El antiguo camposanto De la Merced

Keila Ramos / Regional | Jueves 10 Noviembre 2016 | 17:10

Cortesía | Panteón De la Merced

Chihuahua.- Entre las calles 27 y 25 en la Colonia Obrera, una de los barrios de mayor tradición en Chihuahua capital, se encuentra uno de los parques más grandes y bonitos de la ciudad, se trata del Parque Urueta, cuya antigüedad data del año 1926. Sin embargo, dicho espacio cuenta con una historia muchísimo más antigua y de gran valor para la memoria colectiva de los chihuahuenses; casi un siglo antes funcionó como camposanto.

Antes de convertirse en parque fue el segundo panteón civil que hubo en Chihuahua, denominado Panteón de Nuestra Señora de la Merced, entonces se ubicaba en el Barrio de San Nicolás, a las afueras de la ciudad. Se creó a raíz de una epidemia de cólera que cobró la vida de importante número de habitantes de la ciudad, en el año de 1849 y funcionó hasta 1909 cuando ya no fue posible ubicar más restos mortales, dando paso a la apertura del Panteón de Nuestra Señora de Regla. Se destinó a las inhumaciones de personas de clase humilde.

El jefe político don José Asúnsolo presentó ante el Cabildo un proyecto de transformación del espacio, que proyectaba un lugar de esparcimiento público y familiar, pero su propuesta fue rechazada y no fue sino hasta 1926 cuando el alcalde don Socorro García ordenó que el camposanto del Barrio de San Nicolás fuera desmantelado para ser destinado a la construcción de un parque que hasta la fecha lleva el nombre del poeta chihuahuense Jesús Urueta Siqueiros, conocido como “el príncipe de la palabra”.

Actualmente los juegos infantiles del parque son punto de diversión para la familia. Foto: Gabriel Ávila

El ingeniero Juan Ortiz, mismo que construyó el edificio de rectoría de la Universidad Autónoma de Chihuahua y el Templo del Sagrado Corazón de Jesús, presentó el proyecto para el Parque Urueta, que en un principio se le conoció como “Parque de las calaveras”. En el Archivo Histórico de la Ciudad de Chihuahua, se resguarda el plano original del proyecto.

Dicho espacio detonó otras construcciones en la ciudad, primero mientras fue camposanto, en 1897, el Hospital Central se ubicó cerca del panteón, posteriormente la Escuela Primaria Pragedis G. Guerrero, así nació en la década de los 30 la Colonia Obrera. Ahora el popular parque se encuentra, frente al templo de Nuestra Señora del Refugio, una iglesia que data de 1946, que junto con el parque cobraron especial significado para los habitantes de dicho sector.

Kiosco del Parque Urueta, localizado en la calle 27. Foto: Gabriel Ávila

En la Colonia Obrera se rifaban casas para los trabajadores obreros, en otra época las calles aledañas a la popular colonia se convirtieron en la zona de tolerancia, se llenaron de cantinas y sitios de entretenimiento de dicha clase.

De igual manera en dicha zona surgieron personajes de mucha importancia, como el Padre Maldonado, una de las calles aledañas al Parque Urueta muestra una placa señalando que ahí nación el padre Maldonado, el único Santo de Chihuahua.

Desde que se convirtió en parque ha sido testigo de infinidad de historias de amor y actualmente es uno de los parques de mayor tradición y actividad cultural en la ciudad.

¿Quién fue Jesús Urueta?

Político, orador y periodista mexicano, nacido un 9 de febrero de 1867, Chihuahua . Se le conoció como el "Príncipe de la Palabra". Durante el gobierno de Francisco I. Madero fue diputado, durante el desarrollo de la Revolución Mexicana, Urueta fue nombrado jefe de despacho de la Secretaría de Relaciones Exteriores del Gobierno Constitucionalista y alterno de Venustiano Carranza. En 1919, fue nombrado ministro plenipotenciario para representar al Gobierno Mexicano en Buenos Aires, siendo sucesor de Amado Nervo. Falleció en dicha ciudad el 8 de diciembre de 1920, sus restos mortales fueron repatriados y sepultados en la Rotonda de las Personas Ilustres.