• Miércoles 26 Septiembre 2018
  • 3:49:35
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 24°C - 75°F
  1. Miércoles 26 Septiembre 2018
  2. 3:49:35
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 24°C - 75°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

A tribunales elección de gobernador

| Lunes 06 Junio 2016 | 02:35 hrs

|

La capital como en el 83, todo PAN

Maurilio, Pedro y Arizpe perdedores

El Congreso apretado para el PRI

E
n la era de la tecnología y las comunicaciones a velocidad de la luz, el Instituto Estatal Electoral no pudo, hasta las 22.30 horas de ayer, ofrecer resultas concluyentes sobre la elección. Es natural, se trata de un proceso altamente competido, donde los candidatos al gobierno del PRI y PAN se dicen ganadores.

El primero que salió a medios para anunciar su triunfo fue Enrique Serrano, “ganamos por cincuenta mil votos”, dijo con mucha seguridad, lo que sería porcentualmente una diferencia muy apretada, pero cantidad suficiente para dar tranquilidad en la victoria.

Javier Corral, sin ofrecer números, también se proclamó ganador. Dijo que sus datos le permiten una victoria de entre un cinco y un ocho por ciento. Son muchos votos lo que representa un porcentaje como el mencionado por el candidato panista, más que los cincuenta mil anunciados por Serrano.

A reserva de que el organismo electoral, cuyos Programa de Resultados Preliminares ayer caminaron lentísimos, sin mostrar lo que estadísticamente se conoce como “tendencias irreversibles”,  la conclusión es sencilla, cualquiera que sea el resultado, la elección terminará en los tribunales.

Espere, en consecuencia, un proceso de judicialización al más alto nivel, algo que también previeron los especialistas y esta columna mencionó en varias ocasiones como una probabilidad alta. A seguir comiéndose las uñas, a menos que los números oficiales arrojen datos definitivos y holgados para cualquiera.

Javier Corral insistió hasta el final con el voto útil. Algo logró, pues se posicionó bien en una parte del electorado que por definición pudo ir al candidato independiente.

Lo anterior demuestra que el histriónico senador con licencia tenía razón al insistir en la declinación de Chacho, pues sabía que sólo tendría dificultades para que le alcanzase, pero unidos eran seguridad de triunfo.

Falta ver lo que digan las cifras oficiales del IEE, sin embargo los que siguieron el proceso y hasta donde hubo datos parciales, se estima un porcentaje de votación superior al diez por ciento para los independientes.

En números fríos podría decirse que es un fracaso rotundo, pero va una pregunta: ¿Cómo le caería ese porcentaje de votos a partidos consolidados como PRD, PT y otros? De maravilla.

De cualquier forma y pese a todo, Chacho Barraza y Enrique Terrazas pueden considerar su incursión política como debut y despedida. No dieron el ancho, estuvieron flojos, sin corresponder a las expectativas ciudadanas levantadas por el fenómeno de los independientes o contra los políticos tradicionales, como usted lo quiera ver.

No se puede decir lo mismo de Cabada. Igual, no hay resultados ciertos ni oficiales, pero en Juárez Armando Cabada y Teto Murguía se declararon ganadores desde muy temprano en la jornada. Allá también la pelea es a matar o morir.

Si Armando saca la elección será un garbanzo de a libra y adquirirá notoriedad nacional; si la pierde por márgenes estrechos se convertirá en un activo para lo que venga posteriormente.

En cualquier caso se puede decir ganador, pues supo capitalizar el desgaste de un priista muy corrido como Teto Murguía.  Ayer, fuentes juarenses fiables, fuera de la política, sostenían que Cabada había ganado con holgura. Sin embargo, hay que esperar, en un proceso tan complejo y competido como el presente, es irresponsable anunciar ganadores o perdedores sin tener los datos del IEE.

El PAN pintó la capital de Azul, a eso de las ocho de la noche Maru Campos dijo que ganó con diez por ciento de los votos; mientras Lucía Chavira guardaba silencio, a la espera de tener resultados ciertos.

Fue la única de los candidatos priistas importantes en no reclamar la victoria, al contrario, poco antes de las once de la noche salió a medios para aceptar su desventaja.

Lo hizo con honestidad y compromiso democrático, reconociendo el éxito de los adversarios sin regatearles absolutamente nada, lo cual se agradece en estos tiempos de mezquindad política y más cuando en Chihuahua la batalla fue muy intensa.

Pero no solamente perdió Lucía, de hecho fue la mejor calificada de los priistas que jugaron en la capital. Estaban dando por perdidos los distritos de Maurilio Ochoa, Pedro Ignacio Domínguez y Jorge Arizpe, en un tris el de Fermín Ordoñez y apretado pero ganador para el PRI el de Cristopher James Barousse.

Es decir, en la capital del estado se concentró el mayor voto de castigo contra el PRI, lo que muchos analistas observaron desde antes  de los tiempos de campaña, lo que hace recordar las elecciones del 83, 87 y 2000, cuando llevando a Fox por sombrilla, los candidatos panistas a diputados y senadores arrasaron.

Nada nuevo, hace años que los chihuahuenses de la capital han sido renuentes en dispensar el apoyo a los candidatos del PRI, si se había mantenido en el gobierno de la capital, fue sólo por su gran estructura, pero en cuanto la gente sale a votar, como lo hicieron ayer, no hay estructura que valga. Eso está más que comprobado.

En lo que hace al Congreso, el PAN ayer aseguraba tener en la bolsa, tres distritos de la capital, tres de Juárez, los de Cuauhtémoc, Delicias y Camargo. Nueve de un total de 22, lo que de ser cierto dejaría al PRI con una mayoría precaria, tras gobernar absoluto ese poder las últimas cuatro legislaturas.

En la tónica de esta columna es que faltan datos oficiales para hacer ejercicios, pero si esos números corresponden a la realidad, hasta Víctor Valencia o Xochitlh Reyes –hasta la fecha no se sabe quién quedó apuntado en primer lugar en la lista de los plurinominales, podría alcanzar una curul.

Sería, entonces, un Congreso sumamente interesante, pues para obtener acuerdos legislativos, no se diga para reformas constitucionales de alto caldo, implicaría verdaderos ejercicios parlamentarios de negociaciones políticas, lo que hace tiempo no sucede.

GPS continuará mañana con el análisis, esperando que el PREP tenga resultados, para olvidar las conjeturas y hablar sobre hechos consumados.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Las más leídas

Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo