• Sábado 22 Septiembre 2018
  • 12:56:23
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 68°F
  1. Sábado 22 Septiembre 2018
  2. 12:56:23
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 68°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

* Zapata y Lozoya doblan al Gobierno

| Lunes 27 Junio 2016 | 00:45 hrs

|

* Impugnación, última esperanza

* Consignar a promotores de la violencia

* Trasladan confrontación al Congreso

L
a mafia encabezada por el impresentable Güero Lozoya y protegida políticamente por Jorge Doroteo Zapata, puso el último clavo sobre el ataúd del nuevo sistema de transporte, llamado ViveBús. Gustavo Morales, director de Transporte, anunció con desgano el restablecimiento de las viejas rutas, 70 en total, y el fin del sistema de recaudo.

Son las consecuencias de una política de concesiones a un viejo sistema anudado en complicados cotos de intereses económicos, sindicales, gremiales, políticos y hasta familiares, que terminaron por doblar al Gobierno del Estado.

Al ponerlo en marcha sólo cometieron un error: permitir que los grupos vinculados a las organizaciones gremiales: CTM, CROC, CNOP ocuparan los cargos directivos de la empresa destinada a operar el sistema, CTC. De ahí en adelante la cascada de pifias fue únicamente consecuencia de aquella desafortunada decisión.

GPS dijo desde un principio que poniendo vino nuevo en odres viejos, el sistema de transporte estaba destinado al fracaso. Dejaron en la nueva empresa los viejos vicios y ahí están las consecuencias.

Tuvieron mil oportunidades para responder; sin embargo, en todo momento se resistieron al paso definitivo, relevar del sistema a los viejos concesionarios, encabezados por Lozoya y protegidos de Zapata, quienes sistemáticamente boicotearon desde adentro hasta despedazarlo.

Vuelto al dominio de la morralla, quedan muchas preguntas sueltas. La primera y más importante es saber quién asume las deudas millonarias que dejó el fracaso, se supone que lo hará gobierno, pero sin dinero cómo; la segunda es quién pagará por la corrupción que dominó al ViveBús durante todos sus años. Muchas explicaciones deben ofrecer Lozoya y su pandilla al respecto.

Según ha trascendido, Javier Corral tiene un reporte en el sentido de que el hoyo financiero en torno al transporte ronda los diez mil millones de pesos, cantidad impresionante para un sistema que terminó en la basura.

Ese es el reporte de Javier, divídalo y sáquele raíz cuadrada, el resto seguiría siendo mucho, alguien debe responder por tamaña cantidad. Hay decenas de proveedores angustiados por las faltas de pago, sin contar con que los directivos no enteraron las cuotas de Infonavit, Seguro Social y otros servicios, siendo que las retuvieron a los trabajadores.

En lo que hace a la ciudad de Chihuahua, el primer gran reto del nuevo gobernador será resolver la crisis del transporte, es inadmisible para la sociedad que luego de tal inversión, ahora resulte que todo regresa hacia donde antes estaba, mientras los autores del desastre, otra vez los mismos, Lozoya, Zapata y sus pandillas, se pasean orondos por la ciudad.

En medio del gran fracaso que representa el ViveBús y las expresiones de ingobernabilidad durante la transición, otro problema toma fuerza esta misma semana. Es el turno de Luis Raúl Ronquillo y los taxistas tradicionales contra el ingreso de Uber.

Desde el viernes pasado está en operación en Juarez y Chihuahua, a través de un amparo, como circulan en otras ciudades y Ronquillo amenazó con tomar las calles cuando eso sucediera intentando frustrar su ingreso. Son amenazas desesperadas, pero abonarán a la crisis postelectoral. Otra piedrita antes del tres de octubre, fecha del relevo formal.

Los reportes de Palacio, en torno a la impugnación, son optimistas. Sus abogados –los buenos, no los 650 que enlistaron para efectos publicitarios- encuentran cada vez más evidencias de las boletas sobrantes, dicen que son muchas, pero muchas más, de las 171 mil anunciadas originalmente.

La justicia mexicana resuelve los asuntos importantes fuera de tribunales, en acomodo a intereses de quienes los postulan, terminando los más altos en la oficina Gobernación o incluso en Los Pinos. El de Chihuahua es uno de esos casos, a menos que la línea llegue directa y tajante de que la maten en el tribunal local.

Si por algún motivo los mapaches del PRI encontraron la perlita, agárrese, la elección sería repuesta en su totalidad, otra vez elegir gobernador, alcaldes, diputados y síndicos. De ese tamaño es lo que está en juego y el mismo gobernador Duarte tiene puestas sus esperanzas, hace días se reunió con los diputados de su partido y mostró particular entusiasmo, dicen.

Es un recurso de doble filo, los especialistas consideran que en una segunda vuelta la derrota del PRI sería más abrumadora que la pasada, pues en lugar de aquietarse la irritación social el cinco de junio se acrecentó por el desabasto de la gasolina. Sin embargo, el PRI irá hasta el final, representa su última esperanza y usted sabe, el perdido va a todas.

Existe una prioridad que los abogados de gobierno y las instituciones de justicia no pueden soltar; consignar a los responsables de la violencia del miércoles en Palacio, tanto a los materiales como a los intelectuales.

El proceso judicial está en marcha, hay detenidos por los desmanes, y hasta donde se sabe, la Fiscalía intenta abrir carpetas contra Jaime García Chávez, Víctor Quintana e incluso los diputados panistas Ana Lilia Gómez Licón y Rogelio Loya.

Si están dispuestos a ir contra ellos, lo cual es desde luego su obligación, por el tamaño de los destrozos, ocúpense de preparar muy bien sus carpetas, Jaime y Víctor serían felices durmiendo unos días en San Guillermo recordando sus tiempos de viejos luchadores de izquierda, no son personas que les asuste un problema de esa naturaleza y los diputados, ya saben, tienen fuero, enjuiciarlos pronto es complicado.

Hoy habrá sesión de periodo extraordinario en el Congreso. Hasta donde se supo, convocaron para meros asuntos sin importancia ¿Cuál es el verdadero motivo de la convocatoria, siendo que no hay nada urgente o con fecha fatal de dictamen?

Es la pregunta que se plantea la oposición, dado que ahora están confrontados con el PRI, después de seis años y nueve meses de mutuo acuerpamiento, están nerviosos intentando encontrar las orejas del lobo, dado que la confianza entre ellos está rota.

Sigue presente el tema de la bursatilización, lo cual sería improbable que la manejen sin estar planchada, el desafuero de los diputados convocantes a la toma de Palacio, para lo cual debe instaurarse un procedimiento tedioso. Lo más seguro es que no haya nada, pero de cualquier forma la confrontación de la transición se trasladará al Congreso, júrelo.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo