• Martes 23 Enero 2018
  • 20:29:31
  • Tipo de Cambio $19.10 - $19.90
  • 7°C - 45°F
  1. Martes 23 Enero 2018
  2. 20:29:31
  3. Tipo de Cambio $19.10 - $19.90
  4. 7°C - 45°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

La Callocracia informativa

Luis Díaz Luna | Miércoles 03 Enero 2018 | 00:15 hrs
A raíz del boom que han generado los distintos canales de videos en la plataforma YouTube con la aparición de los videobloggers o presentadores dedicados al quehacer informativo, la comunicación global ha cambiado con notoriedad en comparación con los medios de comunicación tradicionales, en particular, porque ya no se ponen en práctica los géneros periodísticos noticiosos, dándole una prioridad al género de opinión. La dinámica misma de las redes sociales hace que la opinión sea una constante por la interacción que se tiene con los usuarios.

Pese a que YouTube, así como las redes sociales, han permitido hacer más dinámica la labor periodística, ésta se ha distorsionado en sus formas y modos por la visión que tienen los administradores de contenidos sociales para presentar la noticia. Por ello, los generadores de información en las redes sociales, en su mayoría, han apostado por la prontitud, dejando en claro que no es importante verificar los hechos, sino priorizar la opinión que tenga el presentador para poder impactar en los consumidores de las diversas plataformas sociales existentes.

En nuestro país, los videobloggers dedicados a la noticia comenzaron a tener notoriedad luego de la contienda presidencial de 2012, cuando Chumel Torres hizo su aparición en YouTube con su canal El Pulso de la República. Torres se presentó como un informador irreverente, quien desde su espacio comenzó a hacer sátira de las principales noticias políticas del país teniendo como sello distintivo su opinión. Los modos y formas de Chumel fueron replicados por Jorge Roberto Avilés Vázquez, Callodehacha, quien por medio de su canal de YouTube, Diario de confianza, irrumpió en el mundo del quehacer informativo.

Avilés Vázquez y su Diario de confianza se han vendido ante los consumidores como un espacio informativo que apuesta por decir la verdad, pese a que el contenido del mismo no son notas informativas generadas por Avilés y su equipo, incluso el eslogan de su programa así lo hace ver: “La verdad te hará libre pero primero te hará enojar”. Por como están estructurados el programa y el contenido que oferta Callodehacha, se puede asegurar que su espacio es de opinión disfrazado de noticiario.

Desde un punto de vista informativo, ni el espacio de Chumel Torres ni el de Jorge Roberto aportan nada al quehacer noticioso, si se parte del hecho de que no generan contenido propio y únicamente se dedican a replicar lo que publican los principales diarios nacionales, así como programas radiofónicos. No obstante, el caso de Callodehacha debe ser un tema de reflexión para todos aquellos que ejercen el periodismo por la forma en cómo ha construido su discurso mediático que poco tiene que ver con un periodismo que propone y dicta la agenda.

Todos los días, tanto en Diario de confianza como en sus plataformas de redes sociales, Avilés Vázquez ofende a las audiencias por disentir con él en temas diversos, en especial con los que tienen que ver con la izquierda mexicana y sus representantes, a quienes les dice chairos, por hacerle ver que su manejo informativo es totalmente oficialista. También, Jorge Roberto ha ofendido en diversas ocasiones a un amplio sector de ciudadanas que se identifican con la lucha feminista, a quienes nombra como feminazis.

Insultar y meterse con el público consumidor, más allá de poner en evidencia que el que ofende carece de ética profesional, con sus actos fomenta la tergiversación de la imagen y función de un profesional de la información, haciendo que el consumidor de noticias vea al gremio periodístico, en el mejor de los casos, como porros al servicio de intereses particulares. Callodehacha, pese a que se asume como un millennial que está en busca de la verdad, abierto y plural, carece de apertura e ideas para debatir, así como también de los conocimientos básicos del periodismo para realizar una labor de calidad.

Ante las múltiples críticas que ha recibido Avilés Vázquez, éste asegura que sus dichos y opiniones los hace amparado bajo el postulado constitucional de la libertad de expresión, dejando en claro que su intención de decir la “verdad” queda de lado, pues el quehacer informativo no se construye a partir de una opinión, sino de hechos y bajo un riguroso análisis del fenómeno coyuntural. Con base en lo anterior, las disertaciones de Callodehacha carecen de elementos simbólicos que hagan notar que sus intervenciones en temas de política nacional tengan un referente sólido.

Manuel Pérez Miranda, exdirector de la Escuela de Periodismo Carlos Septién, afirmó que “el periodismo no consiste solamente en la transmisión de la verdad, sino en su búsqueda, de manera que el periodismo no comienza cuando el informador transmite lo que sabe, sino cuando reflexiona cuánto sabe de aquello que todos merecen saber”, la frase de Pérez Miranda deja en claro lo que debe ser la labor informativa y cómo debe ejercerla quien la lleva a cabo. Es así que la propuesta mediática de Callodehacha y de Chumel Torres poco tienen que ver con lo que debe ser el periodismo.

Ambos millennials únicamente fomentan la opinocracia, la cual le ha hecho un daño endémico al verdadero periodismo, sí, el que investiga, el que documenta y el que verifica los datos y no editorializa la información. Por ello, en este naciente 2018, año políticamente crucial para México, es necesario que los videobloggers, así como los usuarios de redes sociales que se dicen periodistas, entiendan la importancia de informar lo que ocurre explicando a detalle el fenómeno. Hoy más que nunca es importante recordarle al gremio aquel dicho de Ryszard Kapuscinski: “Los cínicos no sirven para este oficio”.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo