• Martes 14 Agosto 2018
  • 13:44:13
  • Tipo de Cambio $19.40 - $20.20
  • 27°C - 82°F
  1. Martes 14 Agosto 2018
  2. 13:44:13
  3. Tipo de Cambio $19.40 - $20.20
  4. 27°C - 82°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

El perdón en la 4a República

| Jueves 09 Agosto 2018 | 01:32 hrs

|

Corral y Madero, prudencia

Regreso de Aguilar Bueno

Cruz mirando a Palacio

E
lba Esther Gordillo es una sobreviviente, no la derrotaron el estruendoso escándalo de corrupción en el SNTE ni más de cinco años en prisión. Hoy la maestra sigue tan vigente como en los días previos a su detención, en febrero de 2013.

Salinas la llevó a la dirigencia del SNTE, Fox la empoderó a niveles nunca antes vistos en un dirigente sindical del país, entregándole instituciones como el ISSSTE, la Lotería Nacional, el Secretariado de Seguridad, para que dispusiera de ellas a discreción; y Calderón consolidó su poder político y económico, construido entre sospechas de corrupción.

Durante el esplendor de su poder regalaba Hummer a los líderes seccionales del SNTE, compraba por adelantado ropa, bolsas, joyería y accesorios de las marcas más exclusivas. Eran también tiempos de los desarrollos inmobiliarios en Argentina y departamentos lujosos en California, la Ciudad de México y París.

En esa época citaba en su despacho a senadores, gobernadores y secretarios de estado, presumiendo que era “mujer con poder real”. Se condujo absoluta hasta que desafió a Peña Nieto, oponiéndose a la reforma educativa, porque “no era la chacha de nadie”. En represalia la llevó a prisión.

Permaneció presa más de cinco años sin alejarse de la política sindical y durante la precampaña presidencial firmó un acuerdo con López Obrador, según diversos trascendidos del momento, en los que a cambio de su libertad apoyaría al candidato de Morena. Coincidentemente recuperó su libertad justo el día en que López Obrador recibió la constancia de mayoría.

Sólo como apunte, para los nuevos empoderados, tengan en cuenta que la 4a República inicia liberando de todo cargo a dos de los dirigentes sindicales más cuestionados en la era del PRIAN: Napoleón Gómez Urrutia, acusado de robar 50 millones de dólares al sindicato de mineros; y Elba Esther, señalada por desviar a sus cuentas personales dos mi millones de pesos del sindicato de maestros. ¿Así será el perdón y la reconciliación en la república amorosa?

Ninguna voz importante ha reprobado, en público, la liberación de quien la opinión pública tiene por “siniestro personaje”, pues la prudencia en la clase política ha prevalecido, contrastando con la estridencia de su detención. El silencio de hoy es tan estruendoso como la gritería de entonces.

Usualmente agudo y despiadado en su critica contra adversarios políticos dentro y fuera de su partido, Javier Corral medio esbozó, entrevistado al respecto, una tímida declaración diciendo que su liberación no es casualidad. El tema de fondo, libertad al símbolo de la corrupción sindical”, lo pasó por alto.

Gustavo Madero, senador electo, también replegó sus comentarios. Consideró curioso que la hayan detenido y liberado en el mismo sexenio, con el ordinario añadido: “En política dicen que no hay casualidades y que todo debe tener una lectura, se habla mucho de acuerdos de nivel superior más particulares que una aplicación estricta de la justicia”. ¿O sea? Pues nada, eso acuerdos de nivel superior. Ajá, ya quedó claro lo mejor es guardarse sin hacer olas. O como decía Artemio Iglesias, por la orillita para no salpicar.

Desde el triunfo de López Obrador los chihuahuenses observan a un Javier Corral prudente, sereno y hasta obsequioso, muy diferente a la imagen proyectada contra Peña Nieto u otros enemigos dentro y fuera del PAN. Madero sigue su ejemplo.

Imagine la exoneración sin el factor AMLO, habrían acabado con Peña Nieto, acusándolo de cómplice con la peor corrupción del país, rehén de acuerdos insospechables, brutal atropello a la justicia. No hay borracho que coma lumbre, dicen los catarrines de la esquina.

La liberación de Elba Esther tiene implicaciones directas en la política del magisterio local, pues con paciencia crea una estructura paralela al SNTE, intentando restar autoridad a los dirigentes formales.

Es la “Asociación Civil Maestros por México”, con presencia en diversas regiones de la entidad y cuyo representante en Chihuahua es Alberto Carrillo, exsecretario general de la Sección Octava.

En esta batalla contra la estructura formal, uno de los principales operadores de Elba Esther Gordillo es Jesús Aguilar Bueno, exdirigente de la sección 42 y quien alcanzó altos niveles en su primer círculo, durante los años del dispendio.

La próxima lucha de la “rejuvenecida” maestra –ver la foto de ayer- será por recuperar el liderazgo de la organización que considera su propiedad. Pronto veremos enfrentamientos magisteriales entre los dirigentes leales a Juan Díaz de la Torre, actual presidente del sindicato y files a la maestra. Prepárense, el pleito será como el de dos varones del crimen disputando la plaza más rentable.

Quienes conocen a Cruz Pérez Cuéllar saben que trabajará mañana, tarde, noche y de madrugada buscando la candidatura de Morena al gobierno estatal. El senador electo es lo que llaman un “animal político”, no tendrá reparo en hacer lo que sea necesario para congraciarse con los grupos de poder hasta llegar a López Obrador.

Para empezar decidió situarse como adversario natural de Javier Corral, el odiado compadre, al que sabe de qué manera inquietar. Tras el foro del martes en Juárez, alteró los nervios de Corral con sólo dos líneas expresadas en su cuenta de twiter: “Le explotó la realidad al frívolo gobernador, Javier Corral, en el foro (de pacificación, realizado el martes bajo la dirección del presidente, Andrés Manuel López Obrador). Dos años sin escuchar a la víctimas por estar jugando golf”.

La respuesta, indirecta, de Corral exhibe su enfado:“Ya empezó el malandro de Pérez Cuéllar a realizar la única chamba que sabe hacer y para la cual le pagaba Duarte una buena lana mensual: atacar a Javier Corral. Ahora infiltrado en el partido Morena sigue sirviendo al prófugo de la justicia o es instrucción de Yeidckol".

Y todavía no es senador. Si ha resuelto que tomar por su puerquito al gobernador es la mejor forma de acercarse a Palacio, piense en sus alances a medida que se aproximen las definiciones políticas.

Entre compadres te veas. Ese par se conocen por dentro, la lucha entre ambos será despiadada. Bienvenidos al 2021.

Gps@diarioch.com.mx

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo