• Viernes 21 Septiembre 2018
  • 23:24:20
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 69°F
  1. Viernes 21 Septiembre 2018
  2. 23:24:20
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 69°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Ahora es un familiar de Gustavo Madero el beneficiado con negocios desde el gobierno

Editorial/El Diario | Miércoles 08 Febrero 2017 | 14:37 hrs

Tomada de Internet |

La semana pasada en este mismo espacio advertimos que la tendencia de realizar negocios privados desde puestos públicos no es exclusiva de los funcionarios de cuño priista: también los panistas han dado muestras claras de ello, como sucede en el caso de Miguel Riggs, síndico de Chihuahua, cuya hermana creó una empresa exprofeso para que el nuevo gobierno de Javier Corral le diera un jugoso contrato mediante una asignación directa, sin licitar; ahora ha salido a la luz otro caso: resulta que un pariente de Gustavo Madero, el jefe del gabinete de la actual administración, ha conseguido un contrato millonario, también con asignación directa para renovar el software y equipo de cómputo en las dependencias estatales, empezando con la Secretaría de Hacienda.

La información que publicó el Diario de Chihuahua trascendió la semana pasada y de inmediato fue interrogado al respecto Gustavo Madero, por este medio, a lo que contestó, casi con sorna: “síganle buscando, no van a encontrar nada”.

La primera versión era que el contrato de alrededor de 20 millones de pesos había sido con la empresa Electronic Publishing;  y después de varios días de especulaciones ante la opacidad del aparato oficial la Secretaría de Hacienda del Estado informó que se dio de un contrato por adjudicación directa a la empresa TGC (Tecnología de Gestión y Comunicación, S.A. de C.V.) por el monto 18.4 millones de pesos, para la modernización de los sistemas de software en sus instalaciones.

El comunicado oficial esgrimió el argumento de que lo hicieron apegados al artículo 102 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos, Contratación de Servicios y Obra Pública del Estado de Chihuahua, que establece que es posible omitir la licitación.

Dicho artículo a la letra dice que “los, ayuntamientos, dependencias y organismos, bajo su responsabilidad y previo el dictamen del comité de adquisiciones, arrendamientos y servicios o del comité calificador de propuestas, según sea el caso, podrán contratar adquisiciones, arrendamientos, servicios u obra pública, a través de un procedimiento de licitación restringida o adjudicación directa”.

Tal parece que la ley es ambigua en este punto, porque no precisa en qué consiste el dictamen previo. También se arguye que esto se hace en situaciones urgentes, pero no es este el caso, como lo sostiene el especialista en Derecho Civil y Mercantil, Francisco Flores Legarda, quien explicó que claramente se violó la ley, debido a que había tiempo para lanzar una licitación, además de que el monto es muy alto como para entregarlo a una empresa.

Aun en el caso de que una sola empresa tenga disponible el software, precisamente para no despertar sospechas o suspicacias, una administración que se jacta de honesta y transparente debió lanzar la licitación y si solamente había un solo postor o una empresa que reuniera los requerimientos, darle el contrato a ella; pero no lo hicieron así.

Gustavo Madero estaba tranquilo porque las primeras versiones apuntaban a la empresa Electronic Publishing, en la cual precisamente estaba el funcionario, pero no fue esa la beneficiada, sino la empresa TGC, lo cual eximía aparentemente de cualquier implicación a Madero; pero eso no es toda la verdad.

Resulta que uno de los directivos de la empresa TGC, la que recibió en diciembre el contrato por 18.4 millones de pesos del Gobierno del Estado, trabajó directamente con Gustavo Madero de 1998 al 2001, cuando el actual jefe del Gabinete Estatal era el presidente ejecutivo de la empresa Electronic Publishing; Guillermo Villalobos, hijo de Guillermo Villalobos Madero, pariente lejano de Gustavo Madero, panista y precandidato a la alcaldía en el 2013, quien laboró en TGC hasta el mes pasado, mientras que de 1999 al 2004 fue directivo de Electronic Publishing.

De nuevo, ¿a quién quieren engañar estos funcionarios panistas, que aprovechan las coyunturas para hacer negocios privados? Con todo cinismo acuden a prácticas que ellos mismos criticaban en las administraciones priistas, tratando de simular que obran con honradez, con desinterés, con el único propósito de servir a la sociedad. Nada de esto es verdad, creen que la gente que los observa es miope;  que sus triquiñuelas no van a salir a la luz, incluso se atreven a retar a la misma prensa, como lo hizo Madero: “búsquenle, no van a encontrar nada”. Hay que decirle que sí encontramos, descubrimos una gran simulación, propia de gobiernos corruptos que tratan de engañar al pueblo para aprovecharse del erario.

La opacidad parece ser la impronta de este gobierno, a pesar de que su titular proclame que es transparente. El caso Riggs, el de Madero y como colofón puede ser añadido el hecho de que el estado de Chihuahua se ubicó en el antepenúltimo lugar en el Índice de Transparencia del Gasto en Salud de las Entidades Federativas (ITGSEF) 2017, que evaluó en diciembre de 2016.

Que pena que los funcionarios dilapiden de esta forma la esperanza que la sociedad había puesto en este gobierno. Esto no significa que lo anterior estuvo mejor, por supuesto que no; pero esto que hacen los hombres encumbrados en el aparato de gobierno donde se toman decisiones,  deja al descubierto sus verdaderas intenciones: benficiarse ellos mismos y a sus allegados; igual o más que antes.

Pero semejantes atropellos no deben quedar así. El Congreso del Estado y la Secretaría de la Función Pública deben aplicar sanciones.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo