• Martes 25 Septiembre 2018
  • 4:20:46
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 18°C - 65°F
  1. Martes 25 Septiembre 2018
  2. 4:20:46
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 18°C - 65°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

El nuevo modelo educativo

Daniel García Monroy | Domingo 30 Julio 2017 | 19:26 hrs

Agencias |

Nunca me ha gustado celebrarme por las ideas que he escrito. Será que a mi vanidad le acaricia mejor el otro en el reconocimiento. Será que siempre he creído en el adagio: “elogio en boca propia es vituperio”. Será que auto-citarse se ha me hace de un narcisismo vergonzante. No obstante, hoy voy a transgredirme--. En un artículo al que titulé: “De panzazo, la educación en México”, publicado aquí mismo hace más de cinco años, establecí lo siguiente en torno a nuestra educación nacional:



 “Los profesores provienen del mismo régimen escolar que reproducen, por lo que su potencial educativo está viciado de origen. La enseñanza en México tiene en su seno el cáncer del modelo del traspaso de conocimientos como único objetivo, bajo la aberrante y maniática  técnica de la memorización. El niño como una USB a la que hay que cargar con datos inútiles, intrascendentes y que para colmo olvidará al año siguiente”.



No estoy pidiendo derechos de autor, que quede claro (pues tampoco fui el único en observar la desgracia) ¿pero acaso no es esa la misma idea en que se basa ahora el nuevo modelo educativo nacional que propone la SEP? Proseguí mi argumentación en marzo del 2012, con un par de anécdotas de mi vida:



“Siempre he confirmado la tragedia educativa del país con una simple apuesta. A mis interlocutores adultos les ofrezco dinero en efectivo para quien realice correctamente una simple raíz cuadrada de dos dígitos, operación que se enseña desde tercero de primara. Nadie me ha aceptado el reto. ¿Por qué la pérdida de tiempo, dinero y esfuerzo en enseñar basura mental descontinuada que no sirve para absolutamente nada en nuestro sistema de panzazo?”



“Tuve un maestro de secundaria que se sabía de memoria todo el libro de química que nos recitaba; 200 páginas grabadas fotográficamente en su cerebro. Recuerdo que le oíamos impávidos, asombrados, comprobando en nuestros textos la perfecta memorización de cada palabra escrita. La clase como espectáculo mágico de un personaje de García Márquez. Hoy no recuerdo el nombre del profesor, ni del libro, ni mucho menos como se combinan las moléculas de carbono. Pero lo más trágico es que aunque recordara ese libro de memoria como mi maestro, tampoco me serviría de nada. ¿De qué sirve el conocimiento escolar que se desecha, improductivo, de qué?” Fin de la cita. (Pa´su mecha que bien se ve y se siente, ser autor referido en otra ponencia).



¿Maestra y esto para qué sirve? Esa frase infantil de la actual publicidad de la SEP, me faltó en mi artículo de hace cinco años. Pero me congratula ahora ver reflejado en una política pública en marcha, el inicio del fin de lo que critiqué en aquel entonces. Y es que el pernicioso modelo educativo (era) es insostenible.



Si bien arranca por desechar la memorización como principio didáctico, el Nuevo Modelo Educativo (NME) concentra sus ejes de acción en dos alentadores conceptos: libertad y creatividad; con lo que confirma que la educación nacional perdió el rumbo cercenando la libertad del alumno por décadas y amputando la creatividad del niño y el joven, al no ofrecer ni el más mínimo espacio para ejercerlas en las escuelas-reformatorios-conventos. –Los niños solo asiste a la escuela a perder el tiempo si sus maestros-carceleros no les disciplinan desde la entrada y los conducen en el aula, con dureza y rigidez, en el arduo camino de la enseñanza del comportamiento educado, es decir del sometimiento a la autoridad--.



El NME de la SEP no está descubriendo el hilo negro ni el agua tibia, está reconociendo apenas un problema que muchas voces denunciaron desde hace décadas. La desesperanza crecía por el dogmatismo corrupto de un Sindicato magisterial oscuro y vertical. Ni como experimento se abrieron mínimas oportunidades a la ejecución real de las teorías educativas de los maestros Piaget, Freinet, Montessori y Rousseau. El modelo mexicano provino de los padres jesuitas y sus monasterios, combinado con la disciplina militar de los cuarteles.  



Cambiar la educación en México es un proyecto de dimensiones cósmicas. Se deben mover gigantescas montañas rocosas de anquilosadas prácticas pedagógicas anacrónicas con las que fueron cargadas-capacitadas nuestras queridas maestras y maestros; no saben de otra forma de enseñar. De ahí el impresionante esfuerzo y monumental voluntad que se requiere para derrumbar las estructuras oxidadas y reconstruir los nuevos espacios escolares creativos y libertarios.



Escribí (otra vez la burra al trigo) hace cinco años: “Los jóvenes aplicados de bachilleres salen de su nivel educativo sabiendo quién vivió en el precámbrico, conociendo la secuencia el ácido desoxirribonucleico y  resolviendo ecuaciones de tercer grado, pero ni una idea les da la escuela de cómo se cambia el empaque de una llave de agua para detener una fuga, cómo se coloca un vidrio en una ventana rota, o cómo se bien conecta un tanque de gas. Lo importante es capacitarlos para la nada. Hoy recuerdo de memoria que la resultante de dos fuerzas concurrentes es igual a la raíz cuadrada de p cuadrada más q cuadrada más dos p-q coseno de alfa. Eureka. Quisiera saber cómo se siembra correctamente un árbol o una flor en un jardín. No se puede. Un la educación de panzazo no hay espacio para la razón ni la sensatez”.  En el NME tengamos fe.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo