• Domingo 17 Junio 2018
  • 23:16:45
  • Tipo de Cambio $19.40 - $20.20
  • 25°C - 77°F
  1. Domingo 17 Junio 2018
  2. 23:16:45
  3. Tipo de Cambio $19.40 - $20.20
  4. 25°C - 77°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Reflexión de la Palabra de Dios

El Diario | Lunes 12 Marzo 2018 | 17:47 hrs

 


Primera Lectura.-La ira y la misericordia del Señor se manifiestan en la deportación y en la liberación del pueblo (2 Crónicas 36,14-16.19-23)

Segunda Lectura.-Estando muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo (Efesios 2,4-10)

Evangelio.- Dios mandó su Hijo al mundo para que el mundo se salve por Él (Juan 3,14-21)

Salmo 136 TU RECUERDO, SEÑOR, ES MI ALEGRÍA.




1. Destrucción y Renacer




La primera lectura resume en apretadísima síntesis los acontecimientos que marcaron el comienzo y luego el final del destierro de los judíos a Babilonia, cosas todas sucedidas en el siglo VI antes de Cristo.

El destierro fue para los judíos algo así como beberse el cáliz de la muerte. Perdieron no sólo su tierra y sus bienes, sino numerosas vidas, libertad, soberanía, el templo e incluso la fe en el Dios de la Alianza quedó severamente golpeada: ¿dónde estaba el Dios Salvador mientras el hambre conducía a las más horribles y asqueantes excesos a los habitantes de Jerusalén? ¿Dónde se escondía mientras ardían las casas, los hombres eran degollados, las mujeres abusadas, los bienes confiscados en medio de la más brutal altanería? El golpe terrible del destierro desmoronó mucho pero no todo en Judá. La meditación profunda y sentida en estos acontecimientos produjo páginas de un dolor impresionante, que podemos leer por ejemplo en el libro de las Lamentaciones, pero también trajo un espíritu nuevo, un espíritu de humildad y reconocimiento de las propias culpas que llevó finalmente a la única conclusión posible, la que hemos oído en la primera lectura: "ellos se burlaron de los mensajeros de Dios, despreciaron sus advertencias y se mofaron de sus profetas, hasta que la ira del Señor contra su pueblo llegó a tal grado, que ya no hubo remedio".

Esta viva conciencia del pecado y de la infidelidad pertinaz del pueblo condujo, sin embargo, a un descubrimiento maravilloso: aunque nosotros seamos infieles, Dios es el siempre fiel; aunque en nosotros haya maldad, la maldad no tiene poder sobre Dios. Y así fue entrando en la conciencia del pueblo una certeza maravillosa: la bondad de Dios, cuando supera a nuestra maldad manifiesta, es puro regalo, es GRACIA. Y el poder de Dios, cuando se impone más allá de los caprichos y egoísmos humanos, es PROVIDENCIA.

 

2. Salvados por Gracia También la segunda lectura nos habla de la gracia, ¡y con qué palabras tan vigorosas! Deleitémonos rumiando la dulzura de estas proclamas de amor y gozo: "estábamos muertos por nuestros pecados y él nos dio la vida con Cristo"; "por pura generosidad suya hemos sido salvados"; "en todos los tiempos, Dios muestra, por medio de Jesús, la incomparable riqueza de su gracia y de su bondad para con nosotros"; "ustedes han sido salvados por la gracia mediante la fe"; "es un don de Dios"; "somos hechura de Dios".

Es que probablemente no haya en el Nuevo Testamento otro tan enamorado de la gracia como Pablo, que apreció en su propia historia el poder del amor que redime más allá de nuestras expectativas y, desde luego, muchísimo más allá de lo que merecíamos. Ahora entendemos que el peor de los destierros no es lo que vivieron los judíos, oprimidos por los caldeos y llevados en cautiverio a Babilonia; el peor exilio es el del pecado, que nos enajena de nuestro bien propio que es la amistad divina.

Lo nuevo que nos trae Pablo es un camino para acceder a la gracia. Ese camino se llama la fe. Nuestra salvación es obra de Dios y la manera de recibir esa obra, que es manifiesta en Cristo, y sobre todo en su pasión, es mediante la fe. Reconstruidos en Cristo, es posible orientarnos hacia el bien para el que fuimos creados.

 

3. "Tanto amó Dios al Mundo..." Según encuestas, la frase más amada de la Biblia, la preferida por un mayor número de personas es la que hemos oído hoy en el evangelio: "tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna". La gracia enlaza la primera y la segunda lecturas; la fe enlaza a la segunda con el evangelio. "Creer en el Hijo" es aceptar el regalo de amor que no merecíamos pero que sí necesitábamos. "Creer en el Hijo" es reconocernos enfermos y ver en él nuestra medicina y nuestro médico. "Creer en el Hijo" es ver que sus llagas son el espejo de nuestras heridas, pero a la vez, su gloria es anuncio de nuestro destino celeste. Hermanos, vamos a creer en el Hijo. Vamos a creer en la gracia. Vamos a creer en la providencia. Vamos a vivir en la salvación: es regalo y es real para ti, para mí y para todo el que crea en el amor sin límites de Dios.




 



Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo