• Martes 18 Septiembre 2018
  • 18:18:10
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 26°C - 80°F
  1. Martes 18 Septiembre 2018
  2. 18:18:10
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 26°C - 80°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Flotilla aérea del gobierno de Corral, ¿cuál austeridad?

Editorial | Miércoles 21 Marzo 2018 | 03:09 hrs
"Quien no vive como piensa, llega a pensar como vive", reza un adagio que suele aplicarse a aquellos personajes que no son congruentes con su original modo de pensar y acomodan su pensamiento al confort que le da un puesto encumbrado en la sociedad, ya sea en el poder político o en el económico. Así le ha ocurrido al actual gobernador Javier Corral, quien llegó con ínfulas de cambios drásticos que lo diferenciarían del su antecesor, a quien tildó –entre otros calificativos– de derrochador.

Convencido de que él no debería incurrir en los despropósitos de la administración que le precedió, el 19 de enero del año pasado, a tres meses y medio de haber asumido el cargo, Javier Corral dio a conocer un plan de austeridad, obviamente para evitar el dispendio en el gasto de gobierno.

Como lo asienta un amplio reportaje publicado en El Diario el pasado 19 de marzo la novena medida de austeridad establece que por “la severa crisis en el presupuesto a la que nos enfrentamos, fruto del estado de bancarrota y latrocinio en que nos heredaron las finanzas estatales, por la acción inescrupulosa del dispendio, el derroche y la corrupción (...) resulta imperante tomar medidas extraordinarias y audaces al respecto”. Así lo dijo el gobernador Corral al anunciar el plan.

Textualmente instruyó: “Se ordena la venta de la flota aérea propiedad de Gobierno del Estado, con el propósito de obtener ingresos para hacer frente a la contingencia y el déficit presupuestal, así como eliminar los cuantiosos gastos de mantenimiento, seguros, operación y certificación de las distintas aeronaves”.

A principios de junio el gobierno intentó vender cinco de las aeronaves que posee, dos helicópteros, dos aviones y una avioneta, pero nadie se presentó para hacer alguna propuesta y la subasta se declaró desierta. El director de Administración, Guillermo Luján, dijo que en diez días buscarían hacer la venta directa y en caso de que no haya quien desee adquirirlas tendrán que optar por otros procesos para su venta.

Sin embargo el 23 de noviembre de ese mismo año el director de Administración de la Secretaría de Hacienda, Guillermo Luján anunció que el gobierno conservaría cuatro de las seis unidades que se había dicho que serían vendidas, por las cuales son erogados 900 mil pesos al mes en mantenimiento.

Luján comentó que “la entidad obliga a que el Estado tenga la posibilidad de movilizarse rápidamente por aire, y luego de hacer cálculos de los gastos que representa la renta de las unidades, se observó que es mejor quedarse con las aeronaves más útiles”, reportó entonces El Diario de Chihuahua.

Más de un año después de haber anunciado la intención de vender parte de la flota aérea dentro del plan de “austeridad”, el Gobierno del Estado aún conserva nueve naves y, en su mantenimiento ha gastado alrededor de 30 millones de pesos.

Con la venta de las aeronaves el gobierno estatal pretendía recuperar alrededor de 300 millones de pesos; pero todo indica que hasta ahí va a quedar la novena medida de austeridad; sea por ineficiencia en los procesos de venta, por altos precios en que tasan las unidades o sea por mantener el confort por sobre los propósitos de austeridad, pero el desplante del gobernador no fue más allá de una intención no cumplida.

El hecho es que a más de un año de haber anunciado la intención de vender parte de la flota aérea dentro del plan de “austeridad”, el Gobierno del Estado aún conserva nueve naves y, en su mantenimiento ha gastado alrededor de 30 millones de pesos.

Cuando era oposición Javier Corral pensaba que la austeridad era una condición del gobernante; ahora que es gobierno prefiere el confort de una flotilla aérea demasiado onerosa; no ha vivido como pensaba y ahora piensa como vive, como dijo el reportaje de El Diario: como un gobernador a todo lujo. Lamentablemente Corral no fue la excepción de la regla: cuando prueban las mieles del poder, ya no lo dejan, lo disfrutan a placer.

Pero no es este el único renglón en que se refleja la falta de austeridad, a pesar de las precarias condiciones en que se encuentran las finanzas estatales, como ya fue advertido en este mismo espacio el sábado pasado, con una deuda pública de 56 mil millones de pesos complicará el desempeño de la presente administración estatal y de las dos siguientes, según estimaciones del presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas Capítulo Chihuahua, Carlos Rafael Grado Salayandía. Corral no se tienta el bolsillo del erario estatal para gastar en aviones, en televisora y frecuencias de radio oficiales.

Además también gasta 295 millones de pesos en bonos estatales como estímulos a burócratas, hasta por el cambio de estación en verano y en otoño, que si bien es un beneficio de los que son catalogados como “logro sindical” para los empleados de menor nivel, también es entregado a empleados de confianza, lo cual incluye a secretarios y directores.

Lo que sucede es que esta administración --tanto el poder ejecutivo como el legislativo, porque son los diputados quienes aprueban los presupuestos de egresos--, tiene todos los valores invertidos: en vez de dar prioridad a lo importante, como los medicamentos en el sector público; las instalaciones escolares; las patrullas para la vigilancia; el pago a maestros; el apoyo al campo, prefiere aviones, helicópteros, medios de comunicación oficiales y bonos para la burocracia. Igual de corruptos que a quienes ellos denuncian.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo