• Lunes 21 Agosto 2017
  • 4:09:16
  • Tipo de Cambio $17.30 - $18.10
  • 17°C - 64°F
  1. Lunes 21 Agosto 2017
  2. 4:09:16
  3. Tipo de Cambio $17.30 - $18.10
  4. 17°C - 64°F

Opinion

La crisis de las ideologías

Héctor Pérez Estrada. | Domingo 19 Marzo 2017 | 00:27 hrs
BUZON DE CAVILACIONES

Dice Efraín González Luna: ''La técnica de la salvación no es otra cosa que el reconocimiento de la preeminencia indiscutible de los valores permanentes y definitivos sobre las contingencias, la técnica de la salvación no es otra que la inclinación respetuosa ante todo lo que es y dura para siempre, aunque sea amargo, aunque sea doloroso, sobre lo que acontece en un momento efímero, aunque sea sonriente aunque sea dulce. La técnica de salvación no es otra cosa que la subordinación del episodio o de la anécdota al destino''.

Es muy complicado explicarlo pero en algún momento la filosofía, la buena filosofía, dejó de ser una influencia en la universidades y en los grandes movimientos sociales y la actividad política, prescindiendo cada vez más de lo inmutable, se volvió una ciencia práctica que resuelve los problemas con las innovaciones para el desarrollo, con las tecnologías y los procesos y protocolos para enfrentar las problemáticas.

Algo ocurrió que algunos, sacudiéndose el yugo de los principios que no mudan, se acomodaron en liberalismos, en democracias sociales o socialdemocracias y hasta en una versión del comunismo cultural mejor denominado como eurocomunismo. Todas estas corrientes podrían tener buenas intenciones humanas, pero están destinadas a provocar en el hombre, quizá, relativos horizontes de bienestar pero con un desmembramiento del ser y a un naufragio filosófico.

Bueno, en el PAN por ejemplo escuché alguna vez preguntarse a ideólogos de primer nivel si el PAN se ceñia a la mentalidad liberal o a la Humanista. La pura pregunta es tan absurda como preguntarse si la limonada se elabora con limón o con mango.

Y he escuchado también a ideólogos decir que los viejos textos de los filósofos panistas ameritan una proyección práctica, como si la filosofía o la doctrina tuviera que amoldarse a las circunstancias para tener su clara justificación.

El panismo perdió aquella brújula (así la llamó yo)  que inventó Carlos Castillo Peraza al distinguir la doctrina la ideología y la técnica. Hoy el PAN deambula en la ideología, pero su ideología también deja de serlo y es rehén de corrientes universales que trabajan por el hombre de manera científica, práctica, incluso ética, pero incoloras cada vez más de la dimensión racional y espiritual del hombre.

En lo concreto, el humanismo político es un compromiso con el propio hombre que invita a que la actividad política tenga todos los medios y los consiga para que el hombre se asome a lo sobrenatural.

Ciertamente el PAN no es una orden confesional. Y que bueno que se estipule que reconoce una realidad material y sobrenatural, pero hoy en día perfectamente pueden militar ateos y no hay problema, fuímos en algún tiempo fieles a la filosofía del derecho natural y hoy con una facilidad asombrosa hay muchas figuras que adoptaron inercias todavía no muy representativas de la idea snob del matrimonio gay, del aborto en ciertas circunstancias y de la adopción de niños por gays. Se prefiere la teoría del caos a la teoría del derecho natural fincada en la ley eterna.

Y se sorprende uno ver que ideólogos que se forjaron en la auténtica filosofía que dio sustento al humanismo se paren en un auditorio y elogien la equidad y la ideología de género, que tiene mucho de bueno, pero que al hacerlo se mofan de la familia tradicional, sin la cual, sin la familia, no hay una transición política que valga la pena ni un futuro de calidad.

La crisis de las ideologías es un ventarrón que llegó y tratamos de mantener un tórrido romance con lo práctico y hemos desechado lo óptimo.

Nos hace falta aquella consigna de Efraín Glz Luna, otra vez: Estamos abiertos a todo linaje de conocimientos…para todos los problemas posibles, pero que al mismo tiempo, tenga una tabla superior de valorizaciones, un sistema de soluciones que subordina lo secundario y lo relativo, a lo fundamental y absoluto.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo