• Lunes 24 Septiembre 2018
  • 18:35:34
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 30°C - 87°F
  1. Lunes 24 Septiembre 2018
  2. 18:35:34
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 30°C - 87°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Nacional

Por homicidio y suicidio más de 700 muertes en penales

El Universal | Miércoles 30 Marzo 2016 | 06:40 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- La noche del pasado 25 de enero fue trágica para el interno Juan Carlos Albedrín González. Tenía apenas unas horas que lo habían trasladado del Reclusorio Oriente al de mediana seguridad conocido como El Diamante. Ahí, según familiares de la víctima y el testimonio de otros reclusos, llegó con “encargo”, por lo que supuestamente custodios de ese lugar lo mojaron con agua helada, después lo golpearon hasta dejarlo inconsciente y así lo trasladaron a celda.



Cuarenta minutos más tarde su compañero del área D311 solicitó auxilio, pues se empezó a convulsionar a raíz de los golpes, de inmediato fue trasladado al área médica donde minutos después perdió la vida.

La necropsia asentada en la Averiguación Previa CI-FIZT/IZT-9/UI-35- D00118/01-2016 de la procuraduría capitalina detalló que la muerte fue por traumatismo craneoencefálico a raíz de la golpiza que recibió, además presentaba golpes contusos en diversas partes de cuerpo y escoriaciones, señal de que incluso lo arrastraron hasta su dormitorio.

Este no es un caso aislado dentro de las 11 cárceles del Sistema Penitenciario capitalino donde, en los últimos seis años, 763 internos han muerto de manera violenta. Para asesinarlos se han usado “puntas hechizas”, armas blancas, instrumentos punzopenetrantes, golpes e incluso armas de fuego, artefactos que a pesar de las revisiones de las autoridades encargadas de estos centros de reclusión siguen existiendo y que, además, su sola existencia en los pasillos o celdas constituye un delito y —por lo visto— las sanciones han quedado de lado, pues hasta el momento ningún directivo o encargado de algún penal donde suceden los asesinatos ha sido sancionado o separado de su cargo.

A decir de especialistas en Derechos Humanos y en Sistema Penitenciario, esta situación se da por la falta de interés de las autoridades y la falta de un verdadero sistema se reinserción social, donde el convicto pueda tener oportunidades reales de mejoramiento social, un trabajo, algo que hacer para cambiar el círculo vicioso en el que ha desarrollado toda su vida, además de que al ingresar a cualquiera de las cárceles locales del país, son victimizados nuevamente pues tienen que pagar desde derecho de piso para poder dormir, poder tener acceso a los alimentos e incluso, para no ser molestado por los custodios.

“Las muertes en reclusión se dan cotidianamente, no se puede hablar de un acontecimiento aislado, es ahí donde radica el gran problema, los internos por el hacinamiento, por la presión a la que son sometidos lo ven como una válvula de escape que vuelve a generar violencia”.

“La alternativa es crear espacios adecuados para el desarrollo humano de los internos, tampoco es correcto llegar al extremo de la privatización de los penales donde se ha demostrado que hay excesos, se debe buscar la medida exacta para que se distinga entre la verdadera justicia y una venganza que se pueda entender de parte de la sociedad al enviar a alguien a prisión”, explicó Miguel SarreIguíniz, profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) con especialidad en derechos humanos.

Según se detalla en la solicitud de acceso a la información INFOMEX con número de folio 0101000019216 enviada a

EL UNIVERSAL, la principal causa de fallecimiento de los 763 internos que corresponde del 1 de enero de 2010 al 31 de enero de 2016, fue por homicidios y suicidios; en el mismo documento se destaca que el Reclusorio Preventivo Varonil Norte fue el que más decesos registró al contabilizar 242 incidentes.

A este le sigue el Oriente con 232 muertes, después el Reclusorio Preventivo Sur con 114, el Varonil de Santa Martha con 34, mientras que en el Centro de Rehabilitación Psicosocial se han contabilizado 23 muertes, el nivel de agresión llegó también al sector de féminas, pues el documento detalla que en el Femenil de Santa Martha han perdido la vida 16 mujeres y en Tetepan apenas ocho.

Todas las víctimas ya tenían sentencia condenatoria, 63 estaban recluidas por robo calificado, 14 por robo simple, 20 por delitos sexuales, 14 por homicidio, 11 por delitos contra la salud, 11 más por la privación ilegal de la libertad y sólo dos por delincuencia organizada y la misma cantidad para aquellos que fueron sorprendidos usando armas de fuego y explosivos de uso exclusivo del Ejército.

La situación en el Sistema Penitenciario Capitalino es de llamar la atención, pues el número de víctimas va en incremento, EL UNIVERSAL publicó el pasado 9 de agosto de 2015 un reportaje titulado “Por semana mueren dos reos en prisiones del DF”, en el que se destacó que debido al hacinamiento y a los problemas que no han cambiado a la fecha, así como una mala atención médica, los internos morían a consecuencia de paros cardiorrespiratorios, insuficiencia renal, neumonía de diferentes tipos y enfermedades crónico degenerativas.

Hasta esa fecha, el Sistema Penitenciario reportó un total de 667 muertes en las que incluían las víctimas de riñas y agresiones directas en su contra e igual se destacaba el uso de “puntas” como principal arma mortal, sólo 11 meses esta cifra incrementó con 96 decesos más, reporta INFOMEX.

Las autoridades del Sistema Penitenciario capitalino han dado a conocer que todos los homicidios dolosos el interior de las cárceles son investigadas y que colaboran directamente con la procuraduría capitalina para encontrar a los culpables, destacando que seis presuntos responsables de agredir a otros internos ya fueron encontrados culpables y recibieron sentencia adicional a la que ya tenían.

Sin embargo, en el caso Juan Carlos Albedrín, aún no hay culpables ni presuntos responsables, a pesar que el homicidio sucedió en un lugar de mediana seguridad, en un área monitoreada las 24 horas del día con cámaras de seguridad y a pesar de los señalamientos de que aparentemente fueron internos quienes lo golpearon, no hay un funcionario sancionado por este homicidio que provocó que los deudos denunciaran el hecho ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo