• Domingo 23 Septiembre 2018
  • 11:46:55
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 21°C - 70°F
  1. Domingo 23 Septiembre 2018
  2. 11:46:55
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 21°C - 70°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Resultados olímpicos describen al gobierno

| Viernes 19 Agosto 2016 | 00:15 hrs

|

Corrupción y mezquindad, las del deporte

Secretaría General, opción B de Madero

Uach, la línea es que no hay línea. ¿Será?

 L
os frustrantes resultados de la delegación mexicana en Río, describen sin dificultad al gobierno de Peña y a la mezquina clase política del país. Otro país con 120 millones de habitantes y un presupuesto anual de 2 mil 800 millones de pesos para estimular el deporte, presentaría mejores resultados.

Los deportistas hacen su mayor esfuerzo, competir en esa justa olímpica es formar parte de la élite mundial, un orgullo en sí mismo, ganarla da otra dimensión, significa situarse en la cima de lo excelso. También en las olimpiadas hay niveles, el de nuestros deportistas está situado de media tabla hacia abajo, con honrosas excepciones. ¿Por qué?

Los factores concurrentes son muchos y motivo de estudio, el dominador común es la corrupción endémica que inhabilita a los organismos deportivos, empezando por la Comisión Nacional del Deporte (Conade), hoy a cargo de Alfredo Castillo, amigo y promovido de Peña.

Castillo fracasó como procurador del Estado de México, recuerde el caso Paulet, en la Procuraduría del Consumidor, de donde Peña lo envía de Comisionado a Chiapas, con resultados insustanciales, y a modo de consolación el presidente le ofrece una oficina donde no “haga daño”, la Conade. El amiguismo al más alto nivel gubernamental en franco desprecio por el deporte y los deportistas, a quienes toman en cuenta únicamente cuando ganan algo interesante, entonces se apresuran a felicitarlos.

Los fracasos de Río que se los traguen directamente Peña y Castillo, pero el deplorable estado en que se encuentra el deporte mexicano es responsabilidad absoluta de la mezquina clase política del país. Va un ejemplo que ofreció ayer el PAN.

En el más burdo de los oportunismos, la diputada panista por Baja California, Rosario Rodríguez Rubio, presentó sobre las rodillas la iniciativa calificada por los medios como “Anti-Castillo”. Propone que el director de la Conade tenga capacitación en materia deportiva.

Además de oportunista, la señora diputada es superficial, supone que alguien con experiencia en el gremio deportivo hará bien las cosas. Muchos supuestamente calificados han pasado y los resultados son los mismos.

El problema es sistémico y tiene que ver con la indiferencia gubernamental, la corrupción en las federaciones y la mezquindad política, que se regodea en los fracasos, siempre y cuando vayan con cargo al adversario.

En cuanto acaben los juegos, en el Congreso delirarán buscando culpables, expectantes de su evolución popular. Pobres atletas, imposible desarrollarse en el corrosivo vientre de ese monstruo informe.

Me la hizo una, sin problema me la juega dos, razona un desconfiado Gustavo Madero en torno a su antiguo subordinado, Ricardo Anaya, con relación a la próxima presidencia de la Cámara de Diputados y precavido como es, el chaparrito prepara su plan B, en previsión de que le pasen de nuevo el dedo por la boca.

Frente a la posibilidad de otro “anayaso”, la Secretaría General de Gobierno o bien la Jefatura de Gabinete, si deciden modificar la ley para incorporar esa figura al nuevo gobierno, le vendría de maravilla.

Muchos piensan que a Madero le queda chica la Secretaría General. Tienen razón si lo ven de alguien que gobernó el PAN durante seis años y compitió políticamente con Calderón, permanecer de diputado raso es hasta un agravio.

Pero amarrado en un proyecto transexenal, donde se visualiza en la silla de gobierno dentro de cinco años, con un Javier Corral peleando por los pinos, sería una salida más que decorosa.

Visto así con gusto regresaría a Chihuahua, total desde todos los puntos cardinales se puede hacer negocio. Si queda en la presidencia del Congreso, intención prioritaria, la Secretaría General está reservada para César Jáuregui, el bueno. Son versiones que surgen desde la remasterizada Familia Feliz.

En la Uach la línea es que no hay línea, pero como espacios vacíos no hay, sobra quién la tienda para sus intereses. De primera se observa que los directores respetan el pacto de Alejandro Dumas en los “Tres mosqueteros”: “todos para uno y uno para todos”. Es decir, los directores se proponen a sí mismos para cerrar el paso de los externos.

Lógico, quieren conservar el establishment universitario, donde han sido beneficiados durante décadas. Permitir que ingresen otros con pretensiones reformistas no está en sus planes, así que cierran los consejos y después averiguan.

El punto está en que ni el rector ni los operadores de Palacio, que pretenden conducir el proceso ha permitido filtraciones de los nombres que traen la pepita en su bolsillo, ni la gente de Corral da muestras de imponer autoridad. Inusualmente asumen una conducta discreta, los primeros saben que descubrir sus cartas los complica, los segundos ofrecen pocas muestras de interés.

En la Universidad aseguran que el rector Seáñez tiene control de diez o doce facultades, sería suficiente para mandar línea sobre la integración de la terna y eventualmente ganar la elección, pues al ver la cargada, el resto se allanaría de inmediato al favorito.

Las pretensiones de Seáñez o de quien mueva los hilos se revelará mañana durante la sesión del Consejo Universitario, cuando reciba las propuestas de las facultades y elija los tres favoritos. Ahí se desgrana la mazorca, pues mantener la risa hasta el final será imposible para quien se vea favorecido. Así que eso de que no hay línea tiene sus asegunes, lo correcto sería decir no hay claridad de línea.

El otro tema son las impugnaciones de los marginados en los consejos técnicos, pero esas corren aparte.

Mañana también sesiona el IEE, dará a conocer la asignación de diputados plurinominales. De escasa significancia lo que digan los señores consejeros, lo que resuelvan será llevado a tribunales por más de dos partidos que se vean agraviados.

De entrada PRI y PAN irán contra corriente, pues ha trascendido que los dejarán sin pluris. Ninguna sorpresa, seguro ambos tienen preparadas las impugnaciones, con la diferencia de que la del PRI llegará por la vía de Víctor Valencia como tercer interesado, quien pretenderá llevar el caso directo a los tribunales en Guadalajara, obviando el resultado negativo de Chihuahua. Otra vez los abogados, la impugnación es divisa barata en ésta elección.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo