La leyenda de Nananela

Keila Ramos / Regional | Martes 13 Septiembre 2016 | 11:46

|

Riva Palacio.- Lo que queda de la Hacienda de don Juan Murga, mejor conocido como Juan “El duro”, es uno de los sitios más especiales para los sanandresinos, pues fue ahí donde se forjó una de las mujeres más destacas y heroína de la historia de San Andrés, la apache Nananela.

Cuenta la historia, hoy hecha leyenda, que Juan Murga fue un boticario instruido en Chihuahua capital, quien al regresar a su ciudad natal brindó atención médica a los lugareños. Se dice que en una ocasión los apaches bajaron al valle a visitar al boticario, quienes le llevaron a una jovencita en mal estado de salud, para que la curara.

La apache y el boticario se enamoraron, entonces él se la robó y se la llevó a la hacienda en donde mandó instalar barrotes para protegerse de las acciones de venganza de la familia de la joven. A lo largo de los años los apaches bajaban a buscar venganza, pero Juan “el duro” siempre lograba salir bien librado, así pasó el tiempo durante el cual procreó 12 hijos con su esposa quien fue conocida como “Nananela”; la apache que tenía parentesco consanguíneo con el gran guerrero apache Gerónimo.

Una noche desafortunada los apaches sorprendieron al hacendado y una mortal flecha logró pasar entre los barrotes, incrustándose en su corazón. Luego de dar muerte a su compañero de vida, Nananela fue castigada por los apaches quienes la rechazaron y trataron como traidora, se le prohibió buscar a los de su tribu y fue condenada a seguir adelante sola.

Nananela vivió por más de 100 años y fue ella quien dio vida a 40 mil hectáreas de hermoso valle que rodeaba la hacienda. Sus descendientes han heredado su historia la cual cuentan con orgullo, ellos conservan fotos de su antepasada y de la época de bonanza de la hacienda.

Se dice que andaba a caballo sin montura, que cortaba lazos con los dientes, que realizó toda clase de trabajo rudo que requería el mantenimiento de una hacienda, y que salió adelante sola como toda una guerrera. Como parte del proyecto turístico “Ruta de Luz” se planea el Museo de la Familia Murga y un espacio exclusivo para Nananela. El valle que rodea la hacienda es impresionante y sumamente hermoso. De la construcción aún se conservan la caballeriza y la casa principal.