sí cobramos, y con los recursos que se obtienen apoyamos a Valle de Bravo. En Valle de Bravo estamos hablando de una población de cerca de 67 mil habitantes, de los cuales sólo el dos por ciento tiene recursos, y hay etnias distintas: mexicanas,  mazahuas, huicholes y purépechas. Lo que nosotros brindamos es una oportunidad, la misma para la gente que puede pagar y la que no puede pagar. Queremos enseñar a la gente a luchar por una meta: ser futbolista o ser una gran persona. No vendemos sueños de que vamos a crear futbolistas, vendemos la idea de que queremos formar buenas personas y ésa es la idea de nuestro proyecto”, cuenta Humberto Morales.

“En Valle de Bravo son 44 comunidades, abarcamos ya siete de las comunidades. En este verano vamos a llegar a cuatro más, empezando desde la próxima semana. La idea es hacer clínicas de futbol; en las que también les damos víveres de lo que necesiten, ropa, tenis; y por otro lado tenemos un proyecto de sustentabilidad, en el que buscamos que las comunidades sean autosuficientes, que no sólo vayamos a regalarles productos, sino que ellos sean capaces de generar”, agrega Gustavo Gabriel Ponce, director deportivo de la academia Borussia en Valle de Bravo.

La raíz del proyecto inició con el amor de dos niños de padre mexicana y madre alemana por el Borussia Dortmund. La mamá, originaria de una comunidad que está a unos pocos kilómetros del Signal Iduna Park, llevaba a sus hijos de vacaciones a su país natal, y allá un vecino les enseñó la pasión por el club que ahora dirige el holandés Peter Bosz. En 2012, en una reunión entre cuatro amigos, fundaron el club oficial de fans en México y en 2016, ante la aceptación en nuestro país, dieron el salto a iniciar su proyecto, que buscaba conjugar el deporte con la inclusión social.

“Sigue siendo un club de fans, seguimos reuniéndonos para ver los partidos del Dortmund, pero también está la academia Borussia. Hacemos la unión de los dos y ahora que la academia estuvo en la final, vinieron los fans a apoyar. Me encantaría que vinieran todos, pero no se puede porque somos 14 mil fans en toda la República Mexicana”, asegura Humberto, conocido como Totto entre los integrantes de la academia.

“Tenemos una fundación, que es la fundación del Borussia Dortmund, que es a nivel Mundial, que se dedica a hacer proyectos sociales, tiene proyectos en Brasil, África, Australia, China, y México, entre otros países”, menciona Miguel Ángel Lara, director de comunicación de Relaciones Públicas de la academia Borussia.

Un niño mazahua vestido del Borussia Dortmund jugando futbol parece una oración irreal. Lo era. Hasta hace un año, que arrancó el proyecto del club teutón en México. En total, las academias del equipo alemán tienen un impacto en casi 500 niños, educa a sus integrantes con la llamada “mentalidad alemana”, que pide “no ser el mejor, sino simplemente tratar de ser el mejor”, y tiene por objetivo que todos sus entrenamientos, en un mediano plazo, sean en el lenguaje alemán.

“Tenemos dos maestros de alemán por entrenamiento. Las clases de dicho idioma se hacen durante los entrenamientos, es difícil aprender alemán, yo lo aprendí de niño y la gramática nunca la dominé bien. La manera más fácil de aprender un idioma es a través del juego y el futbol se adecua muchísimo para eso”, platica Totto Münstermann al reportero.

“Los niños de todas las etnias de Valle de Bravo están aprendiendo alemán, saben su lengua, el español y saben inglés por sus escuelas. No se les complica, porque ellos pueden hablar tres o cuatro idiomas desde su nacimiento, cosa que no puede presumir el mexicano promedio”, complementa.



Héctor Morales Münstermann (segundo de izquierda a derecha), Miguel Lara (tercero) y Gabriel Ponce (quinto), son los encargados de la academia Borussia Dortmund en México. 



En México hay 14 mil aficionados que conforman el club de fans oficial del Borussia Dortmund en México.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo