• Martes 18 Septiembre 2018
  • 11:55:02
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 24°C - 76°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 11:55:02
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 24°C - 76°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Negación hasta el absurdo; surrealista

Luis Froylán Castañeda | Domingo 31 Julio 2016 | 02:38 hrs

|

La Política da Weba

Días antes del fallo emitido por el Tribunal, en relación a la impugnación presentada por el PRI contra el resultado de la  pasada elección, inocentes despistados auguraban la nulidad. El sentido común y la política se impusieron, como lo anticipó El Diario en sus páginas de opinión, el PRI recibió una rotunda y unánime negativa.

Los entusiastas de la impugnación suponían que dos de los magistrados tenían un compromiso de sangre con el gobernador Duarte y un tercero habría recibido estímulos suficientes para votar por la nulidad. Al medio día de ayer el Tribunal validó la elección, despachando todo especulación ¿Por qué?.

Dos razones, la primera tiene que ver con lo que siempre dijeron los abogados del PAN, que la impugnación “no tenía asidero”. Cierto, invocar ausencia de certeza en una elección donde la sociedad votó abrumadoramente contra el PRI, es un argumento desesperado.

Y dos, lo que más cuenta, al PRI de Chihuahua lo dejaron sólo en su lucha quijotesca. Los que deciden la política en este país resolvieron dejar las cosas como las puso el ciudadano cuando votó. En otras palabras, los cabildeos de Dowell y de otros priistas en México eran recibidos con risa, un rechazo burlón del pipo “… y este qué”.

La conclusión es que ni legal ni políticamente esa impugnación encontraría puerto seguro. Son acciones alocadas de un partido que busca explicaciones de su derrota en argumentos francamente infantiles. Su ceguera les pasa facturas altas, como dijo un exgobernador; cuando estas perdido ni te muevas, por que el adversario disfruta de tu dolor.

Asombra la manera en que el PRI encuentra razones para justificar su derrota. Miran hacia todas direcciones, pero jamás hacia ellos mismos. Como el niño goloso que se comió la torta de chocolate: “yo no fui”, dice con escondiendo las manos, ignorante de que el caramelo está embarrado en todo su rostro.

Las razones por las cuales perdió el PRI, y subrayo, perdió el PRI, pues no ganó el PAN, ni siquiera Javier Corral, son claramente identificables, para quién desee verlas.

Voy al candidato. Deje usted que no sonría; deje usted que no sepa contar chistes; deje usted que tenga cara cuadrada. Otros candidatos han ganado en peores condiciones.

Lo más lamentable de Serrano fue suponer que la campaña era un trámite, pensar que la gente votaría por obligación a su favor. De modo que no le importaba quedar bien con nadie.

Por eso no saludaba ni antes ni después de sus mítines; por eso le parecía normal pedirles a otros “ustedes coman, mientras yo hablo, pues ya comí”; por eso cuando le regalaban un libro decía gracias, pero ya lo tenía.

El asombroso desconocimiento del estado es otra. Supongo que los juaritos realmente piensan que pasado el 28 están en otro país. No tienen la menor idea de lo que significan las otras regiones del estado, ni les importa conocerlas.

Pero lo más importante, Serrano estuvo siempre y en todo momento a las ordenes de César Duarte, a sabiendas del enorme desgaste social sufrido por el gobernador. Una y mil veces le dijeron desmárcate; una y mil veces hizo lo contrario, se acuerpó hasta permitir que le manejara su campaña.

No hay mejor ejemplo de lo anterior, que la indefinición del candidato pluri en el número uno de las listas. Beltrones personalmente pidió a Serrano la posición de privilegio para Víctor Valencia y serrano obediente dijo “si señor”.

En cuanto Duarte conoció el compromiso de su candidato, lo primero que hizo fue desautorizarlo, ponerle frío a Serrano y montar una estrategia política, matizada de legal e inspirada en el género, para desatender la recomendación del CEN. Serrano doblo las manos y otra vez volvió a decir “si señor”, pero ahora a su verdadero “Señor”, el gobernador del estado. En otras palabras, peor candidato no pudieron presentar, ni Chuy Macías fuer tan servil con Fernando Baeza.

Quedamos, entonces, en que el primer motivo de la derrota priista fue su pésimo candidato. Peor no pudieron elegirlo. El segundo tiene que ver con el gobernador y sus ambiciones presidencialistas.

Con frecuencia escucho que Osorio Chong, poderoso Secretario de Gobernación, jugó las contras al PRI, alentando el triunfo de Javier Corral. Es una mentira de a kilo, sin embargo para efectos del análisis la daré por buena.

Una pregunta, si sabían que Osorio Chong era tan poderoso ¿Por qué Duarte lo desafió abiertamente? Sus personeros dijeron hasta el cansancio que iría a la Secretaría de Gobernación. La respuesta de Osorio es obvia. ¿Quieres mi silla? Ven por ella.

Nunca un gobernador de Chihuahua ha podido contra un secretario de gobernación. De lo anterior dan cuenta cabal Oscar Ornelas con Manuel Barttlet y Fernando Baeza con Fernando Gutiérrez Barrios. Duarte mínimo debía conocer esa historia, era su obligación, sin embargo confió más en Gamboa Patrón que en su propia intuición de priista hecho a la obediencia ciega.

Lo anterior en relación a sus sueños de ser el nuevo presidente o es que sus promotores olvidaron cuando decían que “una vez en el gabinete nadie lo para”. Ni llegó al gabinete y lo pararon en seco. Esa es otra realidad.

Además de sus desacertados cálculos en política nacional, la derrota tiene que ver con su conducta en el gobierno. Más que Unión Progreso, las medicinas y todos los señalamientos de corrupción que le endilgan, su baja aceptación tiene que ver con su estilo de gobernar.

Las fiestas cumpleañeras con Juan Gabriel le hicieron un daño que no se imagina, el megabalcón para recibir las loas ciudadanas la noche del 16 de septiembre; el agua purificada para sus caballos; las caravanas de guaruras pasando altos, su permanencia en el Distrito Federal, los dispendios en avión y helicópteros, los ranchos y los parralitos enriqueciéndose sin control.

Pensaron equivocadamente que lo anterior sólo repercutiría electoralmente en la capital. Nada, los excesos fueron recriminados en todo el estado, en Juárez mismo, donde esperaban recuperar “el boquete de Chihuahua”

Con cargo a Duarte también apunte la suposición arrogante de que la política gana la elección. Compró al PRD, poniendo a Beltrán del Río de Candidato, alentó a Pérez Cuéllar para ir de candidato por Movimiento Ciudadano e intentó manipular al PAN con el fin de evitar que Javier Corral fuese su candidato. Es decir, se creyó aquello de que las elecciones se ganan antes de ir a la campaña.

Un pésimo candidato, un gobernador arrogante a los ojos del pueblo y concentrado en sus sueños presidenciales, son dos de los tres factores principales de la derrota ¿Y el tercero? La división en el PRI.

Marco era el candidato del único grupo político fuerte en Chihuahua, el de los Baeza y Duarte hizo hasta lo imposible por aniquilarlo. El pleito de grupos no tiene que ver con el desencuentro por la deuda, esos son petardos al viento, el choque entre Duarte y Reyes tiene que ver estrictamente con la política.

En la elección intermedia Duarte no les concedió ni una regiduría, en la federal anterior puso todos los candidatos a diputados y cuando del CEN hicieron el acuerdo de que Serrano iba de candidato a gobernador, Teto a Juárez y Lucía a Chihuahua, Duarte alentó en Juárez la campaña de Cabada y en Chihuahua la de Maru Campos.

¿Cómo suponen que ganarían con una compleja ecuación de votos cruzados? El resultado es que arrollaron a Teto; Serrano perdió con Javier en Juárez y Marco Adán y Lucía ganaron en Chihuahua la batalla del voto cruzado.

En otras palabras, su obstinación de aniquilar al contrario terminó por colocar el tercer clavo sobre el ataúd de Serrano. Como el pirómano, con tal de ver arder, decidió prender fuego a su casa.

Mañana impugnarán, supuestamente ganar tiempo que les permita negociar. Se equivocan otra vez, con Javier no negociarán ni los buenos días, sabe que puede apelar a todas las instancias y siempre recibirán sentencias adversas. Cuando los bote el Trife no tendrán nada  por hacer ¿Lo han pensado? Que weba, la política perdió su sentido común.

Lavisiondeluisfroylan.com

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo