• Martes 18 Septiembre 2018
  • 7:43:45
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 68°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 7:43:45
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 68°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

El sindicalismo en vía de rebelión

| Martes 08 Agosto 2017 | 00:47 hrs

|

Morena toma el rol de opositor

Las buenas familias: doble moral

Reforma electoral de bolsillo

 ¿
Le dicen algo los nombres de José Acuña, Ever Avitia y Pablo Serna? Son los tres dirigentes sindicales más importantes para el Gobierno Estatal, tanto por el número de trabajadores que manejan como por las áreas que representan: salud y educación.

Tómelo con las reservas del caso, diga que son ganas de mortificar o simples especulaciones de periodistas mal informados; sin embargo ha trascendido que podrían hacer causa común a fin de presentar su propio “Frente Amplio” contra la administración de Javier Corral.

Lo de Pepe Acuña está cantado, el miércoles 16 del presente mes, día en que los estudiantes del sistema Bachilleres - alrededor de 54 mil- regresan a clases, realizará un paro general de labores. Es lo que anunció y parecen decididos, los tiene hartos la conducta dictatorial de la directora general, Tere Ortuño.

También Avitia, de la sección 42 ha manifestado en público reiteradamente su inconformidad con la Secretaría que maneja Pablo Cuarón, por retenerles prestaciones, tónica del Nuevo Amanecer contra los sindicatos.

Hasta la fecha no ha trascendido en público que la Secretaría de Salud, cuyo titular Ernesto Ávila ha sido acusado de realizar oscuras licitaciones para compra de medicamentos, se niega a pagar 24 millones de pesos, en bonos legales a los trabajadores del sector. Niega los bonos que por ley debe otorgar, pero se distribuye a contentillo el dinero en bonos navideños para él y los funcionarios favoritos de la Secretaría.

Frente a la posibilidad de un paro en las más sensibles áreas de gobierno, ¿qué han hecho los funcionarios involucrados? Tere Ortuño desafía al sindicato pidiendo la cabeza de Acuña; Pablo Cuarón trata a los dirigentes sindicales de la 42, lo mismo que a los de la octava, con la punta del zapato y Ávila hace lo que Salinas con los perredistas, ni ve ni oye a los trabajadores de salud, ocupado en idear formas de oscurecer las licitaciones de medicamentos.

No es un problema menor el que está en puerta, igual los dirigentes están blofeando con el propósito de obtener prebendas personales o apoyos para las organizaciones sindicales, pudiera ser.

Pero si las bravatas van en serio hay motivos suficientes de preocupación para el gobernador Corral. Quizá sólo un paro generalizado podría hacerlo voltear hacia los problemas que atraviesa su administración, pero es tan contumaz que ni así dejará a un lado su precampaña.

Los días se acortan sin que haya visos de solución, falta una semana para el paro en Bachilleres; es más, ni siquiera de abrir un diálogo que distienda el mal ambiente sindical que prevalece en Chihuahua.

Morena toma el papel de partido opositor que por definición debería asumir el PRI, pues se trata del partido con mayor estructura y seguidores, se supone. Andrés Domínguez, Secretario de Organización del Partido de López Obrador y otros dirigentes del Comité Central en el Estado, informaron que presentarán una demanda contra el gobernador Javier Corral, por realizar actos de campaña.

Lo acusan de incurrir en delitos electorales, por el Foro “Encuentro Chihuahua, Problemas del México Contemporáneo”. ¿En serio se percataron de que era un acto con fines político-electorales? Qué agudos, nadie lo apreció así más que ellos.

Ojalá que la presenten, aunque difícilmente prosperaría, ya que las leyes en este país se hicieron para proteger a los empoderados en las estructuras de gobierno, pero de que ese evento fue un delito electoral con toda la mano, no debería existir duda alguna.

A todas luces Javier Corral se promociona como precandidato a la Presidencia de la República en horario de trabajo y presumiblemente usando recursos estatales, sin embargo es donde se siente cómodo, en el mundo de las ideas, lo suyo y lo de quienes le hacen testera.

Más todavía, deberían exigir que Gustavo Madero renuncie al cago de jefe de gabinete sin dilación o bien a la comisión electoral que le encomendó el Consejo Político Nacional de su partido, ambas responsabilidades son francamente incompatibles.

Si Javier Corral incurre en delito electoral, Madero con mayor razón, pues actúa como dirigente de partido mientras los contribuyentes de Chihuahua pagan su salario como prominente miembro del gabinete. Ha pasado casi un año y no hay constancia de que un día de trabajo lo haya dedicado en beneficio de los chihuahuenses.

Sólo imagine, santones del PAN, que Joel Sandoval, Mario Trevizo, Raymundo Romero o alguno de los duartistas hoy señalados de corruptos hubiese desempeñado de manera simultanea a su trabajo en gobierno con tareas netamente partidistas.

Sincérense con su conciencia –no tienen por qué externar el mea culpa en público, sólo hagan un ejercicio de reflexión consigo mismos- y digan qué hubieran hecho frente a un abuso de tal naturaleza cometido por gobernantes emanados del PRI.

Se hubieran reventado la garganta denunciando el delito. Pero como se trata de “las buenas familias” entonces delinquir está muy bien. Hágase la justicia en los bueyes de mi compadre; doble vara, doble moral.

La Iniciativa de Reforma a la ley electoral del estado terminará por ser una simple enmienda de bolsillo, insustancial e intrascendente. Por las declaraciones públicas de partidos y diputados, todo se reduce al tiempo en que deben renunciar las autoridades actuales que aspiran a reelegirse y las firmas de los candidatos independientes.

Por los independientes ni se ocupen, pasaron de moda tan rápido como llegaron, pues resultaron igual o peor que los emanados de partidos. Difícilmente habrá candidatos independientes en las próximas elecciones, para eso está Morena dispuesto a postular hasta personajes como Félix Muñoz.

En cuanto al tema de la reelección, lo correcto sería que todos sigan en sus cargos. Resulta una payasada eso de pedir licencia uno, dos o tres meses antes de la elección, para evitar que usen recursos públicos. Son posturas netamente políticas.

Imagine a Maru Campos, Armando Cabada o cualquier otro edil, ¿dejarían de mandar en las respectivas administraciones sólo porque pidieron licencia para contender? Desde luego que no, abusarían poniendo a su servicio los vastos recursos públicos a su alcance, de la misma manera en que lo han hecho y seguirán haciéndolo las autoridades de cualquier partido político en el país. Innecesaria tanta mojigatería por un tema que todos dominan a la perfección: el dispendio de recursos públicos en campañas.

gps@diarioch.com.mx

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo