• Martes 18 Septiembre 2018
  • 11:54:08
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 24°C - 76°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 11:54:08
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 24°C - 76°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Corral víctima de la “maldición china”

| Viernes 24 Febrero 2017 | 00:33 hrs

|

Jala más la esperanza que la gratitud

Costos de cohabitar con la corrupción

Ingratitud contra una gloria del boxeo

E
l embrujo del gigante asiático atrae a los gobernadores locales como la luz a las polillas, ellos se dejan llevar por la moda o el momento y en lo que se deslumbran con los edificios de un poderoso anfitrión que los recibe indiferente, en Chihuahua los problemas se desbordan exigiendo su presencia. Como sus últimos tres antecesores, Javier Corral también resultó víctima de la “maldición china”.

Mientras desarrolla su misión comercial al otro lado del mundo, en Juárez los sicarios del mal ingresan a una vivienda y disparan contra un menor y su madre; en las calles de la capital aparece una cabeza con encriptados mensajes del mal; en Nuevo Casas Grandes se rebelan contra el cuerpo policial enviado con órdenes de apaciguar la región; en Casas Grandes la alcaldía pide el retiro de los agentes; y como cereza del pastel se viraliza un video donde uno de sus principales colaboradores golpea a un joven y en lugar de ofrecer explicaciones intenta cubrir el hecho con historias de complot.

En Palacio son proclives a desestimar la información que les desagrada, con la constante de que los medios atacan al gobierno de Corral por no darles dinero. Están en lo suyo, si deciden cerrar los ojos a una realidad no descrita en sus medios oficiales será por estrategia comunicacional, jamás por objetividad.

Ellos sabrán su idea de gobernar, los hechos ahí están y gritan a pulmón completo que la inseguridad escala niveles de peligro y empezó a tocar a inocentes, parecido a los peores días de la guerra de Calderón contra el crimen.

Este entorno de inseguridad y funcionarios cuestionados agotan el bono democrático del gobierno panista, con independencia de que sus ideólogos, voceros y operadores decidan esconderse y desacreditar al mensajero.

Víctor Valencia hizo valer los pronósticos, las apuestas estaban 5-1 a favor de que dejaba el PRI y ayer lo confirmó. Es el primero de una lista larga de priistas lastimados en el sexenio pasado que hoy se sienten frustrados por la protección del CEN a César Duarte, siendo que arrastra un desprestigio social y político derivado de innumerables denuncias de corrupción durante su mandato.

Su recorrido es largo: en cuarenta años de militancia ha sido tres veces diputado local, una diputado federal, dos secretario del estado, presidente el PRI y del Congreso, director de Progresa y aspirante al gobierno del estado, además de hacer meritocracia partidista como delegado en varios estados.

Una interpretación, precisamente en razón de su larga trayectoria, es que Víctor muestra ingratitud con el partido que tanto le dio. Es válida, siempre prevalecerá en sus antiguos compañeros la sensación de ingratitud en alguien que los abandona luego de tantos años.

Sin embargo muestra congruencia, es de los pocos priistas que tuvo la convicción de enfrentar al exgobernador César Duarte, denunciando excesos y desvaríos durante su administración. Que se vaya en reproche a la protección de la dirigencia a quien es causa mayor de la derrota y desprestigio social del partido, sólo muestra una congruencia con lo que hizo anteriormente, son las consecuencias de cohabitar con la corrupción.

Víctor no es el único tentado a dejar el partido, la lista de los personajes incómodos es larga, pues en esa cartera de inconformes apunte en primer lugar a Marco Adán Quezada, Jorge Esteban Sandoval, Óscar Leos, Leonel Reyes Castro, el "Cura" Canales de la Vega, Polo Canizales, así como expresidentes de comités municipales, sin dar por cerrada la lista.

Buena tarea tienen los operadores de Reyes Baeza, ya que su prioridad ahora que oficia de gran Tlatoani, es contener la sangría y mantener los estandartes en alto, recobrando el entusiasmo perdido el cinco de junio pasado.

No obstante, sin la nómina de gobierno, hoy en poder del enemigo y con reducido número de delegaciones federales para maicearlos, la tarea se complica. Los resortes de control no surten el mismo efecto: Reyes necesita desplegar más operadores en tierra y él personalmente visitar seguido la entidad. Tengan en cuenta: arrastra más la esperanza que la gratitud.

Lógico, aceptable y muy conveniente que Javier Corral desplace de todos los cargos importantes a los priistas que antes los detentaron, para eso ganaron el Poder, además es su prerrogativa legal.

Sin embargo atentar contra una gloria del boxeo, alguien sin partido que únicamente se dedica a trabajar en su pasión, el Box, entrenando a niños jóvenes y mujeres en una colonia popular, más huele a saña e ingratitud con un personaje de Chihuahua.

Juan Pedro Santa Rosa, titular del Instituto Chihuahuense del Deporte, retiró sin aviso previo al Piluyo Juárez del gimnasio Cristian Bejarano, en la Deportiva Pistolas Meneses y pretende liquidar sus doce años trabajando en la institución.

No se vale, sólo es alguien que vive del deporte que le apasiona, al que ha dedicado toda su vida. Si lo asocian con gobiernos del PRI es porque los políticos siempre se acercan a los deportistas exitosos; fueron 18 años de administraciones priistas. Es inhumano lo que hacen con el Piluyo. Ánimo, campeón, no te merecen.

El director de Mantenimiento Urbano, Felix Arturo Martínez declaró hace dos o tres días lo que todo Chihuahua observa, el deterioro de muchos encinos plantados en la administración de Javier Garfio. Atribuye el hecho a una plaga iniciada en junio del año pasado, intentando hacer pasar de negligente a los anteriores.

Sin dudar de su palabra, sería bueno que el señor director se aplicase a resolver el problema actual; no puede permanecer de brazos cruzados esperando a que mueran todos los encinos, para luego responsabilizar a Garfio. Ahora son su responsabilidad y para eso recibe un salario de los contribuyentes.

No se trata de los “arbolitos” del anterior presidente municipal, desde que los plantaron en los principales camellones de la ciudad son de todos los chihuahuenses y constituiría una tragedia verlos secar por mezquindades políticas.

¿Tienen plaga? Pues encuentren el tratamiento, actualmente los árboles necesitan casi tanta atención como los animales y los animales que los humanos. Por el bien de Chihuahua –no de Garfio- háganlos prosperar.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo