• Martes 18 Septiembre 2018
  • 9:41:13
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 68°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 9:41:13
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 68°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Desafía ''Alianza del M3'' a Javier Corral

| Miércoles 14 Septiembre 2016 | 00:14 hrs

|

Issa, Luján o Luévano vengarían afrenta

Vázquez pretende los favores de Maru

Renovarán directores en Bachilleres

Liliana Álvarez; el beso del diablo

 L
a Alianza de la Triple M o M3, encabezada por Maru Campos, Malo Jáuregui y Mario Vázquez, rompió con el gobernador electo de su partido, Javier Corral, trasladando al ámbito de lo público sus desencuentros privados.

Durante semanas realizaron infinidad de reuniones con el propósito de presentar un candidato único a la presidencia del Partido, nombrar al Coordinador de la bancada del PAN en el Congreso y definir los espacios que recibirían los dirigentes del partido en la estructura de gobierno.

Perdieron su tiempo, el acuerdo es que “no hay acuerdo”. La gota que derramó el vaso fue un ofrecimiento “muy menor” que los negociadores de Corral hicieron a Mario Vázquez, complementado con otras posiciones también irrelevantes.

Por lo que trascendió en torno a la oferta, la Coordinadora Estatal de la Tarahumara, una de las dependencias más famélicas del gabinete estatal, sería un puestazo comparado con el ofrecimiento a Vázquez. ¿De plano querían mandarlo a bolear zapatos? Ni lo dude, ganas no les faltan.

El choque convertido en desafío, previsible desde el lunes en la mañana, se formalizó ayer a las tres de la tarde, cuando Mario Vázquez anunció que Miguel Latorre coordinaría el Grupo Parlamentario y Blanca Gámez presidiría el Congreso durante el primer año.

Javier está más cómodo con Gámez, el resto de los diputados –al menos doce de los 16- le resultan hostiles, por su alineación en las fuerzas de oposición interna. Mario se mantuvo firme e hizo uso de los estatutos para nombrar coordinador a Miguel Latorre, uno de los pilares del panismo disidente al próximo gobernador.

La primera consecuencia es que ambos grupos, M3 y la remasterizada Familia Feliz, irán a las trincheras del voto por voto, delegado por delegado, en la disputa por la presidencia del Partido. Un acuerdo hubiese conjurado el enfrentamiento, dejando a Fernando Álvarez Monje como candidato único.

Con los sables desenvainados el enfrentamiento es inevitable, a menos que les caiga un rayo a los negociadores y de último momento reculen a sus posturas aceptando los términos de unos y otros, opción posible pero improbable.

Por los felices intentarán lavar la afrenta Jorge Issa, Memo Luján , Pepe Luévano, Ramón Galindo o Fernando Álvarez Monge. ¿Como la ve?, con tal de arrebatarles el Partido, hasta Memo Luján estaría dispuesto a descuidar sus negocios en Matasa, para entrar en la pelea.

Por el M3 manejan otra larga lista de aspirantes a la presidencia, el ya destapado Eduardo Fernández, Juan Blanco, Nacho Galicia, Carlos Reyes y hasta el más exitoso empresario taxista de Chihuahua, Carlos Borruel o Tere Ortuño entrarían ala disputa. En los dos bandos la baraja de opciones es amplia.

Estos señores del PAN son tan rabiosamente democráticos que hasta en la victoria se desavienen. El pastel es grande, sin embargo Javier sabe que antes y después de la campaña le jugaron las contras, de modo que los considera impuros por haber cohabitado con el enemigo, razón por la que no les entregará espacios provistos de carnita. A su excitada sensibilidad tal conducta le resulta imperdonable y quienes lo duden pregunten a Pérez Cuéllar.

Fuera del gabinete estatal, Mario Vázquez se apertrechará en la Presidencia Municipal, no le queda otra. Más por compromiso que por convicción, le abrirían una especie de coordinación de gabinete, algo similar a lo que hizo Jesús Hernández Escobedo –jefe interno de los dhiacos- en la administración de Carlos Borruel.

Mire usted las consecuencias indirectas que causa el choque de grupos, en la alcaldía

Mario Vázquez terminará disputando los favores políticos de doña Maru a César Jáuregui. Adentro la lleva de ganar Jáuregui, hace años es el “Córdoba Montoya” de la sonriente presidenta municipal electa.

Antes de entregar el cargo, Fito Torres Medina dejará un amable presente a los directores del sistema Bachilleres. Desde las oficinas centrales recibió la orden de renovarlos a todos y a la de ya, sin importar la condición en que hayan sido electos.

La orden implica una bomba en el usualmente tranquilo sistema, pues los señores directores suponían que sobrevivirían al tsunami del cinco de junio, no obstante hoy o mañana se darán cuenta que no hay tal, que más pronto de lo que esperaban deberán entregar el cargo.

Dirán, con el dolor de su alma, adiós a los múltiples beneficios indirectamente. A propósito, los que pelean por la cafetería del Bachilleres Diez, presuntamente un secretario del gobierno y un director de plantel, deben apurarse a entregar la concesión o se quedarán sin sus rentas. Tardan más y hasta ese beneficios les arrebatan.

Liliana Álvarez, probablemente la directora más cuestionada de los que dejan las facultades universitarias, logró sacar en Conta una terna cómoda a sus intereses, integrada por Juan Pablo Saldivar, Armando González y Luis Raúl Sánchez.

Bien por ella, se la jugó con los seis que apostaron por el pasado, que ahora conserve el control de su Facultad es importante. No obstante en los pasillos de rectoría aseguran que representa el beso del diablo, pues los directores leales a Seañez y Fierro jamás apoyarían a su favorito.

De corresponder esa versión a la realidad, Luis Raúl Sánchez -el menos próximo a Liliana- resultaría electo. ¿Tanto odio contra la arrogante directora? No hay tal, se trata de un principio aplicado por igual a los seis directores despistados que pretendieron reventar los acuerdos de Seáñez con Javier Corral para elegir rector. Lo dice la experiencia, sólo se comete un error, los demás son consecuencias.

Mientras Maru, Malo Jáuregui y Mario Vázquez se revelan contra Javier Corral, en México el PRD pretende expulsar del partido a los identificados con el grupo Galileo, encabezados por Guadalupe Acosta Naranjo y Fernando Balaunzarán. ¿El motivo de tan enérgica medida? Habérsela jugado con Javier Corral en las pasadas elecciones.

Así es la política, algunos miembros del PAN local jugaron las contras a Corral, mientras que figuras de la izquierda perredista arriesgaron su militancia por acompañarlo electoralmente.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo