• Lunes 18 Diciembre 2017
  • 13:25:38
  • Tipo de Cambio $17.25 - $18.05
  • 17°C - 63°F
  1. Lunes 18 Diciembre 2017
  2. 13:25:38
  3. Tipo de Cambio $17.25 - $18.05
  4. 17°C - 63°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Los desafíos de la lucha contra el cambio climático

Armando Sepúlveda Sáenz | Miércoles 06 Diciembre 2017 | 00:17 hrs
Desconcierta la desatención de los medios en nuestro país sobre la realización de la 23 reunión de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 23) celebrada en Bonn (Alemania) del 6 al 17 de noviembre de 2017 (en realidad concluyó entrada la madrugada del 18),  bajo la presidencia de la República de Fiyi ha contado con la participación de 194 países, 9.200 representantes de gobiernos y más de 16.000 participantes y ha sentado las bases para la aplicación del Acuerdo de París de 2015, logrando mantener el impulso político en la lucha contra el cambio climático. Debe precisarse que el Acuerdo de París no es un instrumento vinculante (obligatorio jurídicamente para las partes) en tanto que la Convención sí lo es, toda vez que es un tratado. La presidencia de la reunión no fue casual, la república insular ha sufrido en carne propia la experiencia de las catástrofes derivadas del cambio climático. El gobierno ha tenido que desplazar masivamente a su población por la subida del nivel del mar.

En la reunión se ha abierto un proceso inclusivo para el diálogo facilitador, llamado Diálogo Talanoa 2018, orientado a avanzar en el Programa de trabajo del Acuerdo de París a realizarse en Katowice, Polonia como COP 24.

La secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático  y el Gobierno de Fiyi han colaborado estrechamente con el Gobierno de Alemania, el estado federado de Renania del Norte-Westfalia y el Ayuntamiento de Bonn para el éxito de la Conferencia. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático cuenta con un número de miembros que la hace casi universal (197) y es el tratado precursor del Acuerdo de París sobre el cambio climático. En las últimas dos semanas, la comunidad global ha adoptado el concepto de Gran Coalición a favor de una mayor ambición, uniendo a gobiernos, estados, ciudades, sociedad civil y sector privado.   En Bonn, el apoyo a la acción climática de los países, las regiones, las ciudades, la sociedad civil y el sector privado ha sido claramente visible. Destacan en este contexto los estados y gobiernos locales y organizaciones de la sociedad civil estadounidense que impulsan políticas y acciones de lucha contra el cambio climático, contrastando con la renuncia de su Gobierno Federal a participar en el Acuerdo de París, y lleva a cabo, políticas que favorecen el cambio climático y contravienen las medidas consensuadas por la comunidad internacional. Al incorporarse Siria y Nicaragua en esta oportunidad al Acuerdo de París, únicamente queda fuera los Estados Unidos.

La Cumbre del Clima de Bonn ha preparado el camino para una acción más ambiciosa de cara al próximo Diálogo de Talanoa de 2018, tras haber acordado entre todas las naciones lanzar un proceso para aumentar los niveles de ambición de la acción climática antes de 2020. La cumbre climática concluyó con la aprobación de un documento en el que los participantes se comprometen a evaluar y revisar sus emisiones en 2018. Este logro, estuvo en riesgo por algunas reticencias de países emergentes, toda vez que no se cuenta con metas finales de apoyo financiero a que se han comprometido los países desarrollados. Por otra lado una parte de ellos, querían revisar sus compromisos para abatir la emisión de gases de invernadero, principalmente desprendidos por la combustión de carbón mineral. El país que muestra mayor rezago sobre sus compromisos es Alemania, cuya producción de energía eléctrica sigue dependiendo del lignito.

Aunque se ha manifestado por diversos actores que la reunión de Bonn debería haber producido resultados más contundentes y definitivos, los logros han sido sustanciosos, principalmente en poner las reglas del juego en sintonía con los principios y objetivos del Acuerdo de París y estableciendo numerosos compromisos financieros que serán objeto de verificación a partir de enero de 2018 conforme el Dialogo de Talanoa.

En la vertiente financiera destacan, por ejemplo las aportaciones al Fondo de Adaptación de 50 millones de euros de Alemania, siete millones de Italia, con lo que el mecanismo supera los 93.3 millones de dólares. La iniciativa InsuResilence recibe 125 millones de dólares de Alemania para la provisión de seguros, que podría beneficiar a unas 400 mil personas en países más vulnerables. Noruega y el Fondo Unilever anunciaron 400 millones de dólares para proyectos comerciales en favor de pequeños productores agrícolas y protección forestal, mientras Alemania y Reino Unido anunciaron otro paquete de 153 millones de dólares para reforestación en la selva amazónica. El Banco Europeo de Inversiones participará con 75 millones de dólares en un programa de agua en Islas Fiyi, y el Fondo Verde Climático junto con el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo aportarán 37.6 millones de dólares a un proyecto de agua en Marruecos. El World Resources Institute anunció dos mil 100 millones de dólares de inversión privada destinada a restaurar tierras degradadas en América Latina y el Caribe a través de la Iniciativa 20x20. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, junto con Alemania, España y la Unión Europa, lanzaron un programa de 49.5 millones de dólares para ayudar a los países a cumplir el Acuerdo de París.

Finalmente, se esperan los siguientes resultados de la instrumentación del Diálogo de Talanoa: Propulsar la voluntad política para la acción climática; reforzar la acción de mitigación que planeen las Partes y los actores involucrados que no son Partes; informar la elaboración de estrategias climáticas a largo plazo; facilitar el desarrollo de las subsecuentes contribuciones nacionales; proveer antecedentes de proceso válidos para los balances globales a realizarse a partir de 2023.

En suma, la lucha global contra el cambio climático marcha bien. No obstante, las evidencias en el corto plazo sugieren que los esfuerzos deberán ser mayores.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo