Batopilas, el destino turístico que conquista

Keila Ramos / Regional | Lunes 24 Octubre 2016 | 13:32

|

|

|

|

|

|

|

|

Chihuahua.- Inmerso en el corazón de las Barrancas del Cobre se encuentra este pequeño poblado de espléndido pasado minero. Específicamente, las vetas de La Bufa y la de Batopilas alcanzaron renombre mundial gracias a la riqueza mineral que albergan sus entrañas.

Como recuerdo de esta abundancia se conservan diversos edificios de gran valor arquitectónico, como casonas y haciendas que datan de los siglos XVIII y XIX. Entre éstos destacan la casa en la que naciera Manuel Gómez Morín, ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México; la Hacienda San Miguel y la Presidencia Municipal. De épocas anteriores sobresalen la Casa Barffuson y la residencia del Marqués Bustamante.

Uno de los puentes que conducen al poblado.

Paseando por las calles de este Pueblo Mágico descubrirás bellas plazas, puentes construidos con cuerdas y rocas de río y un hermoso acueducto del siglo XIX que era parte de la Ruta de la Plata. No dejes de escuchar las leyendas de la época del Porfiriato, incluso algunas más antiguas, que narran el descubrimiento de sus minas en el año de 1708. Además, en sus alrededores puedes practicar distintas actividades de aventura como ciclismo de montaña y moto turismo.

Buena parte del atractivo de este destino está en el camino para llegar a él, donde se obtienen magníficas vistas de la Sierra Tarahumara. Se puede partir de Creel para seguir un impresionante descenso hasta el mirador de La Bufa, en el que se observa en todo su esplendor y extensión la barranca de Batopilas. Durante este recorrido se experimentan distintos climas y vegetaciones que van del bosque de coníferas hasta las propias del trópico, al igual que pueblos mineros y sorprendentes maravillas naturales; una experiencia sorprendente.

Batopilas, que en lengua tarahumara significa “Río encajonado”, nació como un pueblo minero luego del descubrimiento de los yacimientos de plata en 1708. La ciudad, fundada por el explorador español José de la Cruz, actualmente tiene poco más de mil habitantes, pero en su época de mayor bonanza llegó a tener cerca de 50 mil.

Cuando visites Batopilas no dejes de adquirir artesanías elaboradas por los rarámuris, artículos tales como como petacas, ollas, tambores, bajos, violines, arcos y wali, que son canastas hechas de sotol, muy bellas, resistentes y útiles. También hallarás objetos tallados en madera, queso ranchero de chiva y otros productos naturales de estación, como la flor de manzanilla, el chile chiltepín o las conservas. Estos productos son muy recomendables por su sabor y calidad.