• Miércoles 26 Septiembre 2018
  • 3:52:13
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 24°C - 75°F
  1. Miércoles 26 Septiembre 2018
  2. 3:52:13
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 24°C - 75°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Perdedores y la simulación

| Lunes 20 Agosto 2018 | 00:28 hrs

|

Consuelo de Álvarez Monje

Los bemoles de 'El Oso'

Elba Esther en Chihuahua

A
rropados en la simulación, como biombo protector ante el fracaso electoral de julio pasado, el Consejo Político Estatal del PAN sesionó ayer para discutir y analizar las causas de su derrota. Prefieren el indulgente autoengaño a reconocer el descrédito que, como partido y gobierno, acumularon en un tiempo admirablemente corto. No llevan ni dos años en el poder.

En el fondo nada tienen qué discutir, el efecto Morena cubrió al estado porque los chihuahuenses perdieron la confianza en el gobierno de Corral y el partido ha sido incapaz de presentar alternativas socialmente competitivas. De no ser por Chihuahua pierden hasta la camisa.

Encima, tomaron decisiones políticas cuestionables. Gustavo Madero y Rocío Reza, dos políticos que han crecido en la componenda cupular y el amiguismo, sin presencia social, son los mejores contraejemplos de los despropósitos basados en compromisos políticos. No son los únicos, también está Ramón Galindo en Juárez y otros candidatos a presidentes municipales sin base social.

Sin embargo, las explicaciones justificativas son lo que menos importa a los liderazgos del PAN, las conocen de sobra, aunque jamás las acepten en público. En el fondo piensan en la sucesión del gobierno que inicia con el cambio de dirigente. Ahí es donde están trabados.

En el CEN, está visto, Ricardo Anaya mantiene al partido de rehén de la misma forma en que lo hizo en la dirigencia para secuestrar la candidatura presidencial. Con cinismo inaudito pretende perpetuarse, siendo el principal responsable de la derrota.

No hay, de momento, forma en que se avengan los diferentes grupos, ya ve –por ejemplo- la reacción de Calderón durante la pasada reunión del Consejo Político Nacional. En sólo cinco líneas de su twitter despedazó a Ricardo Anaya, justo cuando se desarrollaba la reunión.

En Chihuahua la disputa de fondo está entre Javier Corral y el M3 representado por Maru Campos, "Malo" Jáuregui y Mario Vázquez. Corral no está dispuesto a entregar la dirigencia, a sabiendas de que su partido no tiene más alternativa para la candidatura al gobierno que la popular alcaldesa Campos.

En esas rencillas internas empiezan a incubarse las derrotas electorales y después, a hechos consumados, los responsables buscan explicaciones donde no las hay, como sucede actualmente, renuentes –como se dijo- a reconocer que sus mezquindades son la primera causa de que los electores les den la espalda.

Por lo menos el PAN tiene el consuelo de que sus adversarios están peor: el PRD de Hortensia Aragón, la tía generosa; y Pável Aguilar, perdió hasta el registro y el PRI está siendo asimilado por Morena mientras los grupos libran una sorda batalla interna por la dirigencia. Son una calamidad de partido.

En el caso del PRI es admirable que resista Omar Bazán en la dirigencia, siendo blanco de intrigas diarias. Se sostiene más por orgullo que por convicción, con tal de no permitir que sus adversarios internos se salgan con la suya.

Si en el PAN la división es profunda entre neofamilia y M3, en el PRI simplemente no hay espacio ni siquiera para construir acuerdos políticos que los saquen del estado comatoso en que los dejó la estruendosa derrota. No se avinieron para las elecciones, que les urgía a todos, menos para construir una dirigencia pactada.

Así que sí, Fernando Álvarez Monje tiene de quién burlarse, su partido quedó en el fondo del barranco, pero los otros están sepultados. Es condición humana reír del dolor ajeno, aunque por dentro estén consumiéndose.

Esta semana hay nuevo Auditor Superior del Estado y el consenso iría a favor de Héctor Acosta, un panista de sólida experiencia en el sector público que tiene fuera de Chihuahua más de diez años y por tanto está desvinculado de la siempre desgastante politiquería doméstica.

A Luis Raúl Olivas, auditor de Patricio Martínez, lo pusieron en la terna como relleno de “pluralidad”, pero sus posibilidad son marginales, por no decir equivalentes a cero. No debió prestarse al juego, a menos que haya negociado “algo”.

Dejar a 'El Oso' Valenzuela sería la mayor tomadura de pelo que gobierno y Congreso podrían hacer a los chihuahuenses, como se ha dicho en otras entregas, en consecuencia no hay mucho de dónde escoger, la elección iría por Acosta, si usted quiere hasta por eliminación.

Además, trascendió al interior del Congreso que el buen 'Oso' tiene un conflicto de intereses que lo inhabilitaría en cualquier gobierno democrático. Aseguran que uno de sus hijos firmó un sospechoso contrato de un millón de pesos por tres meses, mediante el cual presta un servicio que por ley realiza Protección Civil ¿Auditaría, de ser necesario, el contrato de su vástago?

En realidad Valenzuela no debió llegar ni siquiera de interino, el sólo hecho de reconocer en público que sería auditor por recomendación de Arturo Fuentes Vélez, secretario de Hacienda, es suficiente para dejarlo fuera. ¿Cómo podría tomarse en serio a un auditor si se asume en público a las órdenes del principal sujeto auditable de Chihuahua? No se burlen de la gente.

En fin, también se sabe que algunos siguen insistiendo en mantenerlo, incluso a costa de otro gran desprestigio social para la administración de Corral, pues si los diputados cometen la locura de votarlo iría con cargo al gobernador, no a una Legislatura que concluye en días.

Con el regreso a clases ha trascendido que numerosos maestros celebraron felices de la vida la liberación de Elba Esther Gordillo y están convencidos de que pronto recuperará la dirigencia sindical que le arrebató Peña Nieto ¿Será?

Desde luego que hará todo el intento, desde prisión empezó a minar la dirigencia de Juan Díaz de la Torre, con la asociación civil “Maestros por México”, una estructura paralela al SNTE.

Sería una pésima señal para el gobierno de López Obrador que la cuestionada maestra regrese al sindicato que saqueó, así pidan su presencia los maestros beneficiarios de su cacicazgo.

Sin embargo, por minada que sea su salida y público desprestigio, hará hasta lo imposible por volver. Cuestión de tiempo para que empiece la guerra en el sindicato más poderoso de Latinoamérica.

[email protected]

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Las más leídas

Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo