• Lunes 18 Diciembre 2017
  • 13:15:49
  • Tipo de Cambio $17.25 - $18.05
  • 17°C - 63°F
  1. Lunes 18 Diciembre 2017
  2. 13:15:49
  3. Tipo de Cambio $17.25 - $18.05
  4. 17°C - 63°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Encuentro entre culturas

Doña Isabel. | Miércoles 06 Diciembre 2017 | 21:32 hrs
 

 

Amigos continuando con la relación entre la sociología y la historia, la semana pasada vi la película Fitzcarraldo, que trata sobre el empeño de un hombre por construir un teatro de ópera en plena selva peruana y pretende reunir los fondos mediante la explotación del caucho, para lo cual tiene la imposible tarea de cruzar un barco a través de una colina, lo que lo lleva a encontrarse con la cultura nativa: los indios jíbaros. El filme muestra la diferencia entre la cultura latina y la irlandesa de Fitz; él está totalmente convencido de que puede lograr su objetivo y siempre se mantendrá firme, para ello contrata a tripulación local para su barco, pero debido a las dificultades del viaje y a la amenaza constante del ataque de los indios jíbaros, la tripulación comienza a rebelarse hasta que finalmente abandonan el barco. Se quedan con Fitz el capitán, el cocinero y un marino apodado Cholo.

Fitzcarraldo conoce un poco de la cultura de los jíbaros debido a lo que le cuentan dos misioneros; sabe que son aguerridos y violentos. Cuando se encuentra con ellos podemos apreciar que los jíbaros debieron haber tenido ya algún contacto con los blancos, ya que van vestidos con túnicas cuando antes se menciona que los indios bárbaros eran tribus que no se vestían. Quizá conociendo su naturaleza violenta, Fitzcarraldo responde a los símbolos nativos de la guerra, los tambores, con un símbolo de su cultura, la música de ópera. Y tal vez al no responder con violencia, los nativos calman sus ansias de guerrear.

Afortunadamente para Fitz, los indios lo ayudan y el muestra simpatía por ellos cuando llora las pérdidas humanas durante un accidente. También permite que las maniobras para mover el barco se detengan de vez en cuando para que la tribu realice ciertos rituales. Cuando logran cruzar el barco por la colina, Fitz se une indistintamente a la tribu para celebrar el gran acontecimiento, bebe con ellos como si fuera uno más de la tribu. Para su mala suerte despierta cuando el barco está en los peligrosos rápidos del río y es ahí donde el cocinero le dice que fueron los indios quienes sortearon las amarras del barco para combatir a los espíritus malignos de los rápidos del Pongo.

Derrotado Fitz regresa con don Aquilino quien le compra el barco y en un giro inesperado de hechos, Fitz envía al capitán con el dinero y con un encargo especial. El capitán regresa con el elenco de una compañía de ópera que navega por el río interpretando una bella ópera de Wagner a través de la selva.

Para Fitzcarraldo no existen imposibles, la música para él es inspiración y está presente en los momentos más importantes de su vida, esa parte de su cultura lo impulsa, lo conmueve y lo llena de energías. Tuvo buena suerte al principio porque él y los indios tenían un objetivo común, que el barco llegara al río; no obstante no compartían los motivos. A diferencia de muchas culturas que chocan con otras, Fitz utilizó la música como una manera de acercarse a los indios y al querer construir un teatro en medio de la selva, también muestra el deseo de querer compartir su cultura de forma no violenta con los habitantes de esa zona. Fitz no obligó a los indios nunca, a diferencia de los misioneros que querían modificar su modo de vida, Fitz les permitió seguir siendo ellos mismos y en algunas partes de la película se vuelve uno de ellos. 

La comunicación intercultural puede ser muy efectiva cuando se realiza a través de signos y símbolos, tal como ocurrió con los españoles cuando evangelizaron a los indios en Mesoamérica, pero también es importante intentar un poco conocer la cultura con la que se va a tratar ya que no tienen la misma forma de pensar. Y al final, Fitzcarraldo logra su noble cometido, compartir la cultura hasta los confines de la tierra.

Doña Isabel.

Para sus amables opiniones: [email protected]

 

 

 

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo