• Domingo 23 Septiembre 2018
  • 17:13:34
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 27°C - 81°F
  1. Domingo 23 Septiembre 2018
  2. 17:13:34
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 27°C - 81°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Detienen a Garfio; Duarte desaparece

| Martes 28 Marzo 2017 | 01:20 hrs

|

Relacionadas

Corral entra al tira-tira nacional

Urgencia de pasar los reflectores

Sálvese quién pueda, la redada llegó

U
bicar la detención de Javier Garfio a manera de cortina contra la crisis de seguridad que vive la entidad, tiene sentido, pertinencia y lógica. Pero dejar la lectura en ese nivel sería insuficiente; debe ser además vista como respuesta de un gobernador desesperado por sentirse víctima de los vaivenes de la política nacional.

Desde las famosas cinco seguidas “de ocho” que lanzó el entonces todo poderoso “Excélsior” contra Óscar Ornelas, previo a su caída, ningún otro gobernador había sufrido embates mediáticos tan severos desde la ciudad de México, hasta la cargada general contra Javier Corral en estos días.

Entregó sobrados motivos: en Chihuahua se matan a contento y él jugando –sin enterarse de los sucesos, así pareció- al golf como cualquier otro ciudadano que paga sus impuestos, está en paz con su conciencia y en armonía familiar. Más el trágico pilón, lo de Miroslava, es para despedazar a cualquiera, sin reserva.

Al verse acosado tenía urgencia por mandar los reflectores hacia otro lado y con ese fin aceleró los expedientes de la corrupción, sorprendiendo con Garfio, de quien se suponía había salido sin problemas. De la alcaldía aparentemente sí, no obstante le reservaban sorpresas en Obras Públicas.

A la crisis de seguridad local hay que adosar un elemento nacional: el brutal desencuentro entre el gobernador Corral y el secretario de Gobernación, Osorio Chong, ambos como alfiles –en eso Corral tiene la lectura correcta- de los primeros choques entre fuerzas políticas diferentes, estimulados por la carrera presidencial del 2018.

En ese contexto la PGR abrió una carpeta de investigación, por lavado de dinero, contra la familia Vázquez Mota, intentando desbarrancar su proyecto. Cierto, así se maneja la política, pero la demanda no extraña: versiones de corrupción en la Fundación de la candidata panista al Estado de México son conocidas de tiempo atrás.

Del “Chihuahua se nos descompuso muchísimo”, que lanzó Osorio Chong, precisamente desde Toluca, Corral trajo el tema electoral: “Han decidido entrarle al golpeteo político por la elección en el Estado de México y es absurda e injusta la declaración de Osorio. Se conjunta y se funda con el golpeteo que le dan a Vázquez Mota. Hay una estrategia distractora.”

En esta parte Corral se confunde, su primer explicación por el golpeteo doméstico era por los periodistas vendidos y corruptos que hoy no reciben dinero; la crítica nacional por una estrategia distractora del gobierno federal, a causa de las elecciones en el Estado de México.

Igual que Duarte, lo pierde y obnubila su exacerbada soberbia. Por toda la mala leche que tenga la prensa, en su corta administración prevalecen motivos sobrados para la crítica y todos atribuibles a su impericia e indolente estilo de gobierno.

Van razones a granel: cero obra pública, sometimientos del Poder Judicial, golpe de estado en Transparencia y Auditoria Superior; evidentes actos de corrupción –Madero y Riggs-; Violencia creciente e incompetencia del Fiscal; asesinatos –dos- de periodistas; decenas de feminicidios y varios etcéteras. Sin esas razones, las críticas serían huecas, banales, pero el señor gobernador jamás acepta esa realidad.

Ante el aturdimiento del golpeteo, tenía y tiene urgencia de que los reflectores de la desaprobación social vuelvan al estado en que los dejó durante la campaña: en "el vulgar ladrón" y sus cómplices. Por ese motivo apresura la detención de Garfio y Villegas, y dicen que dejaron escapar a Ricardo Yáñez.

Ricardo está en el “top-ten" de los justiciables, pero Villegas no alcanza categoría ni de charal, hacía lo que le ordenaban de palacio y quizás en esas se embarró por obediente y confiado, el juicio lo dirá. Pero ni de chiste alcanzó los niveles del finado Hermosillo.

Y de Garfio sorprende: dejó una imagen pública aceptable. Deberán integrar muy bien su carpeta o de lo contrario lo harán pasar por chivo expiatorio. Una especie de ante la falta de Duarte –la superestrella- nos quedamos con el alcalde de la capital. Similar a lo que sucedió en Veracruz, como no han podido detener al ladrón mayor, se conforman con el gobernador interino que sólo estuvo 20 días en el cargo.

La política toma rumbos peligrosos: cuando los gobernantes concentran sus esfuerzos en despedazarse unos a otros, como el caso presente y olvidan su compromiso con la sociedad. Sin excepción que haga la regla, los resultados son nefastos. Como los sicarios, matándose entre ellos, a su lado y de inmediato llegan las víctimas colaterales. Así entre gobernantes, se muerden hasta sangrar unos a otros y a la gente que se la lleve el diablo.

Calentaron la política en serio. Un lector de la vieja guardia describió la detención de Garfio y Villegas semejante a una redada de la Policía Municipal en Aldama y 27a, donde se desarrollaba la vida nocturna más activa de Chihuahua, en los ochentas y anteriores.

Corran por sus vidas, todos pecho tierra y así empezaron a desempolvar las listas de los justiciables: Marcelo González, Ricardo Yáñez, Pedro Hernández, José Luis García, Jaime Herrera, Jesús Esparza, Enrique Serrano, Teto Murguía, varios de apellido Tarín, Moreira, Bremer y una larga lista más.

Júntense, el abogado de los pobres, a falta de Murillo que hoy es parte del perturbador Nuevo Amanecer, ofrece oferta inmejorable tramitando amparos. Las puso al dos por uno y promete tramitar su amparo gratis si algún entusiasta le consigue diez clientes. Aprovechen la barata.

A propósito ¿Que hacían ayer Teto, Serrano y Lilia Merodio en el Shangri-la? ¿No les informaron que la redada va en marcha? Lilia sin problema, tiene fuero. Pero Serrano y Teto harían bien en ponerse a cubierta o entrar a la barata de los amparos, les traen ganas. Abusados, siempre será mejor litigar desde un bar en El Paso o frente al río en San Antonio que recibir la visita del abogado en San Guillermo.

Hagan lo que su antiguo patrón, así llamaban a Duarte, ¿recuerdan? Precautoriamente decidió ausentarse del país –es lo que dicen- pues recibió a tiempo el pitazo de que le preparaban una emboscada en el funeral de Carlos Hermosillo. Ni que fuese tan tarugo para entregarse como alegre pichoncito.

De la huida de Duarte son versiones, como tantas otras en estos momentos, pero al verlo desaparecido y ausente del último adiós a su amigo, alimentan el morbo.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo