• Lunes 15 Octubre 2018
  • 8:04:15
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 10°C - 50°F
  1. Lunes 15 Octubre 2018
  2. 8:04:15
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 10°C - 50°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

El tercer debate presidencial sin cambios sustanciales

Serafín Peralta Martínez | Jueves 14 Junio 2018 | 00:31 hrs
El tercer debate presidencial para muchos no tuvo mayores cambios, aparentemente todo se mantiene igual, con AMLO a la cabeza en las preferencias electorales, según datos de encuestas.

Lo que verdaderamente dejó ver el tercer debate, es la gran limitación que tienen candidatos como López Obrador qué en toda pregunta, su respuesta la fundamentó en la corrupción, pues como no tiene fundamentos técnicos y desconoce muchos temas, siempre se fue por la respuesta fácil y machacona: eliminando la corrupción,

Cuando le preguntan cómo le haría para que la economía crezca, la respuesta fue eliminando la corrupción. Y ahora resulta que ya no son 500 mil millones de pesos los que se roban, ya son 700 mil; y aquí la pregunta sería ¿cómo estima o calcula lo que según él se roban?: seguro no hay otra forma, más que con puras ocurrencias.

Con los 500 o 700 mil millones de pesos, va hacer crecer la economía, va a hacer crecer la inversión y el empleo. Además, con ese dinero que se va a ahorrar, cuando sea Presidente, dinero que ya no se van a robar, va a construir una refinería, ya no van a ser 7 ni 9 las que dijo que iba a construir.

En otra pregunta que le hacen a López Obrador, qué haría para mejorar los servicios de salud, de medicamentos, o infraestructura hospitalaria.  La respuesta otra vez fue la misma: eliminando la corrupción. Con el ahorro que se obtenga de la corrupción, dijo, se comprarán medicamentos baratos y se construirán hospitales. Ademas dijo: “voy a desaparecer el Seguro Popular, porque ni es seguro y ni es popular”. Lo que no sabe López Obrador es que, eliminando el Seguro Popular, le quitará la cobija de seguridad a más de 50 millones de personas, que son mexicanos con ingresos más bajos del país, que ni tienen IMSS y ningún tipo de servicio médico.

Sobre este tema y con datos más acordes a la realidad José Antonio Meade dijo que en caso de ganar la presidencia, invertirá 30,000 millones de pesos en 3,000 nuevas clínicas y hospitales equipados, en el abasto de medicamentos, en más de 90,000 nuevas camas en hospitales, para crear más de 32,000 nuevos consultorios y en la adquisición de 3,000 nuevas ambulancias.

Lo que llamó la atención en este tercer debate es que, de los cuatro candidatos, excepto José Antonio Meade, tres pretenden no solo bajar los impuestos, sino más bien no aumentarlos.

Al preguntarle otra vez a López Obras que si en sus propuestas está bajar los impuestos, ¿cómo le haría para financiar tantas necesidades de gasto público?. La respuesta otra vez la misma: eliminando la corrupción. Con el ahorro que obtendremos, no necesitamos aumentar impuestos, más bien hay que bajarlos, incluso dijo, “ahora gastaremos menos porque voy a proponer bajar los sueldos de los burócratas y todos los servidores públicos ganarán menos: “bajaremos los altos sueldos y subiremos los bajos salarios”.

En materia de bajar los impuestos, también se pronunciaron Ricardo Anaya y El Bronco. Claro que Meade no lo hizo porque conoce el tema. México es el país con un sistema tributario, en el que su carga impositiva de los más endebles del mundo. La suma de todos sus impuestos que no pasan de 7 impuestos (IVA, IEPS, ISAN, ISR, ICE, IE e IH) apenas alcanzan a representar el 50% de los ingresos totales del Gobierno federal. El otro 50% restante de ¿donde sale?: de otros gravámenes como Derechos, productos, Aprovechamientos y contratación de deuda externa e interna.

Este es un problema muy serio, que estoy completamente seguro, ni Ricardo Anaya conoce, ni El Bronco y mucho menos López Obrador, el cómo funciona nuestro sistema tributario; es decir, ¿por qué no genera los suficientes ingresos?, ¿por qué su estructura impositiva es muy pobre?: simplemente porque a los legisladores nunca se les ha ocurrido aumentar los impuestos.

Y si todavía quieren bajar el IEPS a gasolinas, hay les va un dato. Al cierre del ejercicio fiscal de 2017, el Impuesto a las Gasolinas generó un ingreso al Gobierno federal por 216 mil millones de pesos.

Dejar de percibir estos ingresos, y todavía en la propuesta de López Obrador no contratar ni un peso de deuda pública, la pregunta que yo hago es ¿de dónde compensarían la pérdida de estos ingresos?. Además, quitar el IEPS a las gasolinas y al diessel, se antoja una medida injusta e inequitativa, porque no beneficia al pobre que tiene un carro viejo, o a la clase media que tienen carros entre nuevos y usados, sino que beneficia directamente a la clase más pudiente que tiene capacidad de comprar carros del año y con un poder de compra muy alto. Ese sí que es el beneficio para los más ricos, el bajar el precio a las gasolinas. Desde mi punto de vista, esta propuesta es totalmente improcedente.

En fin, en este debate, en el dominio de los temas se notó la diferencia en la capacidad de José Antonio Meade, con formación de economista y abogado y con amplia experiencia en las finanzas públicas. A Ricardo Anaya le gana el enojo y se desgasta en su confrontación otra vez con López obrador, mostrándose fotos que prueban sus argumentos y ataques, y no desaprovechaba el momento de recalcar que a pesar de los videos que lo comprometen en actos de desvíos y de corrupción, de ganar la presidencia metería a Peña Nieto a la cárcel por corrupto, pensando que con eso gana más simpatía del electorado.  

El Bronco si bien sus ganas son muchas, no le alcanzan para argumentar cosas tan sencillas como eliminar el salario mínimo que él mismo propuso y que a la mera hora no supo explicar.

El debate mostró otra vez que la mayor parte de las propuestas son sin argumentos, se dicen que se van a hacer las cosas, como si tuvieran la varita mágica para resolver tantos problemas en el país, sin ver que el problema está en los bajos ingresos que tiene nuestro sistema fiscal que no alcanza para construir más escuelas, más hospitales, más calles pavimentadas, más patrullas, etc. Ahí es donde debería enfocar baterías, para fortalecer más nuestro sistema impositivo y no para derrumbar lo poco que se ha construido.

En fin, todavía quedan algunos días en que el electorado pueda hacer su propia reflexión de por quién votar.

*Economista y Doctor en Materia Fiscal.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo