• Martes 17 Octubre 2017
  • 16:28:12
  • Tipo de Cambio $17.25 - $18.05
  • 28°C - 83°F
  1. Martes 17 Octubre 2017
  2. 16:28:12
  3. Tipo de Cambio $17.25 - $18.05
  4. 28°C - 83°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Reconocer pifias y rectificar para bien de todos los mexicanos

Isaías Orozco Gómez | Lunes 09 Enero 2017 | 17:28 hrs
Todos los males del país, por los que hace ya sexenios hemos estado  pasando los chihuahuenses y todos los mexicanos, indudablemente, se debe a que ingenua e irresponsablemente,  caímos en el garlito de las promesas electorales que de un tiempo a la fecha, son práctica habitual del sector político, sin distinción alguna de militancia e ideología partidista. Lo que nos lleva a pensar, que en adelante, debemos votar por quién o quiénes hagan menos promesas o compromisos; con la ventaja de que esos candidatos, una vez apoltronados en las sillas del poder, menos decepciones y corajes nos causarían.

    De ahí que cuando leemos algunas páginas de nuestra Historia Patria, como aquellos días (1841…) en que Antonio López de Santa Ana se convirtió en un gobernante absoluto y arbitrario. En un dictador que restringió las pocas libertades que se “concedían” a los mexicanos; que despilfarró los fondos públicos, celebrando ruinosos contratos (¿hoy, licitaciones?), sobrecargando al pueblo con  voraces impuestos y préstamos y empréstitos ventajosos, leoninos; agravando la situación financiera del país, con evidentes gastos superfluos, como los destinados a monumentos y fiestas, desfiles y lujos... Y, que, por su culpa, la Nación mexicana perdió una importante parte de su territorio. Y que para recaudar y recaudar más fondos para sus fastuosos gastos, se cobró por cada puerta y/o ventana de las casas habitación y demás edificaciones habitadas u ocupadas por los habitantes de todo el territorio mexicano.   

Pues bien,   esas acciones y actitudes, esas conductas asumidas por el citado dictador a la mexicana, francamente se quedan cortas, son peccata minuta, para lo que desde los años 80 del S. XX a los  momentos actuales del régimen peñanietista, está imperando en toda la República mexicana. Ciertamente, no se ha vendido –materialmente hablando–, ni un metro cuadrado más, de nuestro muy lastimado país, aunque en los hechos, Chihuahua y todo el resto de la Nación, se encuentra invadida de capital privado de origen extranjero, invertido en la industria maquiladora, en la minería, en la irracional tala de nuestra riqueza silvícola, en la compra de nuestras playas para el impulso de la industria hotelera; en la explotación agropecuaria y de la pesca. Y, sobre todo, en la súperexplotación de  nuestra GRAN RIQUEZA PETROLERA (PEMEX), ELÉCTRICA (CFE) Y ENERGÉTICA EN GENERAL. Además de que la BANCA, desde el tristemente célebre sexenio de Carlos Salinas de Gortari, quedó en poder del capital extranjero; así como quedó también, Teléfonos de México, en manos de uno de los pocos hombres más ricos del mundo: Carlos Slim; etcétera.

En tal orden de ideas, y considerando que hoy lunes 9 del mes en curso, sesionará la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) contando –probablemente– con la asistencia y presencia de Enrique Peña Nieto, con la enorme responsabilidad de Presidente Constitucional de los EUM, en cuya agenda de trabajo, tendrán –seguramente– como central tema a tratar ¿y debatir? el gravísimo asunto del alevoso e inmoral incremento a las gasolinas, al diesel y demás energéticos, que a partir del primer día de enero del 2017, entró en vigor, a reserva de que, para mayor desgracia para la población toda, se seguirán aplicando esos santaanicos (¿o satánicos?) aumentos, no es por demás, recordarles que:

Se explica, sino es que se justifica, el que los mexicanos hayan respondido a tal despropósito del Gobierno federal, con la protesta pública, con la toma de las calles, con el bloqueo de carreteras, de vías férreas –hoy por hoy, en poder de extranjeros–, de presidencias municipales y oficinas recaudadoras de rentas, de plantas de Pemex, de casetas de cobro de peaje –para beneficio, PRIncipalmente, del capital privado–, de…

No de ahora sino de siempre, esos incrementos a las gasolinas… golpea (¿necesariamente?) en el costo de la  canasta básica, en el precio de los pasajes de los camiones urbanos y foráneos, en el pago de los servicios de taxis y uber, en el pago de los boletos de las diversas aerolíneas locales, nacionales y extranjeras.

Los padres y las madres (sobre todo las madres solteras) que mal que bien, tienen su “carrito” para llevar a sus vastaguitos a las diversas escuelas y para trasladarse al trabajo o ir al “mandado”, y para su mayor seguridad y la de su progenie, requieren de gasolina con precios accesibles a lo poco que ganan, ya que la mayoría de los trabajadores no ganan arriba de los dos salarios mínimos promedio al día, y este no sobrepasa los 81 pesos diarios.

Aunque parezca exagerado, el precio del gas doméstico, de las gasolinas, de la “luz”, de por sí ya caras, con lo elevado del momento y lo que viene, se tendrá que prescindir del teléfono celular, pues también cuesta; lo que la falta del uso del mismo,  expondrá  a tanta inseguridad que día tras día todo mundo está soportando.

Ya es tiempo de que en una manifestación de verdadera vocación ecológica y del cuidado del medio ambiente, se impulse la fabricación y uso de vehículos automotores que “trabajen” con energía eléctrica, con energía solar u otra fuente; lo cual será de menor costo y mayor beneficio, pues se recuperará la limpidez atmosférica. Con lo cual se evitará ese mezquino e irracional pleito entre las transnacionales petroleras y respectivas refinerías y demás negocios afines.

De una vez por todas, tanto la ONU y su dependencia OMS y todos los gobiernos de los Estados-nación,  exijan que  los fabricantes de carros, trocas, camiones y demás automotores que utilizan gasolina, diesel… sus motores den, mínimamente, en sus recorridos, 50 kilómetros por litro. Con lo cual, se ahorra bastante. Y sobre todo, se protege de manera realmente eficaz, la capa de ozono y…

En fin, señores gobernadores, Presidente Peña Nieto, y demás funcionarios que hoy darán muestras de sus sesudas ideas, están en su momento más oportuno de trascender su paso por el Congreso de la Unión y por las gubernaturas estatales, al reconocer las PIFIAS, los errores que evidentemente han estado cometiendo, para RECTIFICARLOS en bien de todos los chihuahuenses y todos los mexicanos.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo