• Miércoles 18 Octubre 2017
  • 1:38:04
  • Tipo de Cambio $17.25 - $18.05
  • 19°C - 66°F
  1. Miércoles 18 Octubre 2017
  2. 1:38:04
  3. Tipo de Cambio $17.25 - $18.05
  4. 19°C - 66°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Perfil

Fernando A. Herrera M. | Lunes 09 Octubre 2017 | 00:05 hrs
La economía de un país evoluciona de acuerdo a las políticas públicas que adopte. Por ejemplo, en el llamado Milagro Mexicano, cuando se dio el desarrollo estabilizador con crecimientos de 6 por ciento o más cada año, se tenía la expectativa de colocar al país en el contexto internacional; lo lograron. Pero luego llegaron los errores, cuando Díaz Ordaz elige e Echeverría como sucesor, que desmanteló todo lo hecho en 30 años, por un populismo mal entendido y peor aplicado, luego Echeverría se equivoca con JOLOPO que se vuelve loco y pretende administrar una abundancia más pasajera que una calentura, viene Miguel De La Madrid y aunque tuvo crecimiento cero en el sexenio logra algunas bases para regresar al camino correcto. Llega Salinas De Gortari para, él sí, impulsar con visión al país, independientemente de los problemas de corrupción y los tres asesinatos más sonados de las últimas décadas. El Cardenal Posadas, Colosio y Ruiz Massieu. La sucesión de Salinas se convierte en un problema de odios y se van con más pena que gloria, entregando a otro partido para que México fuera gobernado por primera vez por un partido distinto, con Fox a la cabeza, que, de cualquier manera no dejó de ser una mala broma para todos, luego llegó Calderón que desató una cruenta guerra que acabó con todos los códigos de honor entre los delincuentes, le siguió el actual presidente Peña, que no ha podido para la ola de sangre, pero que en otras reformas ha seguido los pasos de Salinas de Gortari, para que, al paso del tiempo, a México le vaya bien. La única cosa buena que puede hacer, además de las reformas que ya sacó, es elegir un buen candidato para el 2018, porque si se equivoca tendrá que pagar por todos los errores acumulados en el tiempo por sus antecesores. El país necesita que los bienes y servicios entren y salgan muy rápido, que la gente pueda desplazarse con agilidad dentro y para afuera del país, que los tratados firmados con muchos países empiecen a convertirse en realidad tal y como lo ha hecho el TLC, que en solo 25 años cuadruplico la economía. Si Peña elije al candidato correcto que sea capaz de poner en práctica sus pomposamente llamadas reformas estructurales tendremos opción como país de volver a la senda del crecimiento y continuar el ascenso entre las naciones más ricas y con mayor capacidad de producción en el mundo. Se requiere un hombre con visión de estado, con la capacidad de aplicar el presupuesto en la infraestructura necesaria para que todo entre y salga con rapidez, y con ello se impulse el crecimiento interno de la economía. En las negociaciones del TLC seguramente exigirán a nuestro país un acuerdo de aumento de salarios escalonado a diez o quince años para que los salarios en el país se pongan por lo menos a una distancia de 80 – 100 con Canadá y Usa. Impulsar inversiones mayores en las empresas vendidas, como ferronales, telefonía, puertos y marina mercante, carreteras, compañías de aviación de bajo costo, comunicar al país de este a oeste, aeropuertos, etc.. se necesita un hombre con la preparación visionaria que tuvo Salinas, o mayor para lograr consolidar lo que se ha venido haciendo con un tercio del país, dejando a los demás en el olvido y la pobreza. Urge poder movernos ágilmente, para donde sea y cuando sea, urge que todo entre y salga con rapidez, urge que nos pongamos pilas con los que pueden hacer las cosas que nos tocan para seguir de coleros como paso con Corea que nos dejó atrás, algunos años luz, de los ochentas a la fecha. Hay muchos ejemplos de lo que no se ha hecho, pero creo que lo más importante es la capacidad visionaria de un estadista y no la capacidad para la  acumulación de dinero público, como la generación de insaciables gobernadores que hemos y estamos padeciendo por doquier. No trabajan pero utilizan su tiempo para hacerse poderosos y ricos. No hay color que los haga diferentes, todos han sucumbido a la condición humana de la corrupción y el latrocinio.

[email protected]

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo