• Martes 25 Septiembre 2018
  • 0:08:37
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 21°C - 70°F
  1. Martes 25 Septiembre 2018
  2. 0:08:37
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 21°C - 70°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Llegó temprano desencuentro Peña-Corral

| Miércoles 16 Noviembre 2016 | 00:18 hrs

|

Juventud y Cantera, falta proyecto integral

Omisiones dolorosas de Gabriel Sepúlveda

Estrellita en la frente a Minerva Castillo

La “legión” que custodia al Fiscal Peniche

 
El desencuentro entre Peña Nieto y Javier Corral llegó temprano: ha sido la eterna maldición de Chihuahua; tan cerca de los Estados Unidos –peor ahora con Trump- y tan lejos del centro político y financiero del país. Como siempre, la cuerda reventó por falta de dinero, perenne queja de los gobiernos locales ante la insensible Secretaría de Hacienda.

De mecha corta, Corral reveló su inconformidad al declarar que la entidad es inequitativamente tratada por Hacienda, circunstancia que hizo notar a Peña Nieto en una misiva personal, de la que obviamente no ha recibido respuesta, por lo mismo pretende interceptarlo el viernes en Huatulco, durante la reunión de la Conago.

Falta que lo reciba, dos veces le canceló –sin mediar aviso previo- la cita de felicitación por su triunfo electoral, pensar en trato privilegiado es improbable, los secretarios más influyentes del gabinete federal ven con reserva al gobernador chihuahuense.

En todas partes se cuecen habas, lo que sucede con México, es algo así como el trato que el Gobierno Estatal dispensa al Ayuntamiento de Juárez; lo ningunea y hasta lo desaira.

El propio Corral convoca a los juarenses para retomar la presidencia que hoy tiene el “supuesto independiente”. La única diferencia es que Peña guarda silencio sobre el gobernador local y éste convoca a la insurgencia contra Cabada.

Para reducir medianamente las asimetrías con relación a los gobiernos favoritos, Fuentes Vélez y el personal especializado de la administración necesitan presentar una buena cantidad de proyectos cuidadosamente elaborados, esperando aprovechar los programas especiales.

Es la única forma de “bajar recursos”, por la cara no le darán ni un penique, en los Pinos ven a Corral muy tendido hacia la izquierda de López Obrador, al que el gobierno de Peña pone las cruces.

Nada nuevo en la relación estado federación, sólo que hoy con gobiernos de diferente signo. A Duarte tampoco le fue bien en esa materia, lo trajeron bocabajeado por sus desplantes contra Luis Videgaray, entonces poderoso Secretario de Hacienda, con el tema de la deuda pública.

Con el pretexto de que “allá está el dinero”, Duarte viajaba con inusitada frecuencia a la Ciudad de México, sin lograr un centavo de aportación extraordinaria. Corral va por las mismas, sólo que sus gestiones las hace por escrito y en papel membretado.

Hay un avance, así por lo menos no despilfarra en viáticos, lo que sí hacía Duarte con generosidad, sabiendo que no era dinero suyo. Haga cuentas del costo del avión en cada ida de Duarte a México y tendrá una aproximación al enorme derroche.

Alguna extraña obsesión tiene Maru Campos con el crucero de Juventud y Cantera. Desde que protestó el cargo dijo que resolvería de fondo ese nudo vial, dejando el golpecillo sobre el rostro de Javier Garfio, con el agregado de que se acabarían los parches caprichosos.

Ayer anunció que volvían los semáforos, no por capricho, sino en razón de estudios técnicos avalados por ingenieros de Vialidad, mismo argumento que antes invocó Garfio.

No jueguen con la gente sólo porque pueden, la circulación continua desahogaba aceptablemente bien ese nudo. Regresar al semáforo sólo por que “me parece mejor” es una decisión apresurada.

El problema con la Cantera no radica en ese crucero, está en la sobresaturación de la vialidad, que no admite un vehículo más. Tomen en cuenta que es la única vía que atraviesa la ciudad de Poniente a Oriente, además sin semáforos, por eso los conductores la prefieren. Pasen a horas normales y comprobarán la enorme bondad de esa avenida.

Si deciden construir una gaza lo único que conseguirán será detener el tráfico arriba en lugar de abajo, pues los autos no podrán incorporarse con fluidez, a menos que abran un par de carriles a lo largo de toda la vialidad, ampliando también los puentes y pasos inferiores. ¿Lo harán?. Intentarlo como está, sería igual a pretender introducir más agua en una manguera a punto de reventar.

Una solución de fondo, como plantea la señora presidenta municipal, sería abrir otras arterias. Por ejemplo convertir a la Mirador en par vial de la Cantera y agilizar Politécnico y Francisco Villa. Vean más allá del nudo, por favor.

Fuentes “antioxigenadores” del Tribunal cuentan que Jiménez Castro esbozó una ligera sonrisa, cuando le informaron que la Controversia Constitucional promovida por Gabriel Sepúlveda no estuvo avalada por el Pleno. El presidente magistrado sabe que un recurso legal de esa naturaleza, no lo puede hacer el presidente de manera personal, pues el Poder es el Pleno, no lo encarna el Presidente, como sucede con el Ejecutivo.

Sigue la Litis, y la gente de Sepúlveda alberga esperanzas porque supuestamente la Corte recibió la Controversia, de lo que tampoco hay certeza, ni Congreso ni Tribunal han sido notificados.

Se humillan intentando aferrarse a un hueso que sin Duarte no hubieran alcanzado ni en sueños. Su tiempo pasó, acéptenlo, mientras más se muevan la incomodidad y el dolor será mayor.

Sólo era cuestión de que Minerva Castillo se asentase en la ciudad de México, para que su trabajo en la Dirección General de Administración del ISSSTE empezara a lucir.

Reportan que su desempeño ha ido de menos a más, de modo que actualmente no sólo es reconocida por los funcionarios de la institución, entre ellos el propio Reyes Baeza, sino que su nombre es conocido y respetado en el complicado sector de salud en el Gobierno Federal.

Minerva es una mujer preparada y con don de gentes. Estrellita en la frente, sólo no la promocionen tanto, en una de esas se las roba Mike Arreola.

Si González Nicolás tenía una brigada de agentes para su custodia personal, César Peniche lo rebasó por mucho: lo protege una legión. Ayer atendió un compromiso matutino en conocido restaurante de la Avenida Universidad y sólo de avanzada llegaron ocho elementos: dos en cada una de las dos puerta de acceso al restaurante, dos en la puerta del recinto donde se realizó la reunión y otros dos en la entrada al estacionamiento.

De salida, el acabose, una caravana de seis vehículos y por lo menos tres decenas de agentes con armas largas. Está bien, es el Fiscal, pero no abusen. ¿Tan grande es el temor a un atentado? ¿La inseguridad llegó a niveles del pasado?

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo