• Martes 25 Septiembre 2018
  • 2:31:39
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 68°F
  1. Martes 25 Septiembre 2018
  2. 2:31:39
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 68°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Memo Hernández entre las víboras

| Viernes 07 Octubre 2016 | 00:38 hrs

|

Criterios aceptados para el nuevo PRI

González Villaseñor puesto en capilla

Benavides pinta para ''ruvalcabazo''

Q
uienes conocen a Guillermo Hernández dicen que es un joven inteligente, sin llegar a brillante; ecologista por convicción, sin pertenecer al Partido Verde, amante de las tecnologías renovables y en consecuencia enemigo de la contaminación. Su convicción es sincera, por medio de transporte usa una bicicleta y no es pose, aseguran.

Es la persona que Javier Corral, presumiblemente a recomendación de su esposa Cinthia Chavira –dato no confirmado- eligió para ser el nuevo director del transporte en la entidad, una de las oficinas más calientes y corruptas de la administración. Gustavo Morales puede decirles algo al respecto.

Se trata de una persona sin experiencia en la movilidad urbana, ajena a las mafias que dominan el transporte de la capital, no se diga de Ciudad Juárez. Pero su intuición de novato lo previene sobre el nido de víboras en el que ha sido puesto.

Hay información en el sentido de que Hernández se reunió en varios momentos de la transición, al parecer ayer habrían tenido otro encuentro, con un grupo de viejos permisionarios liderados por Alfonso Villalobos, uno de los personajes más experimentados en asuntos del transporte colectivo de Chihuahua.

Durante décadas manejó el servicio en la capital, siendo secretario general de los Permisionarios agremiados a la CTM. Sin embargo actualmente Villalobos es oposición del impresentable “Güero” Lozoya, responsable en tercer grado del caos que vive la ciudad desde que pusieron en marcha el sistema Vivebus. El primer responsable es César Duarte y el segundo Zapata; Lozoya está abajito.

Los opositores tienen una basta experiencia que aportar, valdría la pena que los tomasen en cuenta. Si Hernández diseña un programa de movilidad basado en el uso de medios alternos, como bicicleta y autos a energía eléctrica; realiza una campaña de “camina más y consume menos combustible”, seguro tendría mucho éxito… en Berna, Suiza.

Para que el gobierno de Javier Corral resuelva la crisis del transporte, batido como nunca en la historia de la ciudad por omisiones, complicidades, intereses gremiales y económicos de su antecesor en alianza con la CTM, será necesario que retire del medio a las organizaciones gremiales que lo reventaron.

Pensar en una solución definitiva y duradera sin retirar del control a las viejas mafias sería asumir con ligereza y candidez el problema. Y para eliminarlas necesitan determinación política, pues los “angelitos” defenderán su medro con la violencia, de ser necesario, siendo que fueron quienes lo destrozaron.

Para los toros del jaral, los caballos de allá mismo. En Poncho Villalobos y otros tiburones que hablan el mismo idioma que Zapata y Lozoya, Corral encuentra asesores inmejorables. No es un asunto de maquillaje, hay que ir a al fondo, de parches en parche es como lo echaron a perder.

Suerte, los usuarios han sido consistentemente vejados por esa pandilla de ladrones que los sube a sardinas ambulantes sin ninguna protección ni horario estable de ruta. Los usuarios son las víctimas, merecen respeto.

El PRI definió criterios generales para su época opositora en Chihuahua. Mero arriba puso de condición que a la presidencia no llegue ningún duartista. Serrano, Dowell, Adriana Terrazas y los que bailaron en la tanda anterior que se vayan olvidando. No es asunto personal, dicen, los excluyen porque portan el estigma de la corrupción.

Lo anterior no implica haya consigna para nombrar a un “antiduartista” o que el nuevo presidente llegue con la instrucción de cargar la mano al que se fue. Tampoco se trata de abonar al linchamiento. Su relación con Duarte la resolvieron algo así como “para el caído, justicia a secas”.

En otras palabras dejará que se rasque con sus propias uñas, dado que él y sólo él diseñó, operó, supervisó y financió la campaña perdedora. En consecuencia, hay que asumir las consecuencias de la derrota, pues la ponen a la inversa y piensan que de ganar se habría colgado el triunfo como si fuera propio.

Después de los criterios generales vienen los nombres, o sea primero el proyecto luego la persona. Entre ellos apunte usted en primerísimo lugar a Graciela Ortiz, Lilia Merodio, Marco Adán Quezada, Héctor Baeza, Oscar Villalobos, Víctor Valencia, Héctor Murguía, Jorge Esteban Sandoval, Alejandro Cano, Carlos Carrera, Ricardo Boone, Mario de la Torre, Fernando Abarca, Jacinto Gómez Pasillas, el profesor de la Rocha, Alejandro Domínguez, Kike Valles, Pancho Salcido, el Coco Reyes, Fermín Ordóñez, Normando Perales, Mejía Borja, Jaime Enríquez, Omar Bazán, la negra Tomasa, doña Juanita de la campesina, el señor Villagrán de la Dale y 123,557 candidatos más. Todos priistas de hueso colorado.

Ingenuos quienes levantan la mano pensando en que los tomarán en cuanta. Esperen al delegado especial y luego dispónganse al dedazo. ¿O pensaron que el PRI cambiaría su infalible método de usos y costumbres? Es decir el dedazo. Inocentes. Tampoco hay prisa, la renovación pudiese postergarse hasta diciembre.

No lo tome a broma, es lo que comenta en el CEN y allá no saben dónde queda la colonia Dale.

Desde las esferas de los juzgados federales llegó el dato de que en el STJE mantienen oculto un proceso que pone a uno de los magistrados locales en situación precaria para conservar su trabajo. Se habla de que analizan diversas opciones con el fin de sustituirlo y no se trata de asuntos políticos, sino de una deficiente actuación como juzgador.

En el submundo de la litis y la chinaca aseguran que ese magistrado en capilla es nada menos que Pablo Héctor González Villaseñor, a quién le han llovido amparos por sus polémicas resoluciones. Dicen que sus argumentos, al momento de responder a la autoridad federal, son a tal grado deficientes y ambiguos que mueven a la sospecha. Grillas nunca faltan en el Tribunal, ahora por incompetencia.

Cuando Javier Benavides convocó a rueda de prensa, generó el rumor de que presentaría su renuncia. Nada, llamó a los medios para decir que no deberían revivir “muertitos de 16 años” y asegurar que sus acusadores son de relaciones peligrosas.

Un día antes Peniche declaró que ese nombramiento era temporal y en cuestión de horas Javier Corral secundó a su Fiscal. Frente a esas puntualizaciones, el rumor de la prematura renuncia era justificado. Pero no, el cuestionado jefe policiaco salió a defenderse.

Hizo recordar el acuartelamiento de Refugio Ruvalcaba en la era de Ramos Becerra. Sin afanes asociativos, su conducta pinta para un “ruvalcabazo”.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo