• Martes 16 Octubre 2018
  • 20:18:06
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 10°C - 49°F
  1. Martes 16 Octubre 2018
  2. 20:18:06
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 10°C - 49°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

La parálisis está en marcha; a llorar

| Martes 21 Junio 2016 | 00:14 hrs

|

Dejar la impugnación en los tribunales

No hay desabasto. ¡Pero como escasea!

Bienvenido Uber, adiós a las mafias

D
ecir que la parálisis está en marcha implica una obvia contradicción, nada que esté paralizado puede al mismo tiempo marchar. Ponga entonces que la disyuntiva planteada por Jaime Herrera en cuanto a la urgente necesidad de liquidez, dinero constante en las arcas estatales o el incumplimiento forzado de los compromisos a corto plazo, especialmente con proveedores, empezó a observarse de inmediato más temprano que tarde.

Con azoro, alarma, preocupación y en algunos casos desesperación manifiesta, proveedores del gobierno estatal, en diversos rubros y servicios, sienten con razón que la posibilidad de pago se esfuma. En todos los casos, ha trascendido lo mismo en fuentes burocráticas que en la contraparte empresarial, encuentran un rotundo no a las solicitudes de pago, cuando acuden a las oficinas de pago.

Se trata de un “debo no niego, pago no tengo”, lo que Herrera ha dicho en otras palabras, pero consistentemente. La misma autoridad está preocupada, pues serían cientos, probablemente miles de proveedores entre medios pequeños y más de dos que tres grandes, estarían con el Jesús en la boca ante la dificultad de cobrar sus facturas.

El problema no es menor, pues el mismo Secretario habría manifestado en corto sobre el riesgo de liquidez incluso para la sacrosanta nómina, cada quincena tiene más dificultades para cubrirla y eso no se puede detener, imagine que los burócratas no reciban su salario, el estado entraría oficialmente en escandalosa quiebra. Eso simplemente no puede o no debe pasar.

De hecho hay otra realidad que pega directamente en el espíritu del burócrata consumado: no hay dinero para viáticos ni gastos extraordinarios. Todo cerrado, ni para los burritos de la señora Tere hay en las cajas chicas.

De alguna manera necesitan resolver el entuerto. Javier Corral y sus asesores están negados a cualquier mecanismo que hable de crédito, bursatilización o préstamo. Lo frenaron la primera vez en el Congreso del Estado y lo detendrían nuevamente, en caso de que el gobierno pretenda llevarlo a cabo.

Ahora con un alto contenido político, pues se sabe que los diputados de la disidencia priista, Eloy García y Teporaca Romero, sumarían su voto al de los panistas, en caso de que Laura Domínguez convoque a un periodo extraordinario para discutir el tema. Hasta con esas.

Harían bien en reunirse, fuera de reflectores, Jaime Herrera y los representantes del gobernador electo, encabezados por Gustavo Madero, para plantear una solución práctica al problema, si rechazan la bursatilización, que propongan alternativas al gusto de los que llegan.

Está bien que haya encono entre el titular que sale y el que llegará, pero sería un gesto positivo de ambos encontrar soluciones conjuntas para evitar la quiebra. No todos los proveedores se apellidan Galván o Yáñez, muchos tienen buena parte de su negocio pendiendo de esos pagos.

Mientras el proceso de parálisis avanza, la opinión púbica está concentrada en la impugnación presentada por el PRI. Cien cajas de archivo repletas de papeles entregaron al Instituto Estatal Electoral, como pruebas de sus alegatos.

Todo se reduce a su versión sobre inconsistencias en el número de boletas, pues los abogados del PRI sostienen que hay 171 mil de más, mismas que, por no conocer su destino, introducen un elemento de incertidumbre y desconfianza en el proceso, siendo que la primera obligación de los organismos electorales es dar certidumbre a las elecciones.

El PRI se aventó ese tiro a sabiendas de que las disputas electorales no son resueltas por las leyes, sino por la política que invariablemente mete la cola en los tribunales, para orientar sentencias en la dirección que interesa a los factotums del poder.

Ya puesta y en curso, lo mejor es que siga su camino legal, despolitizarla en la medida de lo posible, a efecto de que los magistrados hagan su trabajo, evitando enrarecer más un ambiente que de suyo pinta complicado de cara a la transición. Dar un espacio a las leyes sería recomendable, aunque como se dijo párrafos arriba, es difícil suponer que la dejarán pasar sin litigarla en las más altas esferas del poder, asumiendo –claro está- que llegue hasta el Trife, pues igual prosperan las observaciones de tiempo, modo y lugar, expresadas para desbarrancarla antes de tiempo.

No hay desabasto, dicen las autoridades estatales sobre la gasolina, mientras que Petróleos Mexicanos, como siempre, guarda silencio. Se trata de la segunda parte en la crisis del combustible, ayer otra vez decenas de estaciones cerradas y filas enormes en las pocas que estaban despachando.

Avenidas principales, como sucedió en las que están en Tecnológico, esquinas con pascual Orozco y Agustín Melgar, se vieron paralizadas por las dobles filas de conductores desesperados por 20 litros de gasolina. Y en general la ciudad dibujó otro escenario de caos.

Algo de fondo sucede con la producción de combustible, que Pemex simplemente decidió ocultar a la población. Había dicho que el problema estaba resuelto, pero no pasaron ni dos semanas cuando regresó de nuevo y con la misma intensidad. Es su costumbre engañar a la gente, simulando que nada pasa con la crisis del “No desabasto”.

En este contexto Uber anuncia su ingreso a Juárez y Chihuahua. Mejor que se esperen, al paso que camina el problema de la gasolina tendrían dificultades para ofrecer el servicio sin contratiempos.

Ahora sí, Luis Raúl Ronquillo se pondrá rojo de coraje, de por sí es coloradito cuando le pega el sol, con el ingreso de la competencia profesional se volverá loco amenazando con asaltar plazas y calles con los taxis de las organizaciones tradicionales.

Tuvieron décadas para modernizarse, pero como siempre, optaron por la mediocridad y ahora se oponen a un servicio de primera, con el argumento de que les quitarán el pan de la boca.

Que ofrezcan lo mismo pero más barato y les iría muy bien, por desgracia no saben trabajar en la competencia sana, pues lo suyo es el corporativismo gremial, donde nada más los dirigentes ganan, pues ni siquiera a los choferes con décadas de servicio han recibido placas propias. Bienvenido Uber; adiós al corporativismo jurásico.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo