• Martes 18 Septiembre 2018
  • 7:18:55
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 68°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 7:18:55
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 68°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Nacional

Autodefensas impidieron traslado de agente fugado

Agencias | Miércoles 31 Enero 2018 | 07:27 hrs

Agencias | Los agentes capitalinos lograron fotografiar el momento en que miembros de la policía comunitaria les impidieron el paso a la comunidad parte del municipio de Tecoanapa en donde se sabe que se esconde el agente de la SSP fugado

Ciudad de México.- Integrantes del grupo de autodefensa de la Unión de Pueblos y Organizaciones del estado de Guerrero (UPOEG) en Pochotillo impidieron el traslado a la Ciudad de México de Ubel Mora Gallardo, agente capitalino que huyó a esa comunidad, de la que es originario, después de haber participado en la detención de Marco Antonio Sánchez Flores, ocurrida el 23 de enero.



El pasado domingo, cuatro elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPCDMX), acompañados de integrantes de la Policía Ministerial de la Fiscalía de Guerrero, acudieron al lugar a cumplimentar una orden de presentación en contra de Mora Gallardo, quien es requerido por un juez para rendir su declaración como parte de las indagatorias que se realizan con relación al caso del joven de 17 años.

No obstante, al llegar a esta zona ubicada en el municipio de Tecoanapa, en la Costa Chica del estado sureño, los pobladores fueron alertados de la presencia de los uniformados. Para evitar que Ubel Mora fuera abordado por los agentes, y que estos lo trajeran a la capital, fue resguardado en un domicilio particular.

Mientras tanto, las camionetas en las que viajaban los policías capitalinos y los ministeriales de Guerrero fueron rodeadas por integrantes de la UPOEG –cuyo líder en la comunidad fue identificado como primo de Mora Gallardo– y con el uso de armas largas los obligaron a dirigirse a la Comisaría Municipal del poblado donde son comisionados Euscadiz Mora Mora y Ángel Gallardo Mora, quienes serían familiares de Ubel.

Desarmados, los agentes fueron retenidos, incomunicados por más de 24 horas  y custodiados al interior y exterior por hombres armados, quienes los amenazaron con quemarlos y desaparecerlos.

De inmediato se activó la alerta en las corporaciones de seguridad del estado para liberar a los policías y, según lo señalado por el coordinador del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, se estableció un diálogo entre las autodefensas, el coordinador operativo de la policía del Estado y la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Tras varias horas de negociación, se estableció el compromiso de enviar un médico de planta a la comunidad, reparar el jardín de niños, la escuela primaria y la telesecundaria, así como también la edificación de una preparatoria popular.

En tanto que los policías, quienes aseguran temieron en todo momento por su vida, tuvieron que pagar una cantidad en efectivo por presuntos daños materiales, además de que fueron obligados a firmar una minuta redactada por las autodefensas para ser liberados.

En ella, los hicieron ofrecer una disculpa pública y reconocer que actuaron arbitrariamente y provocaron quebrantos físicos y morales, hechos que los involucrados afirman no sucedieron, puesto que su detención se dio inmediatamente al ingreso a la localidad y a bordo de las unidades en las que se movilizaban.

Los policías ya se encuentran en la Ciudad de México, en donde continúan las investigaciones en torno a Sánchez Flores.

De Mora Gallardo aún nada se sabe. Por su parte, Ricardo de la Rosa Guzmán, el otro policía capitalino que iba en la patrulla el día de la detención, continúa ilocalizable y obtuvo un amparo.

Marco Antonio daba clases de inglés

En un recorrido por la colonia del preparatoriano aseguran que es un buen muchacho.

Marco Antonio vive en la colonia Lomas Quebradas de la delegación La Magdalena Contreras. En una pequeña calle cerrada junto a una barranca está el domicilio del joven de 17 años y en el fondo de la vialidad varias vecinas se reunieron para platicar de “Marquito”, como lo conocen en la colonia.

“A mi hija le daba clases de matemáticas, mi niña tiene diez años y Marquito venía a la casa a darle tutoría a mi niña, ya que siempre fue un alumno ejemplar”, explicó Noemí Flores.

Pero Marco Antonio también daba clases de inglés a otros niños. “Todos los veranos, vacaciones que él tenia, mi niño tiene diez años, él no tiene problemas, mi hijo va muy bien, sin embargo, como su nivel de inglés ya es avanzado (el de Marco Antonio), y siempre procurando la clase extracurricular, yo le pedía que le enseñara inglés y matemáticas”, explicó otra vecina de nombre Ana Yasmín López González.

Él salía poco de su casa, aseguraron. Casi no tenía amigos en la zona y se le veía en la calle solo cuando sus papás lo llevaban a clase de natación o de Tae Kwon Do. Otra de sus aficiones era la de salir a pasear a su perro Pancho.

Ana Yasmín López vio a Marquito unas horas antes de que fuera detenido por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México. Fue la mañana del martes cuando su papá lo regañaba porque no recogió las heces de su perro luego de llevarlo a pasear.

“El martes lo vi y su papá lo estaba regañando porque no le había recogido (las heces) al perro”, explicó la vecina.

Para todos sus conocidos de la colonia fue una sorpresa enterarse de la situación que vive Marco Antonio. Todos se refieren a él como “un niño” que sonreía y saludaba a todos a su paso. Lo describen como un joven muy delgado y muy apegado a sus padres.

“Yo lo conozco desde que era niño y le puedo asegurar que Marquito no le hacía daño a nadie, yo le puedo decir a usted que no se drogaba, yo le aseguro que ese muchacho fue víctima de esos policías ya que su cara era otra completamente distinta a la que tenía la última vez que lo vi”, aseguró Miriam, de la calle de Duraznos.

Experto ve elementos de desaparición forzada en caso de preparatoriano

El caso de Marco Antonio Sánchez Flores tiene las dos características de una desaparición forzada, dijo a Excélsior el profesor e investigador de la Universidad La Salle, maestro Julio Jiménez.

Sánchez Flores “fue privado de su libertad y la privación fue negada sistemáticamente por la autoridad y ahora es fundamental que un médico independiente, verifique y garantice el tratamiento que está recibiendo el joven”.

Jiménez destacó que es fundamental esa supervisión de un médico independiente, para garantizar que el tratamiento que reciba Marco Antonio, sea el adecuado, y al final pueda rendir su declaración pues “a la opinión pública le importa conocer la verdad de los hechos” y lo que ocurrió en los cinco días en los que no se supo nada de él.

El académico afirmó también que la secretaría de seguridad pública local, negó sistemáticamente que fuera desaparición forzada “pues los días 24, 25 y 26 de enero se negó a darle a los padres, los nombres de los policías que detuvieron a Marco Antonio”.

Así, el hecho de que la policía lo privara de su libertad y después lo negara son los dos elementos que de acuerdo al Código Nacional de Procedimientos Penales, caracterizan una desaparición forzada.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo